7 claves para mejorar la circulación de tus piernas en 20 días

Valeria Sabater · 10 mayo, 2017
Es posible mejorar la circulación mediante la puesta en práctica y mantenimiento de unos buenos hábitos de vida. Descubre más a continuación.

Para aumentar nuestro bienestar a diario, tanto si el médico ha diagnosticado un trastorno circulatorio como si no, es conveniente conocer cómo mejorar la circulación de las piernas con algunas medidas muy sencillas. A diferencia de lo que se suele pensar, son muy fáciles de aplicar y no impiden la realización de las actividades rutinarias.

Cabe destacar que mejorar la circulación de las piernas y la calidad del retorno venoso es un factor clave para evitar la incidencia de las varices o para reducir su impacto si ya han hecho acto de presencia.

7 claves para mejorar la circulación de tus piernas

1. Aplícate gel de aloe vera

El gel de aloe vera es una sustancia que ayuda a hidratar la piel de forma tópica. Y dado que este viene a ser un factor importante a la hora de obtener alivio y un mejor descanso, resulta muy conveniente.

Para estimular la circulación, podemos aplicarnos este gel realizando masajes vigorizantes en las piernas. No es necesario realizar demasiada presión, sino de más bien, realizar movimientos rápidos y continuos.

¿Qué debes hacer?

  • Corta una penca de la planta de aloe vera, pélala y déjala en el refrigerador 2 horas. También puedes comprar el gel en una tienda.
  • Después de la ducha, toma asiento en un lugar donde estés cómodo.
  • Colócate un poco de aloe en las manos y procede a realizar movimientos ascendentes desde los tobillos hasta las rodillas.

2. Infusión de espino blanco

Al beber esta infusión entre 4 y 5 días por semana, nos beneficiaremos de sus compuestos, entre los cuales figuran: ácidos triterpénicos, flavonoides, polifenoles, taninos y pectinas. Estos hacen que el espino blanco tenga propiedades depurativas y diuréticas que ayudan a evitar la retención de líquidos y, por tanto, mejorar la mala circulación.

Ojo, no se recomienda exceder el consumo de espino blanco. Lo ideal es tomar 1 gramo al día de esta planta, en infusión. Y en caso de que se esté tomando algún medicamento es fundamental consultar con el médico antes de comenzar a tomar la infusión. En especial, si los medicamentos forman parte del tratamiento para una afección cardiaca.

7 claves para mejorar la circulación de las piernas.

3. Ejercicios regulares en casa y en el trabajo

Es bien sabido que, para mejorar la circulación es necesario realizar actividad física de forma regular. No obstante, lo que muchas personas no tienen en cuenta es que, el ejercicio no debe dejarse exclusivamente para un momento del día. En este sentido, lo ideal es ”llevarlo” con nosotros.

Lo que nuestro cuerpo necesita es un movimiento aeróbico, una rutina que favorezca la oxigenación de la sangre y el bombeo regular del corazón. Por ello, no dudes en aprovechar cualquier instante para poner en práctica las siguientes medidas.

  • Elige siempre las escaleras al ascensor.
  • Cada media hora es necesario levantarnos y andar.
  • Si es posible, opta por ir a cumplir tus tareas a pie antes que en coche.
  • Busca tiempo a lo largo del día para salir a caminar, a paso rápido, al menos 20 minutos.
  • Si estás sentado muchas horas, haz uso de un reposapiés móvil con el cual hacer pequeños ejercicios.

4. Sí a los alimentos ricos en potasio

Los alimentos ricos en potasio favorecen la circulación sanguínea y combaten la retención de líquidos. Toma nota de una propuestas que no pueden faltar en tu dieta:

  • Algas.
  • Brócoli.
  • Plátanos.
  • Tomates.
  • Calabazas.
  • Aguacates.
  • Rábanos.
  • Zanahorias.
  • Cacao puro en polvo.
  • Semillas de girasol, de calabaza, sésamo, lino o chía.

5. Duerme con las piernas más elevadas

Otra de las claves para mejorar la circulación que podrías poner en práctica hoy mismo es: dormir con las piernas ligeramente más elevadas respecto a tu cabeza. 

Para ello, no necesitas cambiar de cama ni realizar cambios drásticos: basta con que coloques unas almohadas bajo tus piernas. De este modo, mejoramos también el retorno venoso y nos levantamos con unas piernas ligeras y descansadas.

6. Jugo de naranja y zanahoria en tu desayuno

Además de mantener una buena hidratación, tomar un zumo natural, junto con el desayuno puede ser de gran ayuda. Hay muchos alimentos con nutrientes y propiedades excelentes para mejorar la circulación, como es el caso de la naranja y la zanahoria. Si le añades además una pizca de jengibre rallado, el beneficio será aún mayor.

7. Drenaje linfático manual con aceite de romero

Puedes hacerte tú mismo este masaje o pedir a un buen fisioterapeuta o masajista profesional que te realice este tipo de terapia. Con ella, lograremos eliminar el exceso de  líquido que se acumula en nuestras piernas y mejorar además la circulación de las extremidades inferiores.

Para concluir, tal y como puedes ver estas propuestas son fáciles de cumplir. No obstante, recuerda: acude siempre a tu médico para que, en primer lugar, te haga una valoración sobre la causa de tu posible mala circulación de las piernas.

Más tarde, estos sencillos remedios naturales serán, sin duda, tus aliados cotidianos. ¡Ponlos en práctica hoy mismo y en 20 días verás resultados!