El colesterol del marisco

29 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Los ácidos grasos omega 3 son capaces de modular positivamente el perfil lipídico y de reducir el riesgo cardiovascular.

Al igual que otros productos de origen animal, el marisco contiene colesterol en su composición. No obstante, esto no resulta un dato preocupante.

Hasta hace pocos años se limitaba la ingesta de este nutriente en la dieta, pues se creía que este aporte podía modificar los valores séricos de la lipoproteína LDL. Sin embargo, en la actualidad se ha demostrado que esto no es así.

Por este motivo, las guías alimentarias actuales son mucho más permisivas en lo que a alimentos grasos se refiere. A pesar de incitar el consumo de grasas poliinsaturadas, con efectos beneficiosos sobre el perfil lipídico, no son tan restrictivas con los lípidos saturados o con los alimentos ricos en colesterol como tal.

El colesterol y la enfermedad cardiovascular

En la actualidad, se duda de la influencia del colesterol total sobre el riesgo cardiovascular. De hecho, las probabilidades de desarrollar placas de ateroma se vinculan con la oxidación de una pequeña fracción del colesterol LDL, tal y como afirma un artículo publicado en la revista Current Medicinal Chemistry.

Por este motivo, los patrones de alimentación actuales se enfocan en evitar este proceso oxidativo. Para ello, se centran en el consumo de vegetales ricos en fitonutrientes con potencial antioxidante.

No obstante, modular el perfil lipídico puede resultar beneficioso de cara a reducir los marcadores asociados a la salud metabólica. Sin embargo, esto no implica prescindir del colesterol dietético como tal, sino moderar el consumo de ciertos grupos de alimentos.

También te puede interesar: ¿Es mejor comer grasas insaturadas que saturadas o trans?

Evitar las grasas trans para modular el colesterol

A la hora de buscar aumentar el colesterol HDL, al cual se le atribuyen propiedades cardioprotectoras, resulta primordial controlar la ingesta de lípidos de tipo trans en la dieta. De este modo, es necesario disminuir la ingesta de productos procesados, fritos y rebozados.

El hecho de someter aceites vegetales a altas temperaturas promociona la génesis de este tipo de compuestos de carácter inflamatorio, nocivos para la salud. De hecho, su ingesta regular no solo se vincula con un empeoramiento del perfil lipídico, sino con un aumento del riesgo de desarrollar enfermedades complejas; así lo afirma un artículo publicado en la revista Cardiology.

Comer grasas trans

Alimentos que mejoran el perfil lipídico

Del mismo modo que ciertos productos pueden empeorar la salud cardiovascular y el perfil lipídico, existen otros alimentos capaces de mejorar ambos parámetros.

Un ejemplo de ellos son los ácidos grasos omega 3, encargados de reducir la inflamación sistémica. Esta clase de nutrientes se encuentran sobre todo en los pescados azules y en los frutos secos. Se recomienda que su ingesta sea regular para gozar de un buen estado de salud.

Además, como hemos comentado con anterioridad, resulta fundamental el consumo regular de alimentos ricos en antioxidantes. Estas sustancias son las encargadas de impedir la oxidación de la lipoproteína LDL, lo cual sí que puede repercutir de forma positiva en la salud. Sobre todo los frutos rojos y del bosque, como los arándanos, son ricos en esta clase de nutrientes.

Pescado azul dos veces por semana para las personas mayores

Para saber más: Pescados ricos en omega 3 que debes incorporar en tu dieta

No te preocupes tanto por el colesterol de la dieta

El colesterol dietético no es tan preocupante a la hora de buscar una reducción del riesgo cardiovascular; tampoco si el objetivo es modular el perfil lipídico. Por este motivo, tanto los huevos como los mariscos son alimentos que se permiten en el marco de una dieta saludable.

Si existe propensión al desarrollo de patologías relacionadas con el ácido úrico, sí es necesario tener cuidado con los mariscos.

En condiciones normales, los productos del mar se categorizan como saludables y como una fuente de proteínas de alta calidad. Esta característica los convierte en necesarios tanto para personas sedentarias como para deportistas.

Dieta saludable para mejorar el perfil lipídico

Si bien es cierto que todavía se duda de la importancia del colesterol a la hora de establecer el riesgo de enfermedad cardiovascular, es necesario mejorar el perfil lipídico dentro de lo posible. Para ello, hay que garantizar el aporte de alimentos ricos en antioxidantes, así como de aquellos productos con carácter inflamatorio.

Resulta una buena opción reducir o restringir la ingesta de productos procesados. En cuanto a los alimentos frescos, estos deben de ser los protagonistas indiscutibles de la dieta. Los mariscos, junto con otros productos del reino animal, puede formar parte de la dieta habitual, ya que se catalogan como saludables. Su contenido en colesterol no modificará negativamente el riesgo cardiovascular.

  • John Kattoor A., Kanuri SH., Mehta JL., Role of ox LDL LOX1 in atherogenesis. Curr Med Chem, 2019. 26 (9): 1693-1700.
  • Wilczek MM., Olszewski R., Krupienicz A., Trans fatty acids and cardiovascular disease: urgent need for legislation. Cardiology, 2017. 138 (4): 254-258.
  • Cachofeiro, V. (2009). Alteraciones del colesterol y enfermedad cardiovascular. Lopez Farré A., Macaya Miguel C. et al Libro de la salud cardiovascular. 1ª ed. Bilbao: Fundación BBVA, 131-139.