Colorear dibujos como terapia equilibrante

Entre sus múltiples beneficios, el dibujo nos ayuda a relajarnos tras el estrés de las actividades cotidianas y nos permite reencontrarnos y evadirnos de los problemas y las preocupaciones

Para todos aquellos que creen que colorear dibujos es solamente una cosa de niños, en este artículo les explicamos cuáles son los sorprendentes beneficios de realizar de manera habitual esta divertida y agradable tarea.

Descubre cómo este arte terapéutico puede convertirse en un remedio sorprendente y eficaz para el estrés, la ansiedad o el insomnio, entre otros trastornos.

Colorear dibujos: ¿en qué consiste?

Lapices de colores

Cada vez se está poniendo más de moda la actividad de colorear dibujos, pero dirigida a los adultos.

Los niños lo hacen con espontaneidad a la vez que se divierten, mientras que los adultos todavía no saben o no quieren creer que esto pueda ser una terapia muy sencilla para resolver algunos de los trastornos tan habituales en nuestros días.

A la hora de elegir los colores y pintar los dibujos podemos conocer detalles de nuestro estado interior y, de manera intuitiva, elegir aquellos tonos o formas que necesitamos en ese momento.

En este sentido, la cromoterapia o terapia del uso de los colores juega un papel fundamental.

Además, colorear dibujos requiere paciencia, concentración y perseverancia, lo cual nos da como resultado una pequeña obra de arte que nos traslada a las sensaciones y emociones agradables de la infancia.

Podemos encontrar libros específicos para colorear o bien descargarnos dibujos de todo tipo por internet. También podemos optar por los mandalas.

¿Qué son los mandalas?

Qué son los mandalas (2)

Los mandalas, que en sánscrito significa ‘círculo sagrado’, son unos círculos u otras figuras con todo tipo de formas geométricas que proceden de las culturas hinduista y budista.

Según explica la tradición, estas formas representan el equilibrio del universo y, en ellas, nos reflejamos también nosotros a la hora de elegirlas y pintarlas.

Tanto los mandalas como cualquier tipo de dibujo para colorear nos ayudan a potenciar nuestra creatividad, una capacidad que todos tenemos y que, por desgracia, solemos dejar aparcada con la edad.

Es fundamental realizar actividades creativas de manera habitual para vivir con serenidad y alegría.

Te recomendamos leer: Libros para colorear: arte terapéutico para adultos

Antiestrés

Uno de los grandes males de hoy en día es el estrés, una enfermedad a la que no se le presta la atención necesaria hasta que empezamos a sufrir trastornos de salud más graves o nos vemos incapacitados por una enfermedad aguda.

Nuestro organismo necesita compensar las horas que dedicamos cada día a trabajos que requieren un gran esfuerzo físico o mental, las prisas y los horarios inflexibles y el seguimiento de pautas rígidas.

Por eso, la solución la encontramos en colorear dibujos o mandalas, lo cual nos permite realizar una actividad creativa, sin urgencias y totalmente libre.

Contra la ansiedad

Contra la ansiedad

Según algunas teorías, sufrimos ansiedad después o durante un periodo de tiempo en el que lo que hacemos no es lo que realmente deseamos. Puede estar relacionado con cuestiones laborales o familiares, o bien con anhelos que tenemos bloqueados.

Esto nos provoca una tensión silenciosa que, en cualquier momento, puede convertirse en ansiedad.

Pero la realidad es que todos disfrutamos coloreando, una terapia que de una manera muy simple nos ayuda a reencontrarnos a nosotros mismos.

Adiós insomnio

Para combatir el insomnio, siempre y cuando no se deba a un problema de salud específico, podemos recurrir a la terapia de colorear dibujos usando colores relajantes y equilibrantes como el azul, el verde, el violeta y las combinaciones de todos ellos.

En cambio, debemos evitar los rojos y naranjas, mucho más adecuados para los momentos en que necesitemos energía y vitalidad.

Cada día, un rato de irnos a dormir, podemos elegir un dibujo o mandala y pintarlo con la gama de colores de azules y verdes. De este modo también evitaremos la televisión, el ordenador u otras actividades que nos dificultan el descanso nocturno.

Ver también: Curiosidades para dormir mejor que no te imaginas

Energía y empuje

Si nos encontramos más bien en una etapa de desánimo, nostalgia, depresión, apatía o agotamiento optaremos por los colores energéticos que hemos comentado: rojos, rosas, naranjas y amarillos.

El verde lo podemos usar siempre, en todos los casos, ya que es un color equilibrante.

No obstante, recomendamos siempre dejarnos guiar por la propia intuición y permitirnos la libertad de colorear según nuestras preferencias espontáneas. Esa es la principal ventaja de esta sorprendente y placentera terapia que, una vez probemos, no querremos dejar de hacer.

Te puede gustar