Combate el mal aliento de forma natural con estos 7 remedios

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 25 marzo, 2019
Carolina Betancourth · 25 marzo, 2019
El jugo de limón es uno de los remedios más eficaces para regular el pH de la saliva y combatir las bacterias que provocan el mal aliento

El mal aliento es un síntoma común que puede generar inseguridad y problemas de autoestima debido al impacto que tiene en el entorno social.

Se caracteriza por un olor desagradable en la boca, casi siempre derivado de una infección bacteriana o la acumulación de residuos de alimentos entre los dientes.

También puede avisar de enfermedades más graves por lo que hay que prestarle atención. No dudes en consultar a un profesional médico si el problema no desaparece.

Si bien el uso diario de pasta de dientes y enjuagues ayudan a neutralizarlo, en ocasiones, son necesarios otros tipos de remedios para hacerle frente.

Por suerte, gracias a sus propiedades, algunos ingredientes naturales pueden reducirlo desde su origen e incluso evitar que aparezca nuevamente. Aquí te mostramos 7 bebidas que pueden reducir el mal aliento ¡Descúbrelas!

7 remedios para combatir el mal aliento

1. Yogur natural

El yogur puede combatir las bacterias que provocan el mal aliento.

El consumo regular de yogur natural con probióticos es una de las mejores opciones para controlar el mal aliento y los problemas bucales.

Estos cultivos vivos ayudan a regular el pH de la boca, a la vez que reducen la proliferación bacteriana y el exceso de acidez.

Además, dado que mejora la digestión, el yogur natural es ideal para controlar los problemas estomacales que influyen en la aparición de esta condición.

¿Qué debes hacer?

  • Toma medio vaso de yogur natural en ayunas, ya sea solo o acompañado con alguna pieza de fruta.
  • Repite su consumo a media tarde.

2. Té negro

Los polifenoles contenidos en el té negro son los que le confieren su capacidad para combatir de forma eficaz los malos olores en la boca. Estos antioxidantes frenan el crecimiento de las bacterias dañinas. A su vez facilitan la limpieza bucal en áreas poco accesibles.

Ingredientes

  • 1 cucharada de té negro (10 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Calienta el agua.
  • Cuando llegue al punto de ebullición, añade la cucharada de té negro y deja que repose durante 10 minutos.
  • Consúmelo en ayunas y repite su ingesta después del almuerzo.

3. Jugo de limón

El jugo de limón puede usarse para disminuir el mal aliento.

La naturaleza ácida del jugo de limón se puede aprovechar como complemento para combatir el mal aliento y las infecciones bucales. Sus propiedades regulan el pH de la saliva y promueven la eliminación de los microbios que generan malos olores y enfermedades.

Ingredientes

  • El jugo de 1 limón.
  • ½ vaso de agua (100 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Exprime el zumo de un limón y mézclalo en medio vaso de agua tibia.
  • Realiza gárgaras con la bebida 2 o 3 veces al día.
  • De forma opcional puedes consumir un vaso de agua con limón en ayunas.

4. Infusión de perejil

Aunque muchos combaten el mal aliento mascando un trozo de perejil, el consumo de su infusión es una forma más eficaz de hacerle frente a este incómodo síntoma.

Esta bebida tiene propiedades depurativas y antioxidantes que contribuyen a eliminar los desechos que, de alguna forma, influyen en la aparición recurrente de esta condición.

Ingredientes

  • 1 cucharada de perejil (10 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Incorpora una cucharada de perejil en una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • Cuela la bebida y consúmela.
  • Puedes tomarla hasta 3 veces al día.

5. Infusión de hierbabuena

La infusión de hierbabuena puede refrescar tu aliento mejorándolo.

La hierbabuena es otra de las plantas útiles para combatir el mal aliento y los síntomas de algunas infecciones en los dientes encías. Cuenta con propiedades antibacterianas y antiinflamatorias que resultan útiles para promover la limpieza de la boca.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hierbabuena (10 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Vierte una cucharada de hierbabuena en una taza de agua hirviendo.
  • Cuando alcance una temperatura apta para su consumo, fíltrala y tómala a sorbos.
  • Repite su ingesta hasta 2 veces al día.

6. Vinagre de manzana y agua

Los ácidos naturales que contiene el vinagre de manzana son poderosos antibacterianos que ayudan a limpiar la boca para prevenir y mejorar la halitosis. Sus activos regulan el pH del estómago y ayudan a reducir la producción excesiva de ácidos.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana (10 ml).
  • 1 vaso de agua (200 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Añade una cucharada de vinagre de manzana en un vaso de agua tibia y consúmelo en ayunas.

Ver también: Los 8 beneficios de consumir una cucharada de vinagre de manzana al día

7. Infusión de manzanilla

La infusión de manzanilla posee múltiples beneficios.

La infusión de manzanilla es muy útil para reducir el mal aliento cuando su origen tiene que ver con problemas hepáticos o alteraciones en las bacterias del cuerpo.

Sus propiedades depurativas ayudan a eliminar las toxinas retenidas en la sangre y favorecen el proceso de desintoxicación del hígado. Lo más interesante es que su acción antiinflamatoria también disminuye el dolor de muelas y encías ante las infecciones orales.

Ver también: Apoya la desintoxicación de tu hígado con este batido de arándanos y remolacha.

Ingredientes

  • 1 cucharada de flores de manzanilla (10 g).
  • 1 taza de agua (250 ml).

¿Qué debes hacer?

  • Incorpora una cucharada de flores de manzanilla a una taza de agua hirviendo y déjala reposar 10 minutos.
  • Pásala por un colador y consume hasta 3 veces al día.

Conclusión

¿Estás luchando con este molesto problema? Elige cualquiera de las bebidas mencionadas y consúmela de forma regular para aprovechar sus propiedades. Eso sí, ten en cuenta que debes complementar su ingesta con unos buenos hábitos de higiene bucal.Por supuesto si tu aliento no mejora consulta con un profesional médico.