Claves para protegerse de los rayos UV

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por dermatóloga Maria del Carmen Hernandez
El protector solar es un filtro que no bloquea todos los rayos UV. Por eso, es un complemento que debe utilizarse junto con el resto de las medidas.
 

¿Sabes cuáles son las claves para protegerse de los rayos ultravioletas (UV)? Es común el uso de gafas oscuras que evitan el reflejo molesto del sol, pero ¿es esto lo necesario para protegerse y evitar quemaduras y enrojecimientos?

A continuación veremos algunos conceptos a tener en cuenta a la hora de cuidarnos de la exposición solar y poder disfrutar del aire libre al mismo tiempo.

Medidas para protegerse de los rayos UV

Son muchas las medidas a tener en cuenta para prevenir los daños que provocan las radiaciones ultravioletas del sol. Vamos a destacar algunas de las más importantes.

Uso de sombrero

Como avala el artículo publicado en la revista The British Journal of Dermatology, los sombreros de ala ancha son los más adecuados. Esto se debe a que nos protegen las orejas, la nariz, los ojos, el cuero cabelludo y la frente. Todas estas zonas son susceptibles de sufrir daños con la radiación solar, aunque a veces nos olvidemos de ellas.

Vestimenta adecuada

 

Cuando nos encontramos al aire libre, es recomendable usar ropa que cubra la totalidad de nuestra piel. Los colores oscuros son aquellos que nos otorgan más protección. Aquellas telas con trama cerrada también ofrecen más protección que las que tienen un tejido más ligero. Así mismo, cuando la ropa se encuentra seca protege más que si se encontrase mojada.

Hay que tener en cuenta que la ropa no bloquea por completo los rayos UV. Si se puede ver luz a través de la tela, los rayos UV también pueden traspasarla.

Hoy en día, hay muchas compañías textiles que fabrican prendas de vestir con protección UV. Suelen tener una etiqueta que indica el valor de FPU (factor de protección a la radiación ultravioleta) en una escala del 15 al 50+. Cuanto más alto es el FPU, más protección brinda.

Evitar las camas bronceadoras

Quitar el bronceado indeseado
 

La gente considera que los rayos UV de estos equipos de bronceado no son perjudiciales, pero están equivocados. Las lámparas solares emiten UVA y UVB. El uso de este método artificial está asociado con mayor riesgo de padecer melanoma, de forma especial si uno comienza a utilizarlas antes de los 30 años. Esto está evidenciado y publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si lo que se pretende es tener un aspecto bronceado, en la actualidad hay varias opciones saludables como autobronceantes en spray o crema, por ejemplo.

Las lámparas UV pequeñas que se usan en la manicura para acelerar el secado de el esmalte, también emiten rayos UVA. Por esto, se recomienda colocar protector solar en el dorso de las manos antes de usarlas.

También lee: 6 hábitos que te ayudan a proteger la piel contra el cáncer

Usar lentes de sol con protección UV

Las gafas de sol que bloquean los rayos UV son tan importantes como el resto de las medidas de protección. Recomendaciones de la American Academy of ophthalmoloy aseguran que estas lentes protegen no solo los ojos en sí, sino las partes delicadas alrededor de ellos.

 

Las gafas ideales deben bloquear del 99 % al 100 % de los rayos UVA y UVB. Antes de comprarlas, hay que revisar la etiqueta para confirmar esto:

  • Las que indican “UV absorption up to 400nm“, o “Meets ANSI UV Requirements” quieren decir que al menos bloquean el 99 % de los rayos UV.
  • Las que indican que son de uso cosmético tan solo bloquean, de forma aproximada el 70 %.
  • Si la etiqueta no dice nada, no brinda protección UV. Hay que buscar siempre una etiqueta ANSI. Las lentes polarizadas disminuyen el destello, pero no esta radiación.

Quizás te interese: Cómo elegir unas buenas gafas de sol

Mantenerse a la sombra para protegerse de los rayos UV

Esta simple medida es la mejor forma de limitar la exposición a la luz UV. Es especialmente importante entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, cuando la radiación es más intensa.

Para comprobar esta intensidad, se puede realizar la prueba de la sombra: si esta es más pequeña que uno mismo, los rayos UV son los más intensos y es importante estar protegido.

 

Hay que tener en cuenta que las nubes no bloquean los rayos UV. Por tanto, si el día está nublado, hay que protegerse de igual manera.

La playa y las áreas de nieve son zonas que aumentan la cantidad de radiación UV que recibimos porque reflejan la luz del sol. Incluso, los rayos pueden atravesar el agua y son más potentes durante los meses de primavera y el verano. En el caso de lugares montañosos, la radiación llega al suelo siendo más potente.

Aplicarse protector solar

Utilizar protector solar

El protector solar es un filtro que no bloquea a todos los rayos UV. Aún utilizándolo adecuadamente, se reciben algunas radiaciones. Por esto, es un complemento que debe utilizarse junto con el resto de las medidas mencionadas.

Se debe leer correctamente las etiquetas de estos protectores. Lo recomendable es un factor de protección sosal (FPS) mayor o igual a 50 y con un espectro de protección amplio, tanto para UVB como para UVA.

 

Aquellos con FPS 50 filtran alrededor del 98 % y los que poseen FPS 100, aproximadamente un 99 %. Por ende, cuanto más alto sea el número, menor es la diferencia. No existe protector solar que brinde protección total.

Están disponibles en muchas formas:

  • Geles.
  • Cremas.
  • Aerosoles.
  • Lociones.
  • Ungüentos.
  • Bálsamos labiales.

También es importante es verificar la fecha de vencimiento del producto antes de abrirlo. Una vez abierto, este dura tan solo un año.

El protector siempre se coloca antes del maquillaje o repelente de insectos, en el caso de utilizar estos. Se debe aplicar en cara, orejas, brazos, cuello y cualquier área del cuerpo que no se encuentre cubierta por ropa.

Si nos vamos a mantener expuestos al sol, lo recomendable es reaplicarlo cada 2 horas, o después de hacer ejercicio, trabajar, nadar o jugar.

La importancia de protegerse de los rayos UV

Como hemos dicho, es fundamental tener en cuenta las medidas de protección básicas para prevenir los daños que provocan las radiaciones ultravioletas del sol, especialmente en las épocas de más calor y exposición solar.

 

Cuanto más oscura sea la piel, más capacidad de protegerse por sí misma tendrá. Por ende, las personas con ojos claros y piel blanca, pelirrojos o rubios son los más sensibles. Esto no quita que todos los tipos de piel deban utilizar fotoprotector y tomar las medidas necesarias.

 
  • Vallejo, E. O., Vargas, N., Martínez, L. M., Agudelo, C. A., & Ortiz, I. C. (2013). Perspectiva genética de los rayos UV y las nuevas alternativas de protección solar. Revista Argentina de Dermatologia.
  • M. de la Torre Iglesias, P., & Álvarez Álvarez Covadonga. (2010). Consejo farmacéutico en dermoprotección infantil. Farmacéuticos Comunitarios.
  • Batlle, C. (2005). Factor de protección solar. OFFARM.