Combate los “ladrones de tiempo” en tu día a día

Los ladrones del tiempo pueden ser diferentes según el individuo, por lo que debemos saber identificar los que nos afectan personalmente para poder tomar medidas al respecto

La organización es clave para lograr el éxito. Por lo tanto, hay que combatir los ladrones de tiempo en el día a día para favorecer la productividad.

Se eliminan las distracciones y aumenta la concentración, lo que conllevará a mejores resultados.

En el mundo globalizado el tiempo ha adquirido un valor insospechado y, administrarlo de manera correcta marcará la diferencia. La prosperidad y el éxito están estrechamente vinculados con ese objetivo.

Ladrones del tiempo: ¿Qué son?

Una llamada telefónica, los saludos en el pasillo o una reunión sin objetivos hacen perder tiempo y también la concentración.

Asimismo, chequear las redes sociales, revisar el correo, las alertas de mensajería instantánea, vídeos curiosos o imágenes, desvían la atención del trabajo.

Combatir los ladrones de tiempo en tu día a día no implica desterrar el móvil o el ordenador. Tampoco evitar el contacto con otras personas. Es cuestión de organización y además de disciplina, así de sencillo.

Ver también: 13 sencillos trucos que te ayudarán a ordenar tu casa sin gastar tanto tiempo

Optimizar el uso de tiempo

La gestión del tiempo

Lo primero es reconocerlos y saber cuáles son esos “ladrones de tiempo” que cada día nos desvían de los objetivos, aunque sea momentáneamente.

  • Una vez detectados, también se deben ubicar en la lista de pendientes y asignarles horarios en los que se puedan atender. La idea es que no afecten el trabajo y otras responsabilidades.
  • Ese reconocimiento es parte de una tarea destinada a la organización del tiempo para optimizar su uso.
  • Al definir con claridad los compromisos que hay que atender durante la jornada, estos se cumplirán sin dificultades. Cada cosa en su lugar y en su horario, esa es la meta.
  • Apagar el teléfono o cerrar internet mientras se redacta un informe es la mejor decisión. Terminar una llamada telefónica que hace perder minutos, con educación, pero con contundencia, también agilizará los procesos.

Falta de claridad y organización, tiempo perdido

En contraposición, la falta de claridad y organización resta tiempo. Distrae, conduce a otros temas y actividades alejadas de las que se deben cumplir con prioridad.

Un aspecto importante es diferenciar lo urgente de lo importante. Afrontar los imprevistos resta un tiempo valioso, porque obliga a dejar de lado decisiones prioritarias. La falta de planificación y también de organización conducen a ello.

También es muy importante aprender a decir no. Quien quiera conversar o plantear temas menos relevantes tendrá que esperar. Lo prioritario será culminar la actividad en desarrollo.

Valores que combaten los ladrones del tiempo

Disciplina y puntualidad

horarios-puntuales

La disciplina es la mejor aliada para combatir los actuales y nuevos ladrones del tiempo.  Implica respetar responsabilidades y horarios, pues cada minuto cuenta para la productividad de un equipo.

La puntualidad, por su parte, es uno de los activos más importantes. Llegar con retraso a una reunión es una falta que perjudica a todos.

El compromiso de entregar una tarea a tiempo hay que cumplirlo. Lo contrario es un imperdonable robo de tiempo, de los demás y también propio.

Orden y organización

El orden y la organización son elementos básicos para desterrar los ladrones del tiempo y, no tenerlos en cuenta, conduce al retraso en las labores.

Un escritorio lleno de papeles denota desorden y además aumenta la posibilidad de incumplir responsabilidades. Por el contrario, tener todo lo necesario a mano disminuirá el tiempo que se ha de invertir en cada tarea.

Claridad

La valoración y el paso del tiempo

Saber hacia dónde apuntan los objetivos, cuáles son las metas, hará más fácil alcanzarlas. Así, pues, la claridad es otro aspecto clave para ahuyentar a los ladrones del tiempo.

La dispersión quedará a un lado, ya que un panorama claro también favorecerá la concentración.

Te recomendamos leer: Cómo disfrutar del tiempo libre sin pensar en el trabajo

Delegar responsabilidades

Hacer las tareas más atractivas y asignar las que no lo son tanto es una manera de evitar pérdidas de tiempo. Por tanto, delegar responsabilidades es otra forma de combatir los ladrones del tiempo en tu día a día.

Una de las estrategias es confiar a compañeros de trabajo aquellas responsabilidades que quitan tiempo y también se alejan del objetivo principal. El trabajo en equipo es excelente a la hora de ahorrar tiempo.

¿Cuándo comenzar y cuándo terminar?

Hombre adelantando un reloj

Establecer el momento de comenzar y también de terminar un trabajo es muy productivo. Dejarlo al azar conduce a hacerlo con prisa y con una calidad cuestionable.

La falta de definición sobre el tiempo también puede conducir a hacer en dos días lo que se podría hacer en uno.

Además, el ritmo metabólico es importante para ahorrar tiempo. Hay momentos del día que son más productivos que otros.

Detectarlos ayudará a establecer en esos períodos la mayor o menor carga de responsabilidades para aumentar la productividad. Para algunas personas, las primeras horas del día son las ideales; otras prefieren la noche.

No todo es responsabilidad a la hora de combatir los ladrones de tiempo en el día a día. Lo recomendable es tomar un descanso de 10 minutos cada dos horas.

  • Édgar Medina Redacción Tecnósfera. (2014). EL TIEMPO. https://doi.org/10.1007/s10404-010-0583-6
  • García, P. (1982). Tiempo. Tiempo, ISSN 0213-1951, No. 1554, 2012, págs. 58-59. https://doi.org/10.1097/MD.0000000000010033
  • Heidegger, M. (2000). El Ser y El Tiempo. T{ü}bingen: Max Niemayer Verlag. https://doi.org/10.1353/mln.1998.0037
  • Bernal Rodriguez, D. F. (2002). Justo a tiempo (JIT). Zhurnal Eksperimental’noi i Teoreticheskoi Fiziki. https://doi.org/10.1177/026858093008003006
  • Ministerio de Educación. (2012). Trabajo en equipo. Comunicados Docentes. https://doi.org/10.5546/aap.2014.114