Clonazepam: qué es y para qué se utiliza

Los fármacos utilizados para el tratamiento de las crisis epilépticas se centran en su mayoría en disminuir la hiperactivación cerebral característica de esta enfermedad.

El clonazepam es un medicamento del grupo de las benzodiacepinas utilizado como antiepiléptico debido a que actúa en el sistema nervioso central disminuyendo la actividad cerebral. Se puede utilizar por vía oral o por vía intravenosa.

¿A qué se debe la epilepsia?

Efectos-en-el-cerebro

Una crisis epiléptica se provoca a partir de un foco neuronal que se activa por un estímulo o de forma espontánea. A partir de este foco, llamado foco epiléptico o epileptógeno, el estímulo se propaga por las neuronas adyacentes a través de las sinapsis neuronales, dando lugar a lo que conocemos como ataque epiléptico. También pueden deberse debido a anomalías cerebrales estructurales.

Un foco epiléptico es un grupo neuronal que se activa de forma excesiva por una descompensación de neurotransmisores, que son las sustancias químicas que utilizan las neuronas para trasmitir señales de unas a otras. Cuando una neurona recibe un estímulo, responde liberando un neurotransmisor que llegará a otra neurona. Los neurotransmisores pueden ser:

  • Activadores. Si producen la excitación o activación de la segunda neurona, favoreciendo la transmisión del impulso. El más implicado en la epilepsia es el glutamato.

Lo que ocurre en un episodio de epilepsia es un aumento de la actividad del glutamato (activador) o una disminución de la actividad de GABA (inhibidor) en una región neuronal específica. Como consecuencia, el foco epiléptico se activa de forma anómala y se propaga la señal siguiendo los circuitos neuronales. En función de dónde se localice el foco y de su propagación, las manifestaciones serán unas u otras.

Mecanismo de acción del clonazepam

Mecanismo de acción del clonazepam

El clonazepam es una benzodiacepina de acción prolongada. Se une a unos receptores cerebrales llamados receptores BZ (benzodiacepínicos) activándolos, o dicho de otra forma, es un agonista de receptores BZ.  Estos receptores potencian la actividad de GABA, que como mencionamos anteriormente sus niveles durante un ataque de epilepsia se encuentran disminuidos. Al aumentar la inhibición cerebral, frenará la propagación de la crisis epiléptica, aunque no actúa sobre el foco epileptógeno.

Se administra principalmente por vía oral o intravenosa, su acción comienza a los 20-60 minutos de la toma. El efecto es variable entre adultos y niños, puede durar hasta 12 horas. Una vez en la sangre, atraviesa la barrera hematoencefálica llegando al sistema nervioso.

Hay que tener en cuenta que se metaboliza en el hígado, eliminándose mayormente en la orina, así que hay que ajustar dosis en personas con insuficiencia hepática. Además, atraviesa la barrera placentaria por lo que hay que plantearse su uso en el último trimestre del embarazo puesto que puede tener efectos perjudiciales para el feto, como hipotermia o depresión respiratoria. Asimismo, el clonazepam está contraindicado durante la lactancia.

Lee también: 6 hábitos cotidianos que afectan la salud de tu cerebro

Indicaciones del clonazepam

tu doctor

Existen distintos tipos de epilepsias, en función de sus características se utilizarán unos fármacos u otros. El clonazepam se utiliza principalmente en:

En la infancia

Especialmente en crisis generalizadas que se propagan por todo el cuerpo y cursan con pérdida de conciencia. Hay dos tipos:

  • Crisis epilépticas tipo pequeño mal: también se denominan crisis de ausencia. Se caracterizan por una pérdida brusca de conciencia, sin caída al suelo ni movimientos convulsivos. Lo único que se observa es cómo el sujeto deja de realizar la actividad que estaba llevando a cabo, como hablar, comer, caminar… para volver a realizarla al cabo de unos segundos sin recordar el episodio. En muchas ocasiones son desencadenadas por focos lumínicos intermitentes (ILE o estimulación lumínica intermitente) o en situaciones de hiperventilación.
  • Crisis epilépticas tipo grand mal: técnicamente se conocen como crisis tónico-clónicas. Son las más conocidas aunque no las más frecuentes, el sujeto pierde la conciencia y el tono muscular de forma brusca, por lo que cae al suelo. Al principio está rígido para luego pasar a tener convulsiones violentas que duran unos segundos. Cuando cesan, van recuperando la conciencia tras un periodo de confusión, sin recuerdos de la crisis. Además, estás crisis pueden asociar alteraciones vegetativas como aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial.

En adultos

  • Crisis focales: no afectan a todo el organismo, se centran en un área determinada y son muy variadas. Puede cursar con alteraciones visuales, olfativas, pérdida de sensibilidad, alteración de la conciencia o parálisis transitoria de alguna extremidad, entre otras.
  • Estatus epiléptico: suponen un estado patológico de emergencia. Se habla de estatus epiléptico cuando la crisis dura más de treinta minutos o cuando se suceden dos o más crisis sin recuperación de la conciencia.
  • Otros tipos de epilepsia del adulto.
Alicia

Estudiante de Medicina. La cultura es aquello que queda cuando todo lo demás se va, así que vamos a cultivarla.

Ver perfil
Categorías: Medicamentos Etiquetas:
Te puede gustar