Combate la congestión nasal con estos 5 remedios naturales

Para aliviar la congestión nasal es muy importante que, además de recurrir a estos remedios naturales, nos mantengamos bien hidratados para favorecer la expectoración y la eliminación de flemas

La congestión nasal es un síntoma que se produce por la inflamación y obstrucción de los conductos de la nariz, debido al exceso de producción de mocos.

Es común ante los problemas respiratorios como la gripe y el resfriado, aunque también puede aparecer por una condición alérgica.

Su presencia dificulta el paso del oxígeno hacia los pulmones, lo cual resulta molesto para respirar.

Además, se acompaña con flemas densas o acuosas que pueden caer desde la nariz por inercia propia, siendo bastante molesto para el paciente.

Hasta el momento se han desarrollado una amplia variedad de tratamientos que permiten mantenerlo bajo control mientras se alivia la afección que lo ocasiona.

Sin embargo, también hay vigentes muchos remedios de origen natural que, por sus propiedades, ejercen efectos similares sin ocasionar reacciones secundarias indeseadas.

Teniendo en cuenta que muchos prefieren estas alternativas, a continuación queremos compartir en detalle las 5 mejores.

¡Pruébalas!

1. Hojas de eucalipto

Eucalipto

Los extractos naturales de las hojas de eucalipto tienen un efecto antihistamínico y antiinflamatorio que favorece la disminución de la congestión nasal.

Su uso a través de terapias con vapores ayuda a destapar las vías respiratorias y a eliminar el exceso de moco que da lugar a este síntoma.

Ingredientes

  • 6 hojas de eucalipto
  • 4 tazas de agua (1 litro)

Preparación

  • Añade varias hojas de eucalipto en una olla con agua y ponlo a hervir.
  • Cuando llegue a ebullición, inhala los vapores, cubriendo tu cabeza con una toalla.
  • Repite el tratamiento cada noche antes de dormir, hasta aliviar la congestión.

Lee: Bondades del eucalipto para nuestra salud

2. Miel y vinagre de manzana

La combinación de miel y vinagre de manzana es un tratamiento natural que ayuda a combatir los virus y bacterias que afectan la salud respiratoria.

Ambos concentran activos antiinflamatorios, analgésicos y descongestionantes que contribuyen a aliviar el malestar ocasionado por la gripe y el resfriado.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de sidra de manzana (10 ml)
  • 1 cucharada de miel de abejas (25 g)
  • 1 vaso de agua tibia (200 ml)

Preparación

  • Incorpora el vinagre de sidra de manzana y la miel en un vaso de agua tibia y remuévelo hasta que quede bien disuelto.
  • Tras obtener una bebida homogénea, consúmela en ayunas.
  • Repite la dosis todos los días hasta aliviar el problema.

3. Ajo y cúrcuma

Beneficios de la cúrcuma

Los agentes antibióticos y antiinflamatorios del ajo se han aprovechado desde la antigüedad como parte del tratamiento de la congestión nasal.

Estas propiedades, sumadas a las propiedades de la cúrcuma, contribuyen a fortalecer el sistema inmunitario para un rápido alivio de los problemas respiratorios.

Ingredientes

  • 3 dientes de ajo triturados
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo (2 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Pon a hervir el agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el ajo triturado y la cúrcuma en polvo.
  • Baja la bebida del fuego, déjala reposar y pásala por un colado antes de ingerirla.
  • Toma media taza al día, durante tres o cuatro días.

4. Hojas de albahaca

La acción refrescante y antibacteriana de la albahaca es una solución efectiva contra los agentes que causan obstrucción en los conductos respiratorios.

Cuenta con un ligero efecto expectorante que promueve la eliminación de las flemas que tapan la nariz.

De paso, desinflama los bronquios y ayuda a restablecer el proceso de oxigenación.

Ingredientes

  • 6 hojas de albahaca
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora las hojas de albahaca en una taza de agua hirviendo y déjalo reposar durante 10 o 15 minutos.
  • Cuela la infusión y consúmela hasta tres veces al día.
  • De manera opcional, mastica cuatro hojas de albahaca en la mañana y antes de dormir.

¿No lo sabías? Pesto de albahaca para reducir el estrés y el nerviosismo

5. Jengibre y limón

Infusión de jengibre y limón

La clásica infusión de jengibre fresco con limón continúa siendo uno de los mejores tratamientos para promover el alivio de las vías respiratorias y los pulmones.

Esta especia picante contiene una sustancia activa conocida como gingerol, la cual le confiere un efecto antiviral y antiinflamatorio.

A su vez, tiene vitaminas y minerales que mejoran la función inmunitaria ante la presencia de gérmenes.

Su ingesta apoya la eliminación de las flemas y, de paso, calma la irritación.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de jengibre fresco (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de zumo de limón (5 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Incorpora el jengibre fresco en una taza de agua caliente y mézclalo con el zumo de limón y la miel.
  • Toma dos tazas de infusión al día, durante una semana.

Ten en cuenta que estos remedios naturales pueden actuar de diferentes modos en cada caso, según la gravedad de la congestión.

Sus efectos deben apoyarse con el consumo abundante de agua y una alimentación saludable.

 

 

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar