Claves para fomentar la autoestima en los niños - Mejor con Salud

Claves para fomentar la autoestima en los niños

Fomentar en los niños una autoestima fuerte y definida, les ayudará a crecer con madurez y seguridad. En ocasiones no es fácil conseguirlo, los padres no somos especialistas en “todo”, pero siempre es bueno disponer de unas pequeñas técnicas con las cuales, poder ayudarnos. Te las enseñamos.

La importancia de la autoestima en la infancia

autoestima niños

Lo sabemos, ninguno de nosotros venimos a este mundo con una receta perfecta para conseguir que nuestros niños sean felices y alcancen todas sus metas en la madurez. A veces cuesta, a veces los pequeños disponen de un carácter que es difícil controlar o que no sabemos cómo gestionar.

Fomentar la autoestima en ellos es un pilar clave en su educación. Es un modo de que sean más autónomos, fuertes y responsables. Es básico que sepan protegerse y valorarse. Los padres no podremos estar con ellos a cada instante, de ahí que en ocasiones, sea habitual ver a niños atacados por sus propios compañeros en el colegio. El bulling es una realidad peligrosa que podemos solucionar si damos estrategias a nuestros pequeños. Y más aún, conseguir que desarrollen su autoestima desde bien jóvenes, les permitirá llegar a la madurez con más seguridad en sí mismos para que sean felices en sus relaciones. Para que nadie los controle, o los haga infelices. Vale la pena intentarlo. Te explicamos cómo.

Claves para desarrollar la autoestima en los niños

autoestima

1. Fomenta su responsabilidad

Recuerda que la educación de un niño, empieza desde que nacen. Estableciendo rutinas y hábitos. Hora de comer, hora de dormir, descanso, baños… a medida que crecen, les marcaremos responsabilidades dentro de sus capacidades: recoger sus juguetes, hacer la cama, recoger la mesa, aseo, deberes… es fácil y cuanto antes empecemos mucho mejor.

El tener responsabilidades les hará entender que la vida tiene también obligaciones. El cumplirlas y hacerlas bien, nos hace sentirnos orgullosos porque somos capaces, porque somos útiles. Si son capaces de hacer bien sus deberes, de arreglar su habitación, si ordenan su ropa, cuidan de su mascota, les hará ver que pueden responsabilizarse de su vida, que “ya casi son mayores”, y dicha visión aumentará su autoestima.

2. Valora todo lo que hagan bien, apóyalos

Hay padres que cometen el error de no reconocer aquello que hacen bien los niños, y sin embargo, solo se fijan en sus fallos. Es algo que nunca deberemos hacer. Porque es de este modo como los niños, tarde o temprano acaban por no hacernos caso, por no esforzarse en hacer las cosas bien y, lo que es peor, bajamos su autoestima.

Si hacen algo bien, refuérzalo con frases como “qué bien lo has hecho, yo sabía que tú eres capaz de hacerlo”, “estupendo, mamá siempre confía en ti porque eres el mejor” “enhorabuena, estoy muy orgullosa”. Y si hacen algo mal no los regañes, jamás les reproches algo como “es que siempre te pasa igual, nunca serás capaz de hacer algo bien”.

Tampoco cometas el error de compararlos con otros niños o con otros hermanos. Lo que debes hacer es sencillamente indicarle qué ha hecho mal y cómo puede hacerlo mejor. Dale confianza, anímalo. “Ya sé que has suspendido estas asignaturas, pero estoy segura de que si te esfuerzas lo vas a sacar porque tú lo vales. No te preocupes, esfuérzate más y lo conseguirás”.

Frases como esta son claves para fomentar su autoestima.

3. Demuéstrales confianza y amor

El amor y la confianza constante son pilares con los cuales, los niños desarrollan su autoestima. Deben sentirse queridos, valorados, integrados y reconocidos. Hazles saber que los quieres y que son personas muy-muy especiales. Que confías en ellos y que los vas a querer siempre. Palabras como estas refuerzan el vínculo, ellos se sienten seguros en la familia y reconocidos como personas muy especiales en casa. Esa sensación tan gratificante les aporta seguridad emocional y autoestima, una seguridad en sí mismos que les ha de acompañar también fuera de casa.

4. Enséñales a ser asertivos

La asertividad se basa en saber defenderse a uno mismo. En hablar en voz alta y en primera persona sobre lo que deseamos y queremos, evitando que el resto nos manipule. Aprender a decir no es clave para que no se sientan sometidos o dominados. Dales una educación democrática donde existan normas, pero normas que ellos entiendan. No los sometas ni hagas de padre autoritario, razona con ellos y establece siempre una comunicación abierta donde exista la confianza. Si les prohibes siempre acabarán evitándote. Si razonas con ellos hablarán siempre contigo.

El ser asertivos y el saber defender su derecho y su voz, les ayudará a reforzar su autoestima, a verse fuertes y capaces en el colegio y también en la vida. Recuerda que la verdadera educación se da en casa y que nosotros, los padres y educadores debemos dar ejemplo. Educar niños felices requiere esfuerzo, pero si les aportamos confianza, amor, diálogo y les enseñamos dónde están los límites, crecerán con madurez. Vale la pena.