Clorofila, la sangre verde que protege nuestro hígado

La clorofila ayuda a drenar y a eliminar los agentes nocivos del tabaco y la contaminación y también nos protege de los provenientes de los aditivos y conservantes de la comida rápida

A la clorofila  se le suele llamar Sangre verde porque nutre y, en líneas generales, da vida a las plantas. Se trata del pigmento que favorece el proceso de la fotosíntesis y permite que podamos disfrutar, incluso, de esos vegetales tan sanos que consumimos cada día.

La clorofila es una molécula que absorbe la luz solar y que utiliza su energía para sintetizar hidratos de carbono a partir de CO2 y agua. Este viene a ser un proceso básico para las plantas, las cuales, son una base para nuestra alimentación y por tanto una fuente natural de salud, en especial, para el hígado.

Ahora bien, ¿Cómo podemos aprovechar sus beneficios? A través de las verduras de hoja verde, o bien a través de suplementos. Sin embargo, lo más recomendable es procurar recurrir a la primera opción.

¿Por qué la clorofila es adecuada para nuestro hígado?

Esta molécula de origen vegetal cumple una función vital en la vida de nuestro planeta, y por tanto, para nuestra salud. En su composición, hay una alta cantidad de nutrientes, tales como: vitaminas del complejo A, B, C, E y K, aminoácidos, minerales y enzimas.

Cuando nuestro organismo contiene un adecuado nivel de clorofila y, por ende, de todos los nutrientes mencionados, se promueve la producción de vitamina D. Este es un elemento esencial para fijar el calcio en los huesos y prevenir problemas como la artrosis o la artritis. Pero, ¿de qué manera puede la clorofila cuidar de nuestro hígado? Veámoslo a continuación.

Situación anatómica del hígado humano

Te puede interesar: 6 vitaminas que no pueden faltar en tu dieta

1. Nos ayuda a asimilar mejor los nutrientes

Para poder apreciar los beneficios de la clorofila, debemos pensar, por un momento, en los pacientes diagnosticados con hígado graso. Dentro de las primeras pautas que le dará el médico para solucionar su problema se encontrará la corrección de hábitos alimenticios.

Para llevar una buena dieta, será fundamental incluir mayor cantidad de fruta fresca y vegetales de hoja verde. Hay que recordar que todas las verduras de color verde son ricas en clorofila y, sobre todo, en las vitaminas del complejo B.

En el hígado, estos compuestos actúan como enzimas hepáticas que regulan la función de los hepatocitos. Entonces, un aporte regular de clorofila, así como de vitamina B1, B6 y la B12, favorecerá la depuración y desintoxicación del hígado.

2. Regula la tensión y el colesterol en la sangre

En un estudio llevado a cabo en marzo del 2001 por un equipo de investigadores de la Universidad de Virginia (Estados Unidos), se administraron suplementos de clorofila a un grupo de pacientes con hipertensión y niveles de colesterol altos.

Al final del estudio, se pudo comprobar que dichos suplementos no solo ayudaban a reducir la presión arterial, y el colesterol malo (LDL), sino que mejoraba el sistema inmune; además, favorecía la cicatrización.

3. Es rica en antioxidantes

Todo alimento rico en antioxidantes favorecerá la desintoxicación del hígado y contribuirá en su regeneración. Como sabes, las frutas cítricas, como el limón o el pomelo (toronja) son esenciales para tratar problemas hepáticos, así que el simple hecho de consumir vegetales de color verde o incluso suplementos de clorofila, va a hacer que nuestro hígado se mantenga sano y protegido.

4. Ayuda a desintoxicar nuestro organismo

En el estudio citado anteriormente, también se descubrió que la clorofila actúa como un barrera frente a agentes nocivos como las toxinas, el humo del tabaco, el smog y los pesticidas presentes en muchos alimentos. También ayuda a que el organismo se deshaga de estos agentes, o bien por la orina o a través del sudor.

Beneficios del consumo de clorofila.

Descubre: 3 formas de preparar licuados veganos

¿Cuáles son las mejores fuentes de clorofila?

  • Apio.
  • Acelgas.
  • Puerro.
  • Perejil.
  • Brócoli.
  • Espinacas.
  • Espárragos.
  • Pimientos.
  • Alga Chlorella.
  • Aceitunas verdes.
  • Vegetales marinos.
  • Coles de Bruselas.
  • Guisantes verdes.

Otros beneficios para nuestra salud

Como consecuencia de los beneficios mencionados, que podrían resumirse en un mejor funcionamiento del organismo, en líneas generales, el consumo de clorofila también ayuda a estar más activos. Y es que, al estar sanos, tendremos energía y fuerzas para realizar todas las actividades que deseemos. 

En vista de que es especialmente útil para realizar una buena digestión y limpiar el tracto digestivo, así como cuidar la salud gastrointestinal, la clorofila también ayuda a tener un mejor olor corporal y a eliminar el mal aliento. 

Contraindicaciones

Antes de consumir suplementos de clorofila líquida, es importante consultar con el médico acerca de ello, a fin de evitar efectos contraproducentes. Y es que, a pesar de que la clorofila siempre es saludable, y que no suele tener efectos secundarios graves, todos los excesos son malos. Por ejemplo, su consumo excesivo podría ocasionar diarrea, dolor abdominal, entre otras molestias.