Las 5 claves del respeto en una relación de pareja

Las 5 claves del respeto en una relación de pareja

Aunque suene a tópico, debemos ofrecer a nuestra pareja el respeto que nosotros querríamos recibir. Aunque nos parezca que es obvio, agradecer con palabras puede ser muy reconfortante para ambas partes
Las 5 claves del respeto en una relación de pareja

El respeto en toda relación no se da por sentado: se gana cada día, se trabaja con delicadeza, con reciprocidad y con esa voluntad auténtica de quienes entienden que amar es, por encima de todo, saber construir.

Resulta curioso cómo, a la hora de hablar de esta dimensión, todo el mundo sabe definirla, sabe bien cuáles son sus principios y, sin embargo, son pocos los que lo aplican en el día a día de forma correcta.

El problema básico del respeto como tal reside en el hecho de que todos queremos recibirlo pero se nos olvida primero ofrecerlo a quien tenemos delante.

Es como si, de algún modo, priorizáramos aquello de “respétame a mí que y yo entonces te respetaré a ti”.

Ahora bien, si hablamos de esta dimensión aplicada a las relaciones de pareja el tema se vuelve más sutil y aún más complejo.

Porque, a menudo, lo damos por sentado. “Quien te quiere te respetará”, pensamos muchos; sin embargo, con frecuencia se da un comportamiento contrario donde se concentran gran parte de los problemas en las dinámicas afectivas.

El respeto en una pareja no se basa solo en no hacerse daño.

Estamos ante un tejido psicológico y emocional donde el propósito máximo va un poco más allá: buscamos un respeto que nos cuide, que nos permita crecer y que, a su vez, nos haga cómplices el uno del otro.

Hoy en nuestro espacio te invitamos a profundizar en este tema que, sin duda, te hará reflexionar.

1. El respeto necesita intencionalidad

soledad acompañada

Vivimos en un mundo donde las palabras venden, donde las personas comparten en sus redes sociales frases llenas de buenismo, de convivencia y armonía que, más tarde, en la vida real y en su cotidianidad, no practican con el mismo sentimiento.

  • La bondad, como el respeto, si no se demuestra y se practica con una clara intencionalidad, no sirve de nada.
  • En las relaciones de pareja ocurre lo mismo. El amor, por sí mismo, no es suficiente para que una relación prospere ni para que se mantenga a flote.
  • Se necesita de muchas más dimensiones que, juntas, dan un pleno sentido a esa relación a ese compromiso.
  • Por ello, practicar un respeto cotidiano donde atender y ser atendidos, donde mostrar interés, escucha activa, reciprocidad y donde uno sea capaz de anticipar las necesidades reales del otro da forma a ese respeto que nos alimenta, que nos hace sentir bien.

Descubre también si tu relación tiene futuro

2. La empatía: un pilar básico

empatia2

Nadie podrá demostrar nunca un respeto auténtico si no aplica una empatía real, cercana, intuitiva y sincera.

  • El cerebro humano es, por encima de todo, una entidad desarrollada gracias a la sociabilidad, a nuestras interacciones y a ese vínculo que nos ha permitido sobrevivir como especie en grupos consolidados.
  • La empatía, y las neuronas espejo que le dan forma, nos permiten ver al otro como a parte de uno mismo.

Entendemos y comprendemos lo que nuestra pareja siente sin necesidad de que nos lo diga con palabras.

Ello es, sin duda, fundamental para aplicar ese respeto donde saber qué hacer, qué decir y qué no decir para cuidar a esa persona tan importante para nosotros.

3. La importancia de conocer a la pareja en todos los ámbitos

Hay quien dice conocer a la propia pareja como a uno mismo cuando, en realidad, lo que se prioriza es a la propia persona obligando a la pareja a tener las mismas necesidades y gustos.

  • Hay que tener muy claro que, a la hora de construir una relación saludable y feliz, no es imprescindible que coincidamos en todo.
  • Respetar las pasiones, los gustos y creencias del otro es algo fundamental, como también lo es conocer a la propia pareja, saber qué no le agrada, qué le incomoda y cuáles son esos pequeños detalles que dan forma a su personalidad, a su identidad.

Sin conocimiento no hay respeto. Es necesario recordarlo, porque, de lo contrario, y casi sin darnos cuenta, acabaremos saboteando a la persona amada creyendo que ciertas cosas no son importantes.

Estaremos vulnerando necesidades del otro que “etiquetamos” a priori como no importantes,  decepcionando así al ser amado.

Lee también “la asertividad nos ayuda a ser más felices en nuestras relaciones de pareja

4. La gratitud

pareja donde ambos piensan igual

¿Cuándo fue la última vez que agradeciste a tu pareja cualquier cosa?

Un “gracias por ser como eres”, un “gracias por estar cada día a mi lado” o un “gracias por hacerme feliz”, es un modo de practicar ese respeto basado en el reconocimiento, en valorar a quien amamos, en dar importancia a quien es importante para nosotros.

La gratitud practicada con humildad fortalece cualquier vínculo, y más el de la pareja.

5. La importancia de los pequeños detalles

El respeto no se demuestra con grandes actos puntuales de valor. La relación más feliz y duradera es aquella que sabe cuidar los detalles cotidianos, ahí donde el respeto es sabio, es intuitivo y sabe dar brillo a lo que es importante.

Por otro lado, no podemos olvidar que esos detalles se transmiten también a través de una buena comunicación. De ahí que debamos atender esta serie de dimensiones:

  • Haz uso de palabras de agradecimiento.
  • Comunica sin gritar, cuidando el tono.
  • Haz uso de una comunicación “relacional”: yo sé cómo te sientes y te respeto por ello, dime cómo puedo ayudarte. Dime qué puedo hacer para hacerte más feliz.