¿Qué indican los cólicos durante el embarazo?

Los cólicos constituyen un malestar muy común durante embarazo; sin embargo, muchas veces vienen acompañados de determinados síntomas que deben llevar a la mujer a tomar precauciones. Acudir al médico a tiempo es fundamental.

Es normal que las mujeres sientan cólicos durante el embarazo. Sí, esos dolores molestos en el vientre y el abdomen forman parte de lo significa estar embarazada. También, es normal que las embarazadas se preocupen demás por estos, sobre todo las primerizas. Pero, tranquila, los cólicos son parte del proceso que vive tu cuerpo.

Ahora bien, los cólicos también pueden indicar que algo delicado está pasando. Si dejan de ser una molestia para convertirse en un dolor fuerte acompañado de otros síntomas, es fundamental avisar o incluso acudir al médico para resguardar la salud de la madre y la del bebé.

Sin embargo, no hay que preocuparse por adelantado. Para saber qué indican los cólicos durante el embarazo es importante comprender cómo tu cuerpo se adapta a la maravilla de crear una nueva vida.

Cólicos en el primer trimestre

Cólicos en el primer trimestre

Son muy comunes y pueden ser intensos. Se producen porque el útero se prepara para el desarrollo del embrión que se ha implantado. Se parecen a los dolores menstruales, e incluso puede haber un ligero sangrado, lo que puede confundir a la mujer en cuanto a si está o no embarazada.

Los cólicos del primer trimestre aparecen desde las primeras semanas y acompañan a la mayoría de las embarazadas.

¿Cuándo hay que avisar al médico?

Cuando los cólicos van a acompañados de:

  • Pérdida de pequeñas cantidades de sangre o hemorragia.
  • Secreción o flujo vaginal inusual.
  • Escalofríos o fiebre.
  • Mareos.
  • Dolor o molestia al orinar.
  • Náuseas y vómitos.

Visita este artículo: 6 remedios naturales contra las náuseas

Cólicos en el segundo trimestre

Cólicos en el segundo trimestre

Son conocidos como el dolor de los ligamentos redondos, tejidos que sostienen al útero y se estiran para albergar al feto en desarrollo. Es un dolor agudo que se presenta de un lado o a ambos lados del abdomen.

Puede ser una punzada corta que se produce cuando cambias de posición repentinamente o un dolor más prolongado después de un día agitado. También, la puedes sentir al toser o mientras das vueltas en la cama.

¿Cuándo hay que avisar al médico?

  • Si después de descansar, no cede el dolor sino que se vuelve más severo.
  • Si hay sangrado abundante, puede ser la señal de un aborto espontáneo (si es antes de la semana 20) o un parto prematuro (si es antes de la semana 37).

Cólicos en el tercer trimestre

Cólicos en el tercer trimestre

El cuerpo comienza a prepararse para el momento del parto y esto genera dolores y contracciones. A partir de la semana 20 del embarazo, aparecen las llamadas contracciones de Braxton-Hicks. Antes de la semana 37, estas contracciones son irregulares, poco frecuentes y sin dolor.

Después de la semana 37, se intensifican y es una señal de que viene el momento del alumbramiento.

¿Cuándo hay que avisar al médico?

  • Las contracciones están acompañadas de dolor en la parte baja de la espalda.
  • Hay más de seis contracciones por hora (incluso si son indoloras).
  • Las contracciones son a intervalos regulares.
  • Hay flujo o sangrado vaginal abundante.

¿Quieres conocer más? Lee: Riesgos en el embarazo a los cuarenta

Cólicos por razones digestivas

Cólicos por razones digestivas

Las hormonas y la presión que el útero en crecimiento ejerce sobre el estómago y los intestinos hacen más lenta la digestión. Por ello, es normal que la mujer embarazada presente gases, hinchazón o estreñimiento, y que esto genere cólicos.

Para evitar este tipo de cólicos durante el embarazo hay que cuidar la alimentación. En este sentido, te dejamos las siguientes recomendaciones:

  • Alimentos como la col, el repollo y los frijoles son conocidos por producir gases. No tienes que eliminarlos de la dieta, pero sí limitar su consumo.
  • Las bebidas o alimentos con edulcorantes artificiales pueden causar gases e incluso diarrea, por lo cual no son recomendables para mujeres embarazadas.
  • Si sufres de intolerancia a la lactosa, durante el embarazo será más difícil digerir los productos lácteos.
  • Es recomendable comer frutas y verduras cocidas, tomar suficiente agua y tener una rutina suave de ejercicios.
  • Limita el consumo de carbohidratos y grasas.
  • Come despacio y mastica bien para que facilites la digestión.
  • Se regular en las horas de las comidas, incluso, es preferible hacer varias comidas pequeñas al día.

¿Qué hacer ante los cólicos durante el embarazo?

  • Descansa, siéntate y eleva las piernas.
  • Relájate, baja el ritmo y no pienses en el dolor. Muchas veces la tensión y el nerviosismo aumentan la sensación de dolor.
  • Cuida la postura y evita los cambios bruscos de posición.
  • El dolor se alivia si te doblas hacia el lado donde lo sientes.
  • Consulta con tu médico si puedes tomar infusiones para aliviar los cólicos durante el embarazo. 
  • Masajea suavemente la zona afectada con la puntas de los dedos. También, puedes calentar la zona con una bolsa de agua tibia o tomar un baño.
  • Caminar es muy bueno para combatir el estreñimiento y preparar el cuerpo para el parto.
  • Usa una faja de maternidad. Ayudan a sostener los ligamentos redondos, lo cual para muchas embarazadas representa el alivio que necesitan.

Recuerda

Los cólicos durante el embarazo son normales, pero ante un dolor fuerte que no cede acompañado de sangrado abundante y otros síntomas, no dudes en llamar a tu médico.