Clonazepam: qué es y para qué se utiliza

20 diciembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Los fármacos para el tratamiento de las crisis epilépticas se centran, principalmente, en disminuir la hiperactivación cerebral característica de esta enfermedad.

El clonazepam es un medicamento del grupo de las benzodiacepinas utilizado como antiepiléptico porque disminuye la actividad cerebral. Se puede administrar por vía oral o intravenosa.

¿A qué se debe la epilepsia?

Efectos-en-el-cerebro

Una crisis epiléptica tiene lugar a partir de un foco neuronal que se activa por estímulo o espontáneamente. A partir de este foco, llamado foco epiléptico o epileptógeno, el estímulo se propaga por las neuronas adyacentes a través de las sinapsis neuronales. Esto trae como consecuencia lo que conocemos como ataque epiléptico, que también puede producirse por anomalías cerebrales estructurales.

Un foco epiléptico es un grupo neuronal que se activa de forma excesiva por la descompensación de los neurotransmisores. Estos son las sustancias químicas que utilizan las neuronas para transmitir señales de unas a otras. Cuando una neurona recibe un estímulo, responde liberando un neurotransmisor que llegará a otra neurona. Los neurotransmisores pueden ser:

  • Activadores, si producen la excitación o activación de la segunda neurona, favoreciendo la transmisión del impulso. El más implicado en la epilepsia es el glutamato.

En los episodios de epilepsia, bien aumenta la actividad del glutamato (activador) o disminuye la actividad de GABA (inhibidor) en una región neuronal específica. Como consecuencia, el foco epiléptico se activa de forma anómala y se propaga la señal siguiendo los circuitos neuronales. Las manifestaciones dependerán de la localización del foco y de su propagación.

Mecanismo de acción del clonazepam

Mecanismo de acción del clonazepam

El clonazepam es una benzodiacepina de acción prolongada. Se une a unos receptores cerebrales llamados receptores BZ (benzodiacepínicos) y los activa. Dicho de otra forma, es un agonista de receptores BZ.

Los receptores BZ potencian la actividad de GABA, que se encuentra disminuida durante los ataques de epilepsia. El aumento de esta inhibición cerebral frena la propagación de la crisis epiléptica, aunque no actúa sobre el foco epileptógeno.

El clonazepam se administra principalmente por vía oral o intravenosa, su acción comienza de 20 a 60 minutos después de su administración. El efecto varía de adultos a niños, y puede durar hasta 12 horas.

Una vez en la sangre, atraviesa la barrera hematoencefálica llegando al sistema nervioso. Se debe tener en cuenta que se metaboliza en el hígado y se elimina fundamentalmente por la orina. Por esta razón, su dosis debe ajustarse cuando se administra a personas con insuficiencia hepática.

Por otra parte, este medicamento es capaz de atravesar la barrera placentaria y, por ende, su uso debe plantearse en el último trimestre del embarazo. Entre sus posibles efectos perjudiciales para el feto, están la hipotermia y la depresión respiratoria. Asimismo, el clonazepam está contraindicado durante la lactancia.

Lee también 6 hábitos cotidianos que afectan la salud de tu cerebro.

Indicaciones del clonazepam

tu doctor

Existen distintos tipos de epilepsias. Dependiendo de sus características, se utilizarán unos fármacos u otros. El clonazepam se utiliza principalmente en:

En la infancia, especialmente en crisis generalizadas que se propagan por todo el cuerpo y cursan con pérdida de conciencia. Hay dos tipos:

  • Crisis epilépticas tipo pequeño mal: también se denominan crisis de ausencia. Se caracterizan por una pérdida brusca de conciencia, sin caída al suelo ni movimientos convulsivos. Lo único que se observa es que el sujeto deja de realizar la actividad que estaba haciendo: hablar, comer, caminar, etc. Al cabo de unos segundos, el individuo retoma la actividad sin recordar el episodio. En muchas ocasiones, son desencadenadas por focos lumínicos intermitentes (ILE o estimulación lumínica intermitente) o en situaciones de hiperventilación.
  • Crisis epilépticas tipo grand mal: técnicamente se conocen como crisis tónico-clónicas. Son las más conocidas, pero no las más frecuentes. El sujeto pierde la conciencia y el tono muscular abruptamente, y cae al suelo.

Al principio, el sujeto se pone rígido. Luego, pasa a tener convulsiones violentas que duran unos segundos. Cuando cesan las convulsiones, el paciente va recuperando la conciencia tras un periodo de confusión, sin recuerdos de la crisis. Además, estas crisis pueden asociar alteraciones vegetativas como aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial.

En adultos

  • Crisis focales: No afectan a todo el organismo. Se centran en un área determinada y son muy variadas. Puede cursar con alteraciones visuales, olfativas, pérdida de sensibilidad, alteración de la conciencia o parálisis transitoria de alguna extremidad, entre otras.
  • Estatus epiléptico: Suponen un estado patológico de emergencia. Se habla de estatus epiléptico cuando la crisis dura más de treinta minutos o cuando se suceden dos o más crisis sin recuperación de la conciencia.
  • Otros tipos de epilepsia del adulto.

A tener en cuenta

De acuerdo a la información que brinda el portal del Vademecum, las gotas de este medicamento se deben mezclar con agua, zumos de frutas o infusiones y administrarse con una cuchara al paciente. Nunca se deben administrar directamente del envase a la boca.

  • Browne, T. R. (1997). “Clonazepam. A Review of a New Anticonvulsant Drug”, Arch Neurol., 1976; 33 (5): 326-332.
  • Nardi, E; Machado, A.; Ferreira Almada, L., et al. (2013). “Clonazepam for the Treatment of Panic Disorder”, Current Drug Targets, 14: 353-364.
  • Papich, M. G. (2016). “Clonazepam”, Saunders Handbook of Veterinary Drugs, Amsterdam: Elsevier, pp. 175-176.