Un cóctel vitamínico para tratar la sepsis

La sepsis es una enfermedad grave que arrebata muchas vidas. Hoy vamos a descubrir cómo un tratamiento experimental arroja algo de esperanza para quienes sufren esta enfermedad.

La sepsis es una enfermedad grave que, en el hospital Eastern Virginia Medical School, supone una de las principales causas de muerte. No obstante, fue en este lugar en el que se descubrió un cóctel vitamínico para tratar la sepsis que sorprendió a toda la comunidad médica.

Cuando existe una infección bacteriana, el cuerpo de algunas personas reacciona de una manera angustiosa: se produce una inflamación generalizada, se forman coágulos de sangre y se reduce de manera importante el flujo sanguíneo. En los casos más graves, los órganos empiezan a fallar.

La sepsis puede presentarla cualquier persona, aunque su riesgo aumenta en bebés e individuos con sistemas inmunitarios debilitados o que presentan alguna enfermedad crónica.

Un cóctel vitamínico para tratar la sepsis repleto de esperanza

Cuando Paul Marik descubrió un cóctel vitamínimo para tratar la sepsis, todas las miradas se dirigieron hacia él. Este jefe de medicina pulmonar y cuidados críticos que trabaja en la Eastern Virginia Medical School informó a la comunidad médica el año pasado, 2017, de su gran hallazgo.

Cóctel vitamínico para tratar la sepsis

Por Paul Marik pasaron decenas de personas con sepsis cuya esperanza de sobrevivir era muy reducida. Abrumado por esta situación que le provocaba gran impotencia, decidió probar algo nuevo. Una combinación vitamínica que contenía los siguientes elementos:

  • Vitamina C: utilizada para sanar heridas y formar una proteína que se utiliza para producir piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos.
  • Tiamina: conocida como vitamina B1, suministra energía al cerebro y al sistema nervioso. Además, ayuda al crecimiento, desarrollo y funcionamiento de las células del organismo.
  • Hidrocortisona: es un esteroide que se encarga de activar las sustancias naturales de la piel para reducir la hinchazón, el enrojecimiento y la picazón. Usado para tratar la sepsis, mejora la hemodinámica.

Como podemos observar, el cóctel vitamínico para tratar la sepsis creado por Paul Marik es muy sencillo y no requiere de muchos elementos. No obstante, veamos cuál fue el resultado de dárselo a pacientes con sepsis.

Lee también: Aportes de las vitaminas en las dietas

Los resultados de este cóctel vitamínico

Paul Marik estudió los resultados de este cóctel vitamínico en 47 pacientes. Comprobó que, mediante los métodos tradicionales, de 47 pacientes 19 no lograban sobrevivir a la sepsis. No obstante, los resultados que logró con su cóctel vitamínico fueron reveladores.

Vitamina B1.

Paul Marik probó con 47 pacientes su tratamiento experimental. El resultado fue que de todos ellos, tan solo cuatro personas no consiguieron sobrevivir. Comparado con el procedimiento tradicional, la tasa de mortandad se ve reducida de manera drástica.

Es cierto que los resultados de Paul Marik se basan en una muestra muy pequeña. Por eso, los investigadores del hospital se están preparando para probar la eficacia de este cóctel vitamínico para tratar la sepsis en ensayos que tengan una mayor relevancia.

La posibilidad de brindar un tratamiento más efectivo como es el cóctel vitamínico de Paul Marik no es una idea descabellada. Esta combinación de elementos podría hacer que los pronósticos fueran más alentadores.

La septicemia provoca un aumento en el consumo de tiamina y vitamina C, algo que se resolvería gracias al cóctel vitamínico. La hidrocortisona mejoraría la hemodinámica, reduciendo así el número de órganos vitales afectados por la sepsis.

Ver también: Los riesgos de la falta de vitaminas

La septicemia y su pronóstico

Normalmente, la sepsis se trata con antibióticos. No obstante, el hecho de que estos tengan éxito se basa en la rapidez con la que se reconozca la enfermedad y empiece a tratarse. Pues la sepsis evoluciona de manera muy rápida y, en poco tiempo, alcanza los órganos vitales. Por eso, los pronósticos no suelen ser muy alentadores.

Tal vez, la combinación de Paul Marik salve muchas más vidas y se convierta en una nueva forma de combatir la sepsis, mucho más eficaz y sencilla al mismo tiempo. Como bien decía Jonathan Sevransky, un médico de cuidado intensivos de la Universidad de Emory en Atlanta:

“Si crees que algo funciona, tiene sentido que un médico intente algo y cambie su propia práctica”.

Es positivo que los médicos prueben nuevas formas de tratamiento en enfermedades como la sepsis que arrebata muchas vidas. Muchas veces, algo tan simple como unas vitaminas y un esteroide puede suponer una diferencia bastante acusada con respecto a los tratamientos tradicionales.

¿Qué piensas sobre este cóctel vitamínico para tratar la sepsis? ¿Consideras que es positivo que los médicos intenten algo nuevo? Aún tendremos que esperar algunos años para saber qué muestran las futuras investigaciones que se puedan realizar sobre este tratamiento experimental.