¿Cómo cocinar una pasta más cremosa sin crema ni queso?

19 octubre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Grecia Morillo
Además de la cremosidad, a la hora de cocinar la pasta es fundamental conocer el punto de cocción más adecuado, que siempre debe ser “al dente”.

Puede que te resulte complicado cocinar una pasta cremosa sin contar con una buena cantidad de crema entre los ingredientes. Para tener los resultados que estás buscando en este tipo de recetas, hace falta añadirle el sabor de otros elementos que sustituirán el contraste excepcional del queso y la crema.

De todos modos, no pienses que esta sustitución de ingredientes implica sacrificar sabor. Los nuevos elementos dejarán un gusto similar a la preparación «clásica». Por lo tanto, ninguno de tus comensales podrá sospechar de la carencia de estos dos ingredientes.

Como la pasta suele ser uno de los alimentos que todo el mundo escoge en algún momento determinado, siempre es útil contar con más recursos para prepararla. Dado que su popularidad no solo se debe a su grato sabor, sino también a la textura que un buen cocinero sabe conseguirle en el punto exacto de cocción, puede que te sirva la información que aquí presentamos.

¿Cómo puedo saber el punto perfecto de una buena pasta?

Cómo puedo saber el punto perfecto de una buena pasta

¡Al dente! Esa es la definición de una pasta que se encuentra en su mejor punto, ni cruda ni muy cocida. Pero, ¿y si aparte de esta textura le añades una salsa cremosa que conquiste a los paladares más exigentes?

Sin duda alguna, se trataría de la redimensión de una receta innovadora, pues es la creación de una salsa para una pasta más cremosa —aunque sin crema— y con sabor similar al queso, sin que lo incluya como parte de sus ingredientes.

Utiliza cada uno de los ingredientes que te mostramos a continuación y haz que esta sea una pasta más cremosa de la que estás acostumbrado a probar. Si lo logras, se convertirá en una de las mejores recetas de tu enorme lista de preferencias.

Este platillo es el ideal para los días en los que necesites celebrar con un sabor fascinante y, sobre todo, diferente. Tendrás todo listo para sorprender a tus invitados con la buena sazón de tus manos y un platillo que despertará nuevas sensaciones.

Te puede interesar: Recetas con espinacas que debes incluir en tu dieta

¿Qué ingredientes se necesitan?

Para la salsa

  • 2 tazas de yogur natural sin sabor (400 gr).
  • ½ taza de setas o champiñones (125 gr).
  • 1 rama de perejil.
  • 1 cebolla redonda.
  • 4 dientes de ajo.
  • ¼ de taza de salsa de soja (62 ml).
  • 1 chorro de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta (al gusto).

Para la pasta

  • 1 bolsa de pasta de la marca de tu preferencia (500 gr)
  • 1 pizca de sal

Preparación para una pasta más cremosa

Pasta

  • En una tabla de cortar vegetales, deja lista la cebolla y los dientes de ajos cortados en pequeños cuadros.
  • En una cazuela mediana, a fuego lento, vierte la medida de aceite de oliva y deja que se caliente alrededor de un minuto.
  • Coloca la cebolla y los ajos que habías cortados en la cazuela, y sofríe.
  • Cuando los vegetales hayan adoptado un tono transparente, continúa la preparación. Agrega las setas o en su defecto, los champiñones.
  • En el mismo momento, añade la medida de la salsa de soja y procede a tapar la cazuela mientras todo se cocina lentamente.
Cuarto paso

  • Cuando ya los vegetales y las setas o champiñones se hayan cocido lo suficiente, sube el fuego. De esta manera, podrás ir mermando el agua destilada por los hongos.

Lee también: 4 salsas saludables, nutritivas y medicinales para tus recetas de siempre

  • Agrega el yogur a la mezcla anterior, con cuidado de no dejar de remover, nuevamente a fuego lento. Así, evitarás que se corte y se pierda la cremosidad.
  • Cuando toda la mezcla esté bien caliente, pero sin dejarla absorber demasiado, finaliza con el toque especial de la salsa, añadiendo la rama de perejil picada en trozos muy pequeños.

Cocción de la pasta y toque final

  • En una olla grande, cocina la pasta agregando al agua la medida de sal.
  • Una vez que la pasta esté al dente, retírala para escurrirla.
  • Mézclala con la salsa cremosa a base de vegetales y hongos y prepárate para sentir una textura y un sabor que enamorará a tu paladar en pocos instantes.

Como ves, se trata de una receta por demás sencilla. Tan solo es cuestión de sustituir algunos ingredientes y cambiar levemente la forma de preparar, pero sin nada de otro mundo. ¿Por qué no reemplazar tus salsas de siempre por esta opción más cremosa y con mejor textura?