Cocinar en pareja: ¿cuáles son sus beneficios?

Elena Martínez Blasco · 17 marzo, 2019
Compartir tiempo juntos es algo indispensable para fomentar los lazos de la pareja. Practicar hobbies como la cocina puede ser una excelente opción para uniros y enseñar valores a los más pequeños.

En la actualidad alimentarse no solo es una necesidad para nuestro organismo, sino que se ha convertido en un placer. Cocinar en pareja puede ser una actividad con múltiples beneficios que, en definitiva, nos unirá más. A través de la cocina podemos darle rienda suelta a nuestra imaginación y creatividad.

Desde preparar una romántica velada a emprender nuestro propio negocio en pareja. Conoce en este artículo los beneficios de cocinar en pareja, algunas ideas que quizá nunca habías pensado.

Beneficios de cocinar en pareja

¿Te gusta cocinar? Pues descubre a continuación los beneficios de cocinar en pareja:

Pasar más tiempo juntos

Sin duda, uno de los problemas de muchas parejas en esta sociedad tan competitiva y capitalista es tener tiempo para compartir en pareja. Debido a los horarios laborales, compromisos y asuntos que se deben atender en el día a día, muchas parejas apenas se ven llegada la noche.

Por este motivo, os proponemos que en las horas de energía que aún os queden, cocinéis algo juntos, en vez de sentarse a ver la tele y pedir una pizza. A pesar de que esto último puede ser una opción muy cómoda de vez en cuando.

La actividad de cocinar os dará momentos para dialogar, para contaros el día y sobretodo para crear algo rico que podréis disfrutar también juntos. Aprovechad cada momento libre, y si cocinar se convierte en una excusa para pasar más tiempo unidos, pues fantástico.

Comer más comida casera y menos precocinada

Pareja cocinando
Además de fomentar los lazos, cocinando juntos hará que os esforcéis por consumir alimentos más sanos y elaboraciones caseras.

Por otro lado, si tomamos el buen hábito de cocinar en pareja, sin quererlo, estaremos promoviendo la comida casera. Tendremos la garantía de poder consumir alimentos frescos y de calidad. Así nuestra salud se reforzará con todos los nutrientes que necesitamos.

No son necesarias grandes elaboraciones en la cocina para comer sano y rico. Si evitamos los alimentos precocinados y la comida chatarra, podremos incluso recuperar recetas antiguas de nuestra familia. O ir más allá y empezar, entre los dos, a desarrollar nuestra imaginación e ideas más arriesgadas.

Lee también 11 cosas que harán tu vida en la cocina más sencilla

Potenciar la creatividad de cada uno y entre los dos

La creatividad no es un campo exclusivo de las artes plásticas. En la cocina tenemos todo un universo infinito de posibilidades gastronómicas.

Existen muchos tipos de culturas culinarias donde podremos investigar y adaptar a nuestros gustos. Incluso crear una sana rivalidad donde la competencia por sorprender al otro con nuevos sabores nos lleve a superarnos.

Complacer y sorprender a nuestra pareja cocinando es todo un detalle que se valora y se disfruta mucho. De esta forma, también podemos repartir mejor las tareas y obligaciones de la casa. Nunca es tarde para ponerse manos a la masa y dar lo mejor de nosotros mismos.

La mejor forma de educar es con el ejemplo

Familia comiendo
Cocinar de forma conjunta transmite valores positivos a nuestros hijos.

Si tenemos hijos sabremos que son como esponjas que absorben todos nuestros hábitos, costumbres e incluso forma de hablar. Por este motivo, es interesante que sea algo cotidiano y normal vernos cocinar a los dos, incluso juntos. Así les transmitimos, que deben aprender a ser autosuficientes también en este campo.

Cocinar conlleva su esfuerzo y dedicación diaria. Si les asignamos alguna tarea en la cocina, serán personas más comprometidas con las obligaciones de vuestra familia. También se fomenta el valor de la responsabilidad y la constancia, puesto que es una actividad diaria imprescindible.

Lee también 7 consejos para educar a tus hijos

Desconectar de otras actividades

Cocinar en pareja puede ayudarnos a desconectar de otras obligaciones o preocupaciones. Pasar ese tiempo juntos en la cocina crea lazos, complicidades, genera nuevas historias entre vosotros y os ayuda a relajar la mente de tanto estrés laboral.

Además, si cocinamos por la noche, nos sirve para desconectar antes de ir a dormir del abuso que solemos hacer de las tecnologías (televisión, ordenador, redes sociales, etc). Una buena manera, también, de combatir el insomnio.

En síntesis, estos son algunos de los beneficios que podemos obtener al ponernos a cocinar en pareja. Este buen hábito nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos y con nuestra pareja. Y, por lo tanto, repercutirá también en toda la familia de manera positiva y constructiva.

  • Bove, C. F., & Sobal, J. (2006). Foodwork in Newly Married Couples. Food, Culture & Society. https://doi.org/10.2752/155280106778055118
  • Chonody, J. M., & Gabb, J. (2018). Understanding the Role of Relationship Maintenance in Enduring Couple Partnerships in Later Adulthood. Marriage and Family Review. https://doi.org/10.1080/01494929.2018.1458010
  • Kosta, R. (2013). Cookbooks, High-tech Kitchens, and Gender Culture: Addressing the Sugar and Spice in Contemporary Couple Relations. M/C Journal.