El cocinado atractivo de las verduras en la dieta

La combinación de diferentes tipos de verduras y el tipo de cocinado será determinante para empezar a verlas con otros ojos y poder consumirlas con más frecuencia

La berenjena, el brócoli, la calabaza, los espárragos y las espinacas son alimentos beneficiosos para el organismo. El problema es que no siempre se incluyen en la dieta cotidiana.

El desconocimiento de técnicas que favorezcan el cocinado atractivo de las verduras lleva a muchas personas a prescindir de estos alimentos y de las fibras, minerales, antioxidantes y nutrientes que aportan.

El consumo habitual de verduras ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer.

Además, acelera la cicatrización, evita el envejecimiento prematuro, protege la salud ocular, contribuye con el buen funcionamiento del sistema nervioso y garantiza una adecuada hidratación. ­

Su bajo índice de calorías es otra razón de peso para considerar su ingesta frecuente. Sin embargo, es precisamente esa falta de grasa o de sabor, lo que convierte a las verduras en productos poco apetecibles.

Especialmente se trata de ofrecer algo interesante para los niños. La buena noticia es que existen cientos de consejos para conseguir que tengan un delicioso sabor.

Trucos para lograr un cocinado atractivo de las verduras

Por qué comer más verduras

Son sanas, nutritivas y, por lo general, se consiguen en oferta en los supermercados.

Quienes sientan desagrado por su olor, consistencia o gusto, pueden optar por muchas formas de elaborar un cocinado atractivo de las verduras. Estas son algunas de ellas:

  • Mezclar. Un plato solo con una variedad de verduras difícilmente resultará llamativo, a menos que se combinen de distintos tipos o tonalidades.
  • Variar. Elegir siempre la misma verdura es una mala opción, incluso en cremas. El comensal terminará por aburrirse y repudiarla.

Para conquistar poco a poco al paladar hay que alternar las frescas con las congeladas o en conserva.

  • Acompañar. Ingerir solo verduras no es agradable para quienes no están acostumbrados.

 Si se sirven con otros alimentos entrarán mejor a la vista y se comerán con más satisfacción. Hasta un simple aderezo puede marcar la diferencia.

  • Innovar. Algo fundamental en la cocina es la creatividad, más aún cuando se trata de verduras.+

Si se elaboran siempre de la misma manera, posiblemente no serán toleradas. Hay que cambiar. Con ellas se pueden preparar purés, pasteles, postres e infinidad de platos.

La cocción y el aderezo influyen en su sabor

cocinar rápido

Dulces o amargas. A decir verdad, las verduras, por sí solas, no son muy exquisitas.

Ingredientes como la sal, el limón, el aceite de oliva, el comino, el perejil, las hierbas, la miel o la pimienta serán útiles a la hora de querer darles un toque diferente y seductor.

Elegir la técnica correcta es vital para un cocinado atractivo de las verduras.

  • Si se van a llevar al horno, es importante considerar que no todas requieren el mismo tiempo de cocción, por lo que se debe tener especial cuidado con las mezclas.
  • Cortarlas del mismo tamaño ayudará a que se cuezan uniformemente.

Deliciosas formas de incorporar las verduras a la dieta

Conoce algunos trucos para darle sabor a los vegetales

  • No es lo mismo probar una acelga al vapor que degustarla en forma de croqueta. Tampoco sabrá igual una simple crema de zanahorias, que una que contenga jamón y queso parmesano.

Los empanados gustan a casi todo el mundo. De allí que valga la pena probar unas albóndigas de brócoli o una tempura de calabaza.

  • Los amantes de las pizzas pueden añadir a la base patata, boniato o coliflor, incluso agregar a las salsas rúcula, berenjena, alcachofa o espinacas. Además de suculentas, lucirán muy coloridas.
  • Una mayonesa de zanahoria será estupenda para una hamburguesa o una pasta. Lo mismo ocurre con un pesto de espinacas y avellanas o un aderezo de yogur y pepino.
  • Los espaguetis son un clásico y del gusto de muchas personas. ¿Por qué no hacerlos con remolacha, calabacín o espinacas, con un poco de bechamel y queso gratinado?
  • Los panecillos, los brownies, las tartas y hasta los bombones admiten la incorporación de verduras como la remolacha, el calabacín y la zanahoria.
  • Los jugos de verduras también hay que tenerlos en cuenta. Una zanahoria en un zumo de mandarina resulta todo un deleite, sobre todo en épocas de calor.

Recetas hay muchas, pero con esta se puede comenzar a darle una apariencia distinta a las verduras:

¿No lo sabías? Frutas y verduras que tomar en otoño

Chips con un toque de cebolla

Cebolla

Ingredientes

  • Vegetales a nuestra elección (boniato, zanahoria, calabacín)
  • 3 cucharadas de leche en polvo (30 g)
  • 1 cucharada de queso curado rallado (15 g)
  • 2 cucharaditas de cebolla en polvo (10 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)
  • 1 cucharada de jugo de limón (10 ml)
  • 5 ramitas de cebollino

Preparación

  • Lava bien las verduras, conservando la piel. Coloca sobre papel absorbente para que suelten todo el líquido.
  • Vierte la leche, el queso, la cebolla, el zumo de limón y el aceite de oliva en un bol y mezcla bien.
  • Corta las verduras en lonchas de unos 2 mm, intentando que queden todas iguales. Seca sobre papel absorbente.
  • Reboza en la mezcla, colócalas en un plato sobre papel de horno y caliéntalas en el microondas por 4 minutos a 800 W.
  • Saca, voltea y cocina durante 2 minutos más. Las patatas y el boniato pueden tardar un poco más. Cuanto más crujientes estén, mucho mejor.
  • Una vez cocinadas, espolvorea el cebollino.

Es una receta válida para dietas con fines de pérdida de peso.

Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar