6 claves para encontrar a tu alma gemela

Antes de encontrar a tu alma gemela debes encontrarte a ti mismo, conocerte y amarte para así poder conectar con ese alguien que te enriquezca

Encontrar a tu alma gemela no es cuestión de magia. Tampoco se trata de esperar a que los hilos del destino tejan la oportunidad adecuada.

La pareja ideal es esa que constituye un encuentro donde lo emocional, lo psicológico e incluso lo espiritual armonizan casi a la perfección. En primer lugar, requiere que llevemos a cabo un adecuado trabajo interior.

No podemos encontrar a una pareja afectiva que se adecue a nuestras esencias, valores y principios si no hemos definido en primer lugar qué queremos, quién somos y qué es aquello que nos identifica.

Como suele decirse a menudo, “atraemos lo que somos”. Por tanto, consigamos primero ser mágicos por nosotros mismos, ser personas maduras, seguras, valiosas y capaces de ofrecer lo mejor a los demás con autenticidad, con carisma.

Encontrar a tu alma gemela puede ser más fácil de lo que crees si te animas a trabajar estas dimensiones. Seguro que te sirven de ayuda e inspiración.

1. Ten claras tus prioridades

pareja-representando-al-alma-gemela

La mayoría de nosotros tenemos un rodaje previo, nuestra propia “mochila” personal. Así, está llena de historias afectivas, de alegrías y, por qué no, también de desengaños amorosos.

Sin embargo…. ¿Hemos aprendido verdaderamente de todas estas vivencias? Todo lo vivido en el pasado debe servirnos de adecuado aprendizaje. Solo así logramos conocernos mejor y clarificar qué queremos y qué no deseamos.

Es necesario tener muy claras nuestras prioridades. Así podemos poner filtros ante lo que nos venga, ante las personas que se crucen en nuestro camino. No conviene caer en los mismos errores ni repetir las mismas pautas indeseadas del ayer.

Lee también “nuestra pareja es nuestro espejo”

2. Disfruta de tu camino, de la vida y de ti mismo

Más que obsesionarte en encontrar a tu alma gemela, deja que lo haga ella. Permite que el amor dé contigo mientras disfrutas de la vida, de ti mismo, de lo que te rodea…

En ocasiones, nos ponemos tantas metas en nuestro día a día que nos olvidamos de algo esencial: de ir más despacio y apreciar el instante. Nos olvidamos de deleitarnos de ese aquí y ahora donde acontecen las cosas más bonitas, además de las más maravillosas casualidades.

Solo quien disfruta de su camino y se permite a su vez quererse de forma plena sabe lo que merece y es.
Estas personas también son mucho más receptivas a aquello que les rodea.

3. Sé emocionalmente maduro

No busques a alguien para apagar tu soledad, para curar heridas del pasado, para llenar el vacío que alguien te dejó.

Aún más, no busques un ideal imposible. Tampoco alimentes tus expectativas de amores románticos: busca un amor maduro, una relación valiente.

  • Tener claras las prioridades sobre lo que queremos y lo que no deseamos volver a repetir o sufrir.
  • No obstante, la madurez emocional es algo esencial también a la hora de encontrar a tu alma gemela.

Si quieres a alguien responsable, alguien con empatía, cercano, que sepa escuchar, compartir sin depender y amar sin controlar, recuerda: empieza practicando tú mismo estas dimensiones.

4. Encuentra tu propia alma antes de encontrar a tu alma gemela

Mujer-meditando-tranquila

¿Cómo encuentra uno mismo su propia alma? Más allá de la metáfora, más allá de lo simbólico, hay un hecho indiscutible: nadie puede dar con una persona afín si primero no se conoce a sí mismo.

De lo contrario, en caso de no tener claro cómo somos en realidad, qué nos molesta, qué nos hace daño o cuáles son nuestras auténticas necesidades, lo que haremos es supeditarnos a las de los demás.

Por lo tanto, no descuidemos nunca el valor del autoconocimiento, de saber dónde están nuestros límites, cuáles son nuestros valores, nuestros defectos y debilidades, además de nuestras fortalezas.

5. Escucha tu intuición

Dicen que la intuición es la voz del corazón pero, en realidad, es mucho más.

La intuición, así como las corazonadas, son el reflejo de nuestro subconsciente. Es ahí donde se encuentra nuestra auténtica esencia, nuestros recuerdos, nuestra personalidad y todos esos conocimientos que nos permiten dar respuestas rápidas cuando más lo necesitamos.

Así, cuando te halles ante esa persona especial, tu intuición te lo hará sentir. Confía y, ante todo, sé capaz de escuchar a tu sexto sentido.

Lee también “no soy feliz con mi pareja, ¿qué hago?”

6. Cree en tu “alma gemela”, sé receptivo

¿Por qué no creer que hay de verdad una persona al otro lado de ese hilo rojo del destino sujeto a nuestro meñique? ¿Alguien que puede ser nuestra auténtica alma gemela?

No hay nada malo en creerlo, siempre y cuando tengamos claros algunos conceptos:

  • Nuestra alma gemela no es alguien con los mismos gustos que nosotros. No tiene que ser “una copia” del propio ser, ni aún menos nuestra otra mitad.
  • El alma gemela es alguien con quien conectamos… y nada es tan mágico como “conectar”.
  • Conectar significa que, aunque seamos diferentes, nos entendemos y nos enriquecemos.
  • Significa que somos “uno” formado por “dos” partes, conservando siempre la propia individualidad.
    Sin embargo, disfrutando de un mismo viaje, de un proyecto en común…
Pareja-unida-en-un-beso

Para concluir, más allá de lo romántico y de lo simbólico del término “alma gemela”, hay en realidad una serie de procesos emocionales y psicológicos que definen bien eso que muchos entendemos como la pareja perfecta.

Esa con quien iríamos siempre de la mano en el viaje de la vida sabiéndonos queridos. También sabiéndo que nos identificamos con alguien en quien confiamos tanto como en nosotros mismos.

Encontrarla está a nuestro alcance.