Colostomía, ¿qué es?

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La colostomía es un procedimiento médico inevitable en algunos pacientes. En algunos casos, es la única alternativa para continuar con la vida. En este artículo te contamos en qué consiste esta técnica quirúrgica.

La colostomía es una de las formas que puede tener la técnica de ostomía. Para la medicina, el término «ostomía» define una comunicación entre un órgano interno hueco y el exterior. Las ostomías pueden ser del aparato digestivo o del aparato urinario.

En el caso específico de la colostomía, se trata de una apertura en el abdomen, lo que permite que parte del intestino grueso se comunique con el exterior. Ese punto de contacto se conoce como «estoma».

La colostomía divide a los intestinos artificialmente en dos partes. El tramo que queda ubicado antes del estoma es funcional y mantiene sus actividades relativamente normales. La parte que queda posterior al estoma ya no funciona, puesto que la materia fecal saldrá por la abertura.

Del mismo modo, además de la última porción del intestino grueso, también el recto y el ano dejan de ser funcionales para la materia fecal. Sin embargo, es posible que la mucosa siga produciendo líquidos que se expulsan al exterior.

Como la colostomía se localiza en el intestino grueso, la absorción de nutrientes queda intacta. Recordemos que ese proceso pertenece al intestino delgado, ubicado por encima y no afectado por la técnica. Lo que sí se afecta, entonces, es la producción de materia fecal y su eliminación.

Tipos de colostomía

La técnica quirúrgica que crea la colostomía en un paciente puede encuadrarse en alguno de estos tres tipos:

1. Temporal

Una colostomía temporal, como su nombre lo indica, responde a patologías o intervenciones que se sabe que evolucionan mejor con una parte del intestino grueso en reposo.

Por ejemplo, cuando se realiza una cirugía de intestinos que debe cicatrizar. Entonces, para impedir el paso de materia fecal, se crea un estoma momentáneo que será cerrado posteriormente. Al realizar el cierre, se deja todo el sistema digestivo funcionando con normalidad.

2. Permanente

En este caso, la técnica se realiza con el objetivo de dejar la colostomía para siempre. Puede tratarse de un cáncer de colon, por ejemplo, que diagnosticado en un estadio avanzado no permite otra solución más que la extirpación de un gran tramo de intestino grueso. Cuando se avizora que será irreparable el tránsito, entonces se coloca una colostomía permanente.

3. Transversa

Estas colostomías se llaman así por su ubicación. Tenemos que saber que el intestino grueso tiene tres partes, y una de ellas es el colon transverso, localizado en la parte alta del abdomen.

No es habitual realizar la colostomía en ese tramo, pero puede ser necesario por condiciones anatómicas. En esa ubicación también es posible planificar una técnica temporal o una técnica permanente.

colostomía
Una obstrucción en el intestino grueso es motivo para practicar una colostomía. Además, se hace de forma permanente cuando el cáncer de colon está en un estadio avanzado.

Sigue leyendo: Principales causas del cáncer de colon

Las bolsas de colostomía

La colostomía, entonces, produce la salida de la materia fecal a través del estoma hacia el exterior. Ya no se expulsan las heces de la manera tradicional con su paso por el recto y el ano.

Para recibir la materia fecal, que saldrá involuntariamente, existen las bolsas de colostomía. Estas se fijan al estoma de manera firme y hacen las veces de depósito para lo que el intestino grueso funcional expulsa con regularidad. 

Si bien hay múltiples modelos y diseños de bolsas, todas coinciden en tener dos partes fundamentales: el sistema de adhesión –que fijará el depósito a la piel y al estoma-, y el sistema de recolección –que podrá ser una simple bolsa o un mecanismo con vaciamiento.

Las bolsas recolectoras tienen muchos fabricantes, y de allí también la diferencia de precios. Hay bolsas baratas, caras, con materiales más o menos resistentes, chicas, medianas, grandes, transparentes, de color, con tapa o sin tapa.

Otro punto de diferenciación de las bolsas es el sistema que ofrecen para el vaciado. Aquí corre para la decisión la comodidad del paciente, la disponibilidad de los modelos y el poder adquisitivo de quien financia las bolsas. Básicamente, el vaciado puede ser:

  • Recambio de bolsa: la bolsa se utiliza una sola vez, y cuando se llena, se quita y se coloca otra.
  • Fondo abierto: la bolsa tiene una cerradura inferior que permite quitarle contenido y seguir utilizando la misma.
  • Lavado: algunas bolsas disponen de un sistema de adhesión especial que permiten retirarlas. Son de material lavable y, una vez limpias, se vuelven a adherir por completo.
Colostomía
En la colostomía se emplean unas bolsas recolectoras que se fijan al estoma de manera firme para convertirse en el depósito de los desechos que expulsa el intestino grueso con regularidad.

Sigue descubriendo: Principales vías de tratamiento para el cáncer de colon

Posibles complicaciones

El hecho de alterar la función excretora normal del intestino y tener adherida al cuerpo una bolsa con heces, lógicamente deriva en ciertas complicaciones. Algunas son más difíciles que resolver que otras. Las más comunes son:

  • Dermatitis: alrededor del estoma la piel se suele enrojecer a causa de la colostomía y del flujo de materia fecal. En general, con un cuidado higiénico adecuado y la utilización de ciertas cremas formuladas para tal fin, el efecto adverso es manejable.
  • Achicamiento del estoma: tras la cirugía el estoma disminuye su diámetro. Es normal, pero si se achica demasiado, debe recanalizarse con una nueva intervención. Esto debido a que puede obstruir la salida de las heces.
  • Movimiento del estoma: en el sitio de la colostomía, los intestinos han cambiado su disposición y, por lo tanto, pueden ejercer más presión hacia fuera, provocando una hernia del estoma. O puede suceder al revés, y el estoma se retrae hacia dentro. Ambas situaciones requieren consulta médica para tomar medidas que mantengan el funcionamiento de la colostomía.
  • De Frutos Muñoz, Rocío, et al. "Calidad de vida de los pacientes con colostomía e ileostomía a corto y medio plazo." Metas de enfermería 14.2 (2011): 24-31.
  • Robles-Castillo, Javier, et al. "Reparación primaria versus colostomía en lesiones del colon." Cirugía y Cirujanos 77.5 (2009): 365-368.
  • Ponce Gómez, Ghandy, Beatriz Carmona Mejía, and Sara Huerta González. "Tener una colostomía: transformación de la corporalidad." (2017).