¿Qué es la colecistitis?

La colecistitis generalmente es consecuencia de la obstrucción del conducto biliar por la presencia de cálculos. Si el órgano estalla puede ponerse en riesgo la vida del paciente.

La colecistitis es la inflamación de la vesícula biliar, ese pequeño órgano en forma de pera que se encuentra ubicado en la zona derecha del abdomen, debajo del hígado. La inflamación de la vesícula es consecuencia de la formación de cálculos biliares que, a su vez, producen una obstrucción del conducto cístico. En ciertos casos, se produce por una inflamación crónica de la vesícula que puede desencadenar un proceso infeccioso.

La obstrucción del conducto cístico produce una acumulación excesiva de bilis que, al inflamar la vesícula, desencadena fuertes dolores abdominales. Su tratamiento es de vital importancia, debido a que se pueden desarrollar complicaciones graves como la rotura de la vesícula que, en muchos casos, pone en riesgo la vida del paciente.

Tipos de colecistitis

Tipos de colecistitis

En función de la gravedad de los síntomas y su duración, la colecistitis se clasifica en:

  • Colecistitis aguda. Es una inflamación repentina de la vesícula biliar que causa un fuerte dolor en la parte superior del abdomen. Algunas veces, el malestar se extiende hasta los omóplatos.
  • Colecistitis crónica. Se refiere a la inflamación de la vesícula biliar que persiste por un largo periodo de tiempo debido a episodios recurrentes de colecistitis aguda. Puede agravarse hasta tal punto que el órgano pierde su capacidad para funcionar adecuadamente.

Ver también: Cómo cuidar la vesícula con remedios naturales

Causas de la colecistitis

shutterstock_589456376

La inflamación de la vesícula biliar suele producirse por la acumulación de bilis, debido a una obstrucción del conducto por el cual se libera. Sus causas principales son:

  • Cálculos biliares. Los cálculos biliares son piedras duras que obstruyen el conducto cístico, impidiendo que la bilis salga de la vesícula, lo que desencadena un proceso inflamatorio en el órgano.
  • Tumor. Cuando se forma un tumor también se puede producir una interferencia en el flujo de la bilis que libera la vesícula. Al acumularse en su interior, puede provocar colecistitis.
  • Obstrucción de las vías biliares. Una deformación de las vías biliares, o bien, la formación de cicatrices en esta, puede conducir a obstrucciones.
  • Infecciones. El SIDA y otras enfermedades infecciosas pueden causar inflamación de la vesícula.
  • Problemas en los vasos sanguíneos. Algunas enfermedades crónicas producen daños en los vasos sanguíneos y, al reducirse el flujo de sangre hacia la vesícula, esta tiende a inflamarse.

Síntomas de la colecistitis

Síntomas de la colecistitis

A menudo, los síntomas de la colecistitis se manifiestan después de comer, en especial si las comidas fueron copiosas o ricas en grasa. Cuando se vuelve un problema crónico, las molestias son más severas y recurrentes. Los síntomas incluyen:

  • Dolor en la parte superior derecha o en el centro del abdomen
  • Dolor que se extiende al hombro derecho o a la espalda
  • Dolor con palpación abdominal
  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre (si hay infección)

Te recomendamos leer: Remedio con puré de calabaza para tratar la inflamación de la vesícula

Diagnóstico

Para diagnosticar colecistitis el médico realiza una evaluación de los síntomas del paciente así como pruebas de diagnóstico por imagen. Las pruebas y procedimientos utilizados pueden incluir:

  • Análisis de sangre
  • Ecografía abdominal
  • Ecografía endoscópica
  • Tomografía computarizada
  • Gammagrafía biliar

Tratamiento de la colecistitis

Algunos medicamentos

La primera medida para tratar a los pacientes con colecistitis, sea aguda o crónica, es la hospitalización. Allí se les administran líquidos y electrolitos por vía intravenosa y no se les permite comer ni beber. Además, se trataran los síntomas con distintos fármacos y procedimientos:

  • Antibióticos por vía intravenosa (en caso de infección)
  • Analgésicos
  • Procedimiento para extraer cálculos: el médico puede realizar un procedimiento llamado colangiopancreatografía retrógrada endoscópica para extraer los cálculos biliares.

Con la oportuna intervención médica, es probable que los síntomas desaparezcan en dos o tres días. Sin embargo, si el problema persiste, la mayoría de pacientes deben ser sometidos a una cirugía de extracción de la vesícula.

Colecistectomía

La cirugía de extracción de la vesícula es una intervención mínimamente invasiva en la que se realizan pequeñas incisiones en el abdomen (colecistectomía laparoscópica). El médico considera este procedimiento si:

  • Se confirma el diagnóstico de colecistitis aguda y el riesgo de la cirugía es pequeño.
  • El paciente es mayor o diabético
  • Sospecha de posibles complicaciones como un absceso, gangrena o perforación de la vesícula.
  • En caso de colecistitis acalculosa.

Un número reducido de pacientes dicen sentir dolor aun cuando ya se les ha extirpado la vesícula biliar. Este fenómeno se conoce entre los médicos como síndrome postcolecistectomía y su causa es desconocida.

Referencias:

  1. Glasgow RE, Mulvihill SJ. Treatment of gallstone disease. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease:Pathophysiology/Diagnosis/Management. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 66.
  2. Jackson P, Evans S. Biliary system. In: Townsend CM, Beauchamp RD, Evers BM, Mattox KL, eds. Sabiston Textbook of Surgery. 19th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap. 55.
  3. Wang DQH, Afdhal NH. Gallstone disease. In: Feldman M, Friedman LS, Brandt LJ, eds. Sleisenger & Fordtran’s Gastrointestinal and Liver Disease:Pathophysiology/Diagnosis/Management. 10th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 65.
Categorías: Enfermedades Etiquetas:
Te puede gustar