Combate el hígado graso con estos 6 tratamientos alternativos

Carolina Betancourth·
07 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez al
29 Mayo, 2019
Si estás siguiendo un tratamiento para combatir el hígado graso, antes de tomar estos remedios deberías consultar con el médico por si pudiera surgir algún efecto adverso.

El hígado graso ─o esteatosis hepática─ es una condición cuyos casos van en aumento debido a las dietas ricas en grasa y el sedentarismo. Se produce cuando los ácidos grasos y los triglicéridos se acumulan en las células hepáticas, y llegan a representar entre un 5 % y 10 % del peso total de este órgano. Combate el hígado graso siguiendo el tratamiento médico y acompañándolo de opciones naturales.

Si bien es una condición reversible, su falta de control puede ocasionar graves complicaciones y llegar a afectar a las funciones de otros sistemas del cuerpo. El problema es que no suele manifestarse con síntomas contundentes en sus etapas iniciales y, la mayor parte de las veces, evoluciona de manera silenciosa.

Por suerte, existe tratamiento para ello y, si el médico lo autoriza, puede admitir algunas preparaciones medicinales como coadyuvantes. A continuación, podrás descubrir algunas.

Combate el hígado graso

La aparición de esta enfermedad está relacionada de forma directa con el síndrome metabólico, pero también puede ocurrir por los daños ocasionados por el consumo excesivo de alcohol.

Como se ha mencionado, el hígado graso suele ser una enfermedad silenciosa. En caso de existir síntomas, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos explica que estos pueden confundirse con una gran variedad de patologías ya que son, principalmente, molestias en la zona superior derecha del abdomen y cansancio.

Si se sospecha de la presencia de esta enfermedad, el médico preparará una historía clínica y realizará diferentes estudios, entre los cuales se cuentan el análisis de sangre, el análisis con imágenes e, incluso, la biopsia.

Una vez obtenido el diagnóstico, el profesional determinará el mejor tratamiento a seguir. Por lo general, este incluye la modificación de los hábitos alimentarios, así como también bajar de peso y realizar mayor actividad física. Además, podrían utilizarse algunos de los siguientes remedios caseros como acompañamiento del tratamiento indicado por el médico.

1. La infusión de jengibre

Alergia al jengibre: ¿cómo reconocerla?

La raíz de jengibre contiene activos antiinflamatorios y antioxidantes que podrían contribuir de manera accesoria al tratamiento médico. Recuerda que este malestar puede cursar con inflamación, especialmente en el caso de la esteatosis hepática no alcohólica.

El gingerol, la sustancia que le confiere su sabor picante, actúa como un antioxidante y antilipídico. De esta forma, podría ayudar a reducir la acumulación de grasas en este órgano. Esta sustancia combate las partículas que causan estrés oxidativo que está vinculado con la tendencia a padecer esta condición.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara una infusión de jengibre con la raíz fresca y, tras dejarla reposar, consúmela hasta 3 veces al día.
  • Tómala durante 2 semanas seguidas si tu médico lo autoriza.

Descubre: Jengibre para las náuseas

2. Combate el hígado graso con una infusión de boldo

El boldo es una de las plantas digestivas que ha destacado desde hace cientos de años como un aliado de la salud hepática. Según la sabiduría popular, sus propiedades depurativas promoverían la función del hígado y la vesícula biliar, y aumentarían su capacidad para digerir las grasas.

Los datos de WebMD señalan que contribuiría a disolver los cálculos biliares y a limpiar los conductos que envían la bilis hacia el intestino. Por otra parte, esta hierba tiene, también, propiedades antioxidantes.

¿Qué debes hacer?

  • Consigue varias hojas de boldo en tu tienda herbolaria favorita y úsalas para preparar una infusión.
  • Consúmela 2 veces al día, una semana seguida, si tu médico lo autoriza.

3. Jugo de rábanos

Rodajas de rábano.
Las rodajas de rábano son la forma tradicional de su consumo, pero hay muchas otras preparaciones.

Según algunas creencias, los antioxidantes que concentran los rábanos ayudarían a descomponer las grasas retenidas en el hígado, como se desprende de algunos estudios realizados en ratas. Su ingesta promovería el control del colesterol y los triglicéridos, dos lípidos que complican el tratamiento del hígado graso. Por supuesto, serían necesarias investigaciones en seres humanos para corroborar estos datos.

¿Qué debes hacer?

  • Pon un par de rábanos en la licuadora y mézclalos con un vaso de agua hasta conseguir un jugo sin grumos.
  • Pásalo por un colador y consúmelo cada dos días.

4. Combate el hígado graso con un té de acelgas

La sabiduría popular señala que la bebida natural de acelgas concentra sustancias antioxidantes y desintoxicantes que, al ser ingeridas, apoyarían las funciones del hígado en cuanto a la digestión de los compuestos grasos. Además, sus compuestos activos controlarían la inflamación ocasionada por esta afección. Se requieren investigaciones específicas para determinar la veracidad de estas creencias.

¿Qué debes hacer?

  • Pon varias hojas de acelga en una olla con agua, déjalo hervir a fuego bajo durante 5 minutos y, tras obtener la bebida, pásala por un colador.
  • Toma 2 o 3 vasos al día, durante 2 semanas.

5. Jugo de pomelo

Los tés refrescantes contribuyen a tener una vida sana.

El jugo natural del pomelo contiene naringenina, un componente que Current Pharmaceutical Biotechnology ha corroborado que actúa como un antioxidante para combatir la acumulación de ácidos grasos. Así, serviría para prevenir esta condición y, también, su empeoramiento.

¿Qué debes hacer?

  • Extrae el jugo de seis pomelos frescos y endúlzalos con una cucharadita de miel.
  • Consume la bebida en ayunas, mínimo durante 2 semanas seguidas.

Te recomendamos leer: 7 beneficios que obtienes gracias al extracto de semillas de pomelo

6. Infusión de cardo mariano

La infusión de las semillas de cardo mariano es uno de los remedios alternativos más populares para el control del hígado graso. Sus cualidades hepatoprotectoras y antiinflamatorias ayudarían a proteger las células de este órgano y a reducir la acumulación de lípidos.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara una infusión con las semillas de cardo mariano o bien, adquiérelo en suplementos en las tiendas herbolarias.
  • Consúmelo una vez al día, todos los días.

¿Qué debes tener en cuenta?

Aunque la sabiduría popular indica que muchos de estos remedios contribuirían a la recuperación de la esteatosis hepática cuando se incluyen en un estilo de vida saludable que además tenga en cuenta las indicaciones del médico, no sustituyen al tratamiento. 

En vista de que varios pueden tener contraindicaciones, es imprescindible que consultes con tu médico antes de empezar a consumirlos. Así, evitarás reacciones adversas e interacciones.

  • Melzer, O. A., Rothkopf, M. M., & Ganjhu, L. (2014). Nonalcoholic fatty liver disease. In Metabolic Medicine and Surgery. https://doi.org/10.1201/b17616
  • Nguyen, P., Leray, V., Diez, M., Serisier, S., Le Bloc’H, J., Siliart, B., & Dumon, H. (2008). Liver lipid metabolism. Journal of Animal Physiology and Animal Nutrition. https://doi.org/10.1111/j.1439-0396.2007.00752.x
  • Sahebkar, A. (2011). Potential efficacy of ginger as a natural supplement for nonalcoholic fatty liver disease. World Journal of Gastroenterology. https://doi.org/10.3748/wjg.v17.i2.271
  • Fernández, J., Lagos, P., Rivera, P., & Zamorano-Ponce, E. (2009). Effect of boldo (Peumus boldus Molina) infusion on lipoperoxidation induced by cisplatin in mice liver. Phytotherapy Research. https://doi.org/10.1002/ptr.2746
  • Miyata, M., Takano, H., Guo, L. Q., Kiyoshi, N., & Yamazoe, Y. (2004). Grapefruit juice intake does not enhance but rather protects against aflatoxin B1-induced liver DNA damage through a reduction in hepatic CYP3A activity. Carcinogenesis. https://doi.org/10.1093/carcin/bgg194
  • Madrigal-Santillán, E., Madrigal-Bujaidar, E., Álvarez-González, I., Sumaya-Martínez, M. T., Gutiérrez-Salinas, J., Bautista, M., … Morales-González, J. A. (2014). Review of natural products with hepatoprotective effects. World Journal of Gastroenterology. https://doi.org/10.3748/wjg.v20.i40.14787
  • MedlinePlus. Hígado graso. https://medlineplus.gov/spanish/fattyliverdisease.html
  • Int J Prev Med. 2013 Apr; 4(Suppl 1): S36–S42. Anti-Oxidative and Anti-Inflammatory Effects of Ginger in Health and Physical Activity: Review of Current Evidence. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3665023/
  • WebMD. Boldo. https://www.webmd.com/vitamins/ai/ingredientmono-593/boldo
  • Mosby's Handbook of Herbs & Natural Supplements. https://books.google.ch/books?id=8BNaSe9Sn6cC&pg=PA104&lpg=PA104&dq=diuretic+boldo+study&source=bl&ots=GJnYwN1W4k&sig=ACfU3U3Nnws9ytmBLe_6zDFKEWio1Zzt4Q&hl=es&sa=X&ved=2ahUKEwilopmdqN3lAhWFyqYKHe11ClkQ6AEwDnoECAkQAQ#v=onepage&q=diuretic%20boldo%20study&f=false
  • Int J Clin Exp Med. 2015; 8(9): 15910–15919. Published online 2015 Sep 15. The effect of radish sourced 4-(Methylthio)-3-butenyl isothiocyanate on ameliorating the severity of high fat diet inducted nonalcoholic fatty liver disease in rats. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4658983/
  • Zobeiri, Mehdi & Belwal, Tarun & Parvizi, Fatemeh & Naseri, Rozita & Farzaei, Mohammad Hosein & Nabavi, Seyed & Sureda, Antoni & Nabavi, Seyed. (2018). Naringenin and its Nano-formulations for Fatty Liver: Cellular Modes of Action and Clinical Perspective. Current Pharmaceutical Biotechnology. 19. 10.2174/1389201019666180514170122.
  • StatPearls [Internet]. Milk Thistle. 27-04-2020. Milk Thistle. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK541075/