Según un estudio, los cítricos nos ayudan a prevenir la obesidad y los infartos cerebrales

Valeria Sabater · 13 septiembre, 2016
Para aprovechar al máximo las propiedades y los beneficios de los cítricos es conveniente que consumamos las frutas directamente, no su jugo, y siempre que podamos de cultivo orgánico

Todos sabemos que los cítricos son saludables. Los consumimos en jugos, de forma natural y combinados en muchos de nuestros platos cotidianos.

Ahora bien, algo que posiblemente no solemos tener en cuenta es que las naranjas y los limones son muy recomendables a la hora de luchar contra la obesidad.

Asimismo, son maravillosos favorecedores de la salud hepática y cardíaca. Todas estas virtudes que nos brindan las consiguen gracias a unos componentes de los que queremos hablarte a continuación: las flavanonas.

Estamos seguros de que esta información te va a ser de gran utilidad. No obstante, ten en cuenta algo esencial: busca siempre cítricos de cultivo orgánico libres de pesticidas.

Solo así aprovecharemos al máximo el tesoro natural de estas frutas maravillosas.

Los cítricos, sinónimos de salud

En la última reunión de la Sociedad Americana de Salud y Química celebrada en agosto de este mismo año, se expuso un interesante trabajo sobre el beneficio de los cítricos para nuestra salud.

Este estudio se ha publicado en varias revistas científicas. De este modo, los datos que muchos ya conocemos se complementan con otros nuevos con los cuales convencernos aún más sobre la necesidad de consumir cítricos con frecuencia.

Descubre también cómo preparar una deliciosa limonada de cúrcuma para prevenir el cáncer

Naranjas y limones para regular la grasa corporal

La obesidad es, a día de hoy, un problema de salud pública. No mantener un peso adecuado supone elevar el riesgo de de desarrollar determinadas enfermedades del corazón, problemas hepáticos y diabetes.

Trabaja-los-abdominales

La obesidad eleva el estrés oxidativo y la inflamación. Por tanto, se desencadenan una serie de reacciones muy peligrosas para nuestra salud.

  • Tener abundantes depósitos de células grasas es un problema grave para nuestra salud sobre el que hay que actuar lo antes posible.
  • Comer “poco” no es la solución. Debemos comer bien. Cuidar el tipo de alimentos que ponemos en nuestros platos es más importante incluso que la cantidad.
  • Los cítricos como los limones, naranjas o los pomelos contienen grandes cantidades de antioxidantes. Entre ellos, los más poderosos son las flavanonas.
  • Las flavanonas de los cítricos nos ayudan a reducir el estrés oxidativo ocasionado por el exceso de grasa. Si consumimos cítricos de modo regular estos depósitos serán menos resistentes.

Así pues, hay que tenerlo en cuenta: beber jugo de limón no hace que podamos adelgazar de forma inmediata. Lo que hace en realidad es que sea más fácil perder peso, porque la grasa ya no está tan “compacta”.

Los nódulos de grasa son más débiles. Asimismo, los cítricos favorecen las funciones del hígado. Nos ayudan a reducir el nivel de glucosa en sangre y nos permiten prevenir la obesidad abdominal.

Descubre cómo deberían ser las proporciones de tus platos para perder peso

Las flavononas de los cítricos reducen los derrames cerebrales en mujeres

Los infartos cerebrales suponen otro de los mayores riesgos de salud pública en la actualidad. Además, tienen una incidencia muy elevada en las mujeres.

Aunque no los podamos prevenir al 100%, podemos reducir su aparición en un porcentaje interesante.

Las flavononas de los cítricos nos ayudan a reducir el riesgo de ataque cerebral casi en un 19%. Lo consiguen al evitar la formación de coágulos y sobre todo, al ayudarnos a mantener en buen estado los vasos sanguíneos del cerebro.

  • En un estudio publicado en la revista LiveScience se demostró que las mujeres que consumían naranjas, limones y pomelos a diario tenían hasta un 19 % menos de probabilidades de tener un accidente cerebrovascular isquémico.
  • No obstante, los responsables de este estudio nos advirtieron de algo importante: hay que evitar los jugos comerciales, puesto que contienen azúcares añadidos y no son saludables.
  • Debemos comer frutas naturales. Si nos limitamos a los jugos envasados aumentamos el riesgo de sobrepeso y diabetes.
  • Lo más adecuado será, sin duda, comer frutas enteras y no tanto producto hecho a base de ellas.
Desodorante de limón

Consume la “parte blanca” de los cítricos

Aquí esta el secreto de cítricos como el limón o la naranja: la parte blanca de la fruta. Es lo que se conoce como albedo y, curiosamente, es lo primero que desechamos.

No lo hagas. Si deseas beneficiarte de las flavononas de forma más intensa, consume el albedo.

  • Además de luchar contra la obesidad o de prevenir accidentes cerebrovasculares, las flavononas nos ayudan a luchar contra el cáncer de colon y mama.
  • Este antioxidante favorece la circulación venosa y arterial gracias a sus propiedades antiagregantes y vasodilatadoras.

Así pues, recuerda, si comes naranjas, pélalas y sírvete los gajos junto con esa piel blanca que los envuelve.

Por otro lado, si lo tuyo son los limones, no dudes en prepararte lo que se conoce como la técnica del limón congelado.

  • Solo tendrás que congelar unos cuantos limones. Después, cada vez que te prepares un batido, una ensalada o un bol de fruta natural, basta con que saques el limón para rallarlo.
  • De este modo, aprovechamos la totalidad de la pieza de fruta, incluyendo, la corteza, la pulpa y el albedo.

Descubre cómo elaborar un batido de avena y uvas para cuidar de tu corazon

Para concluir, para cuidar de nuestro bienestar y prevenir enfermedades, lo mejor es mantener una dieta equilibrada. Comer de modo consciente e inteligente es clave para nuestro equilibrio interior.

Asimismo, recuerda, elige siempre cítricos de cultivo orgánico.