Claves para conocer el síndrome de ovarios poliquísticos (SOP)

Raquel Aldana · 17 octubre, 2015
Si bien puede estar relacionado con un exceso de grasa y un desequilibrio fisiológico-hormonal, lo cierto es que se desconocen los factores que influyen en el desarrollo de los ovarios poliquísticos

Muchas mujeres tienen un problema en su ciclo reproductor que se denomina Síndrome de los Ovarios Poliquísticos (en su forma abreviada: SOP). Este constituye la señal de un mal funcionamiento hormonal y, como consecuencia, afecta a múltiples áreas.

Se sabe que habitualmente confluye la influencia de numerosos factores (alimentación, grasa corporal, conflictos interiores, estrés, etc.), aunque se supone que las causas son diversas. Veamos más sobre esto…

“…ella canta inspirada en el conocimiento de los ovarios, conocimiento que le viene de lo más profundo del cuerpo, de lo más profundo de la mente, de lo más profundo del alma”

-Clarissa Pinkola Estes-

Anatomía de los ovarios

Ovarios poliquisticos

Los ovarios son esos órganos pequeños, de forma oval y color perla, situados justo debajo de las trompas de Falopio, uno a cada lado del útero. Ellos son los encargados de producir los óvulos u ovocitos.

Cuando los andrógenos permanecen elevados el ciclo hormonal de la mujer no evoluciona y, al final, los niveles tienden a ser estáticos. Así, los ovarios contienen muchos quistes pequeños producidos en óvulos subdesarrollados.

Como consecuencia, en la ecografía los ovarios pueden verse agrandados y con múltiples quistes pequeños bajo la superficie. De ahí que a este problema se le denomine síndrome de los ovarios poliquísticos.

Lee también: 5 aspectos que afectan a la salud de tus ovarios

El síndrome de ovarios poliquísticos

Este trastorno es una problemática que puede verse afectada por las emociones, los pensamientos, la alimentación y la propia historia vital.

Así, actualmente se sabe que no es una enfermedad, sino una señal de un desequilibrio fisiológico-hormonal. Del mismo modo, cabe destacar que, aunque hay unos cuantos casos congénitos, en realidad no hay causas hereditarias conocidas.

Por desgracia, la medicina ortodoxa no sabe explicar la razón o la forma en la que se produce este problema; sin embargo sí se sabe que está muy relacionado con el exceso de grasa corporal.

De hecho, los datos indican que las mujeres con la cintura muy ancha en relación a las caderas (o sea, con forma de manzana) son más propensas a este tipo de disfunciones ováricas.

Otra posibilidad es que los problemas hormonales sean debidos a disfunciones hipotalámicas o a otros factores como el estrés emocional y otros conflictos psicológicos.

El principal problema de los ovarios poliquísticos

Estres_cronico

Los ovarios poliquísticos no producen óvulos y, por lo tanto, el cuerpo produce demasiados andrógenos. Como consecuencia, el ciclo menstrual de la mujer está inhibido u obstruido, por lo que las menstruaciones se cesan o se vuelven muy irregulares.

Es sabido que muchas veces la hiperproducción de andrógenos se debe a un nivel demasiado elevado de insulina en la circulación. Sabiendo esto, la pregunta inevitable es si el fallo puede estar en nuestra dieta.

La respuesta tiene una alta probabilidad de ser afirmativa si nuestra alimentación contiene una gran cantidad de productos refinados. En este caso, además de la hiperproducción de andrógenos, tendremos mayor riesgo de obesidad, diabetes, hirsutismo (excesivo vello facial) y enfermedades cardíacas.

Por otro lado, la hormona del estrés (el cortisol) también tiene el poder de aumentar la cantidad de insulina en sangre y, como consecuencia, potenciar la producción de andrógenos.

Tratamiento de los ovarios poliquísticos

anticonceptivos-orales

Debido a que en la mayor parte de los casos de SOP la medicina no puede descifrar la causa, el tratamiento se orienta a paliar los síntomas. No obstante, veamos qué alternativas conocemos.

Tratamiento farmacológico/ hormonal

En la actualidad suelen recetarse alguno de estos tratamientos:

  • Píldoras anticonceptivas.
  • Fármacos antiandrogénicos.
  • Inhibidores de aromatasas (que cambian el modo de metabolizar las hormonas de nuestro cuerpo).
  • Reductores de la insulina.
  • Progestina.

Tanto las píldoras como la progestina impiden el exceso de revestimiento del útero, por lo que, a largo plazo, evitarían los daños derivados de la acumulación ocasionada por no menstruar.

Aun así, si bien previenen algunos riesgos, solo enmascaran los síntomas sin hacer frente a la causa o al problema subyacente que ocasiona la amenorrea o falta de menstruación y las molestias derivadas del SOP.

Visita este artículo: Según un estudio, los anticonceptivos orales podrían prevenir un tipo de cáncer uterino

El cambio dietético

Alimentos-frescos

Realizar modificaciones en nuestra dieta puede tener efectos muy positivos a la hora de equilibrar los niveles hormonales. Por eso deberíamos rebajar o eliminar el consumo de alimentos refinados y optar por los productos naturales.

Los alimentos ricos en fibra nos ayudarán a restablecer niveles de insulina saludables, a sentirnos mejor y a eliminar el exceso de grasa corporal.

Algunas recomendaciones

Dado que el síndrome de ovarios poliquísticos puede estar originado por conflictos emocionales diversos, es importante que exploremos y sanemos esa parte de nosotras.

Una de las tareas que hay que llevar a cabo es identificar los mensajes negativos que podamos estar interiorizando y que nos están dañando y bloqueando. Al fin y al cabo, muchas veces basta con atender a nuestro flujo emocional pues, como ya hemos dicho, nuestras estructuras neuroquímicas están hiperconectadas.

En este sentido no nos podemos permitir fallarnos a nosotras mismas, así es que no debemos resignarnos a convivir con esta problemática, sino que tenemos que buscar adaptar a nuestra vida las alternativas que más equilibrio nos ofrezcan.

Fuente: Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer. De Christiane Northrup