Coaching deportivo, ¿qué es y qué beneficios tiene?

Gracias al coaching deportivo podremos sacar el máximo partido a cada entrenamiento y dar lo mejor de nosotros mismos y ser conscientes de nuestras capacidades

En los últimos años, el coaching se ha convertido en algo muy conocido. Han salido múltiples formaciones sobre coaching deportivo, personal, empresarial, etc., que permiten a personas de toda variedad de estudios dedicarse a ser coaches profesionales.

Sin embargo, la pregunta es: ¿qué es el coaching? El coaching no es más que disponer de las herramientas necesarias para permitirle a otras personas sacar todo su potencial. Mediante el aprendizaje, la eliminación de creencias y el autodescubrimiento.

Lee: 3 ejercicios de coaching que te ayudarán a construir tu vida

En este artículo hablaremos del coaching deportivo, un tipo de coaching que intenta exprimir al máximo el potencial de cada persona para dar todo lo que pueda en cada entrenamiento.

Así podremos darnos cuenta de todo lo que podemos lograr.

El coaching deportivo no sabe de “no puedo”

Coaching en la playa

El coaching deportivo no sabe lo que es un “no puedo”, “soy incapaz” e incluso un “no puedo dar más de mí”. En ocasiones, los entrenamientos pueden ser difíciles y duros independientemente de si nos dedicamos a patinaje artístico, fútbol o natación, entre otros.

El agotamiento puede hacernos sentir débiles, que hemos llegado al límite de nuestras fuerzas, cuando en realidad tenemos mucho más para dar. Si todavía no nos hemos caído del cansancio, es que aún podemos dar más.

El coaching deportivo nos ayuda a conocernos mejor para saber si lo que sentimos es realmente cansancio o eso es lo que queremos creer. ¿De verdad no puedo dar más? ¿Es este mi límite?

La mente puede ser nuestro mayor aliado o nuestro peor enemigo. En ella se instalan creencias limitantes que pueden provocar que nuestro entrenamiento no sea todo lo fructífero que podría ser. Por eso, un buen coach deportivo es muy necesario.

Descubre: La peor tormenta es la que se forma en nuestra mente

A continuación, vamos a ver un vídeo en el que podremos ver el coaching deportivo en toda su esencia y cómo derriba cualquier creencia limitante que pueda estar frenando nuestro potencial.

Permite a los jugadores gestionar mejor sus emociones

La gestión emocional es algo sumamente importante a lo que le brindamos escasa atención. Quizás, porque nunca hemos recibido una formación al respecto.

Por eso, en el caso de realizar algún deporte, el coaching deportivo nos brindará estos conocimientos.

Cuando nos conocemos a nosotros mismos y ponemos en duda determinadas creencias limitantes, entonces empezamos a mirar hacia nuestras emociones, a saber qué sentimos y qué quieren decirnos.

Por ejemplo, imaginemos que, como en el vídeo que ya hemos visto, nos sentimos cansados, que no podemos más. Todas las creencias que tenemos nos están haciendo pensar que no podemos dar un paso más.

Sin embargo, nuestro cuerpo continúa respondiendo. Si nos vendan los ojos y conectamos con nuestras emociones, sabremos gestionarlas mucho mejor, sabremos identificar la frustración, rabia, cansancio, temor y convertirlos en combustible para continuar adelante.

Lee: Sigue caminando pase lo que pase

Además, para gestionar las emociones hay que cultivar la atención plena. Mantenerse atentos en el aquí y el ahora, algo que favorece a la concentración y nos ayuda a aumentar nuestro rendimiento en el deporte.

El coaching deportivo ayuda a mantener la motivación

Motivador deportivo

La competitividad, la frustración, el esfuerzo, el cansancio… Todo esto puede convertirse en un rival para mantener nuestra motivación. Sin embargo, el coaching deportivo se encarga de que esta no decaiga.

La manera en la que hace esto es dotándonos de las herramientas de las que hemos hablado previamente. Gracias a ellas, seremos conscientes de lo que somos capaces de lograr y de que los límites solo están en nuestra mente.

Si volvemos al vídeo expuesto más arriba, nos habremos dado cuenta de cómo los miembros del equipo, al ser conscientes de lo que podían lograr viendo a su compañero, se motivaron de una manera excepcional.

A partir de ese momento se esforzarían al máximo, darían lo mejor de sí mismos y se sentirían muy motivados para mejorar cada día. Porque solo se necesita un momento y una situación, para que un buen coach deportivo despierte la motivación en todo un equipo.

Antes de irte no te pierdas: El deporte en familia y sus grandes beneficios

El coaching deportivo es muy necesario para que los ánimos no decaigan, para que los jugadores aprendan más de sí mismos a nivel personal y emocional y para que el equipo se sienta unido y consciente del objetivo que quiere lograr.