Combate la anemia de forma natural consumiendo estos 7 alimentos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por José Gerardo Rosciano Paganelli el 8 enero, 2019
Daniela Castro · 22 agosto, 2017 · Última actualización: 8 enero, 2019 8 enero, 2019
¿Sabías que los huevos, además de mejorar los cuadros de anemia crónica, ayudan a fortalecer el cabello y las uñas? Procura consumirlos con jugo de naranja para optimizar la asimilación de sus nutrientes.

La anemia es una afección que se produce por la reducción de la hemoglobina en la sangre. Casi siempre es debida a la deficiencia de hierro o nutrientes como el ácido fólico y la vitamina B12.

Es uno de los problemas de salud más comunes en cuanto a nutrición. Aunque se da en todas las personas, los más afectados son los niños y las mujeres.

Su presencia trae consigo dificultades en el proceso de oxigenación de las células. También interfiere en el funcionamiento de varios órganos importantes para la salud.

Como consecuencia, la persona afectada permanece en un estado de fatiga crónica. En casos más graves, puede desarrollar trastornos como la hipertensión, infecciones y pérdida de memoria.

La buena noticia es que es un problema que se puede controlar de forma natural, dado que basta con mejorar los hábitos alimenticios y la nutrición.

Por esta razón, el espacio que tenemos a continuación lo queremos dedicar a 7 maravillosos alimentos cuyas propiedades facilitan el alivio de la anemia.

1. Espinacas

La espinaca es un excelente alimento para combatir la anemia.

 

Bajas en calorías y ricas en nutrientes esenciales, las espinacas ocupan uno de los primeros lugares como alimentos para reducir la anemia. Contienen vitaminas A y del complejo B, ambas necesarias para fortalecer las defensas y controlar la fatiga.

Sus aportes de hierro, zinc y calcio promueven la producción de hemoglobina y ayudan a restablecer la circulación para lograr una óptima oxigenación de los tejidos.

  • Lo ideal es consumir por lo menos ½ taza de espinacas (75 g) para obtener un 20% de los requerimientos necesarios de hierro.

Ver también: 7 razones para comer espinacas todos los días de la semana

2. Avena

Además de ser una fuente de hierro, la avena contiene vitaminas y sustancias antioxidantes que resultan claves en el tratamiento de esta condición.

Su alto aporte de nutrientes esenciales ayuda a mejorar el transporte del oxígeno, de modo que evita bajadas en el rendimiento físico y mental.

  • Consume 2 o 3 cucharadas de avena (20 o 30 g) al día hasta que desaparezca  la anemia.

3. Huevos

Los huevos son un alimento con múltiples beneficios, entre ellos el tratamiento y mejora de la anemia.

El consumo regular de huevos es uno de los hábitos que ayuda a mantener el organismo con un nivel de energía alto. Este alimento aporta aminoácidos esenciales y minerales. En conjunto ayudan a producir hemoglobina y anticuerpos.

Sus propiedades nutricionales disminuyen la anemia crónica y también controlan síntomas como el debilitamiento del cabello y las uñas.

  • Incorpora huevos en tu dieta regular, preferiblemente al desayuno.
  •  Acompaña su consumo con zumo de naranja para favorecer la asimilación de sus nutrientes.

4. Lentejas, fuente de hierro.

Las lentejas son una de las variedades de legumbres que más beneficios ofrecen a los pacientes con anemia. Su contenido en hierro facilita el control de la producción de glóbulos rojos y al mismo tiempo reduce las dificultades circulatorias.

Contienen proteínas y sustancias antioxidantes que ayudan a proteger las células ante el desgaste que sufren por las deficiencias nutricionales.

  • Consume hasta 3 porciones de lentejas a la semana.

5. Pan de grano entero

El pan de molde de avena reduce los efectos perjudiciales de la anemia.

Los productos de grano entero son una gran alternativa para controlar la fatiga y el debilitamiento causado por la anemia. Sus carbohidratos son una fuente de “combustible” para los tejidos y las células. Esto ayuda a mantener un óptimo rendimiento físico y mental.

También cuentan con una pequeña cantidad de hierro. Si se complementa con otros alimentos, acelera la recuperación de esta enfermedad.

  • Incluye este alimento en tu desayuno, acompañado con carnes magras, aguacate o frutas.

Ver también: Alimentos para subir los niveles de hierro

6. Hígado de res, lo mejor en la anemia

A menudo, el tratamiento de los pacientes con anemia incluye una dieta con platos preparados con hígado de res. Este tipo de carne es una fuente enorme de hierro de fácil absorción. Por tanto es uno de los mejores complementos nutricionales para controlar esta afección.

  • Consume hígado de res por lo menos 2 veces a la semana.

7. Granadas para la anemia

Además de deliciosa, la granada es un alimento con infinidad de beneficios, entre ellos el tratamiento de la anemia.

 

Aunque el contenido de hierro de las granadas no es tan alto, su inclusión en la dieta puede contribuir a mejorar los síntomas causados por la anemia.

Ésta contiene fibra, potasio y otros minerales esenciales que, además de contrarrestar las deficiencias, mejoran la circulación y el proceso de oxigenación celular.

Su ingesta moderada aumenta el nivel de energía y ayuda a mantener en equilibrio la producción de hemoglobina.

  • Consume una pieza de granada al día, o bien, tómala en jugo.

Conclusión

¿Te diagnosticaron anemia? Además de atender a las recomendaciones médicas, aumenta el consumo de estos alimentos para disfrutar de sus beneficios. Eso sí, ten en cuenta que las porciones deben ser moderadas, ya que son un complemento alimentario.

 

  • Yacobucci, K. L. (2016). Natural Medicines. Journal of the Medical Library Association : JMLA. https://doi.org/10.3163/1536-5050.104.4.029
  • Marty, A. T. (1999). PDR for Herbal Medicines. JAMA: The Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.281.19.1853
  • DeLoughery, T. G. (2017). Iron Deficiency Anemia. Medical Clinics of North America. https://doi.org/10.1016/j.mcna.2016.09.004
  • Shamah, T., Villalpando, S., & De la Cruz, V. (2016). Anemia. In International Encyclopedia of Public Health. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-803678-5.00018-7