7 claves para derrotar la grasa abdominal en 60 días

Valeria Sabater·
16 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila al
24 Noviembre, 2018
Si combinamos una rutina de ejercicios con una alimentación equilibrada conseguiremos reducir la grasa localizada en la zona del abdomen, además de cuidar de la salud general.

La grasa abdominal no desaparece por completo en dos días de ejercicio o dieta. Ni siquiera en un mes. Por ello es resulta indispensable tener un buen plan y, por encima de todo, llevar a cabo cada paso cuidando de la salud. Sin embargo, nos puede servir para estar concienciados el tener un objetivo claro: perder volumen del vientre.

Este objetivo va mucho más allá del simple aspecto físico. Hablamos, ante todo, del corazón y de evitar cualquier riesgo asociado a la obesidad, como pueden ser los infartos, la diabetes, el incremento de los triglicéridos

Debemos tomar medidas y de ahí, que hoy en el espacio te propongamos estas claves que te ayudarán a ver resultados al cabo de dos meses. ¿Te animas ponerlas en práctica hoy mismo?

1. Ejercicios por intervalos dos veces al día

Si deseamos perder grasa abdominal en 60 días no nos van a servir únicamente los ejercicios aeróbicos, como salir a caminar. Necesitamos también rutinas de resistencia que ejerzan un adecuado trabajo en la zona del abdomen y la espalda. Por ello, es aconsejable que combinemos unos con otros. Estos serían algunos ejemplos.

Saltar a la comba y flexiones

Saltar la cuerda: un ejercicio aeróbico con beneficios para la salud
Saltar la cuerpo activa los principales grupos musculares del cuerpo. Por eso, su práctica regular contribuye a tonificar.

Las sesiones de ejercicio las estableceremos en dos momentos del día. Puede bastar con media hora pero, eso sí, serán de alta intensidad. No obstante, siempre procuraremos ajustaremos estos ejercicio al nivel actual, sin exceder nunca los límites o sin llegar a agotarnos.

  • Inicia tu rutina saltando a la comba durante 5 minutos a ritmo bajo.
  • Después, realiza 5 flexiones.
  • Sigue con el ejercicio de la comba, subiendo la intensidad.
  • Continua con unos abdominales. Céntrate ante todo en tensar esa zona del vientre.
  • Es recomendable dedicar a estos ejercicios una media hora.

Descubre también: 6 beneficios de saltar a la comba que desconocías

Bicicleta y natación

A media tarde, cuando termines del trabajo, por ejemplo, te puede ir muy bien hacer un poco de natación o incluso salir con la bicicleta.

No es necesario ir al gimnasio si no lo deseas. Lo fundamental es poner voluntad y algo de imaginación en las rutinas combinadas de ejercicios. Además, siempre es una buena idea ir a tu lugar de trabajo a casa, por ejemplo, caminando o en bicicleta. Así, harás ejercicio e irás perdiendo esos kilos de más que tanto te han molestado.

2. Hacer yoga

Mujer haciendo la postura del perro boca abajo

El ejercicio del puente boca abajo es uno de los ejercicios base del yoga y se basa en apoyar las manos y los pies en el suelo. Obliga al abdomen a hacer el esfuerzo de sujetarnos y estabilizarnos, por lo que hay una tensión y una resistencia que mantener al menos por un par de minutos. Anímate a practicarlo 3 veces al día para poder apreciar resultados.

3. Mantener una buena higiene postural

El siguiente consejo más que un ejercicio es una recomendación que nos será de utilidad para favorecer el que el vientre esté más firme.

  • Cuando te sientes, procura mantener siempre la espalda recta.
  • Al caminar, evita que tus hombros se proyecten hacia delante o que tu cuello se incline.
  • Levanta la barbilla, pon los hombros y la espalda recta y descubrirás cómo esta postura te confiere una actitud más positiva y enérgica. Además, tu abdomen se verá beneficiado de este adecuado esquema corporal.

4. Menos chucherías y refrescos y más agua y frutas

Además de mantener un estilo de vida activo, es imprescindible comer sano. Dentro de las medidas más importantes que se pueden aplicar al respecto estaría el hecho de eliminar el consumo de bebidas y comestibles industriales, como los refrescos de lata y los snacks de bolsa.

En su lugar, lo ideal sería priorizar el consumo de agua, infusiones y bebidas naturales (sin edulcorar) así como también el consumo de frutas ricas en agua y fibra, como la piña y la papaya.

Descubre:  9 tips para perder peso sin pasar hambre

5. Sí a las frutas verduras de color morado o carmesí

Todos aquellos alimentos de tonalidad morada son ricos en antocianinas, un tipo de antioxidantes que ayudan a regular el metabolismo y, de la misma forma, controlar el nivel de grasa en el cuerpo. Toma nota de qué alimentos pueden servirte de ayuda: uvas, berenjenas, arándanos, col lombarda, remolacha.

6. Piensa en “AGM” (ácidos grasos monoinsaturados)

Los alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados son recomendables para “atacar” la grasa abdominal. Además, favorecer la salud cardiovascular, son saciantes y muy energéticos. 

  • Tofu
  • Salmón
  • Sardinas
  • Aguacates
  • Frutos secos (nueces y pistachos)
  • Aceite de oliva y aceite de hígado de bacalao

7. Sí a los alimentos ricos en fibra insoluble para combatir la grasa abdominal

La fibra vegetal nos va a ayudar a sentirnos saciados y a no tener que picar entre horas. Asimismo, nos ayuda a reducir el colesterol malo y combate el estreñimiento. Vale la pena empezar a introducir un poco más de fibra insoluble en la dieta. Para obtenerla, no dudes e consumir:

  • Palomitas de maíz
  • Cereales (avena, centeno)
  • Frutas (manzanas, plátanos)
  • Legumbres (lentejas, garbanzos)
  • Vegetales (brócoli, acelga, zanahorias crudas, espinaca cruda, espárragos, remolachas, alcachofas, calabazas)

Aplica estos consejos para empezar a despedirte de la grasa abdominal y mejorar tu calidad de vida. También sería recomendable que consultaras con tu médico y nutricionista qué otros pasos debes tener en cuenta para acercarte a tus objetivos de forma saludable y cómo mantenerlos en el tiempo posteriormente.

  • Dinesen, P. T., Joensen, A. M., Rix, T. A., Tjønneland, A., Schmidt, E. B., Lundbye-Christensen, S., & Overvad, K. (2017). Effect of Dietary Intake of Saturated Fatty Acids on the Development of Atrial Fibrillation and the Effect of Replacement of Saturated With Monounsaturated and Polyunsaturated Fatty Acids. American Journal of Cardiology, 120(7), 1129–1132. https://doi.org/10.1016/j.amjcard.2017.06.053