Descubre cómo puedes combatir la obesidad en los niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 14 enero, 2019
Ivan Aranaga Amengual · 23 julio, 2018
La obesidad infantil es un problema que involucra a toda la familia, recuerda apoyar a tu hijo y dar ejemplo de buenos hábitos.

Combatir la obesidad en los niños es  una de las principales batallas para padres de todo el mundo. También es un objetivo de las políticas públicas de muchos gobiernos que aún no se ha logrado erradicar.

En el siglo XXI, la obesidad en los niños representa unos de los problemas más graves de la salud pública mundial, aseguró un informe presentado en el año 2016 por la Comisión para acabar con la obesidad infantil de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Son muchos los factores que intervienen en esta situación. Si también es tu lucha particular, te aconsejamos tomarlo con calma, lo importante es conseguir ayudar al pequeño. Hablar con él y explicarle el problema es lo ideal.

¿Cómo puedes combatir la obesidad en los niños?

cómo combatir la obesidad en los niños

Según la OMS, en el mundo existen 41 millones de niños con sobrepeso. Este dato ha despertado las alarmas de las autoridades sanitarias. Aunque requiere de una solución urgente, combatir la obesidad en los niños es un proceso que requiere de tiempo.

Es importante instaurar buenos hábitos alimenticios y realizar actividad física. Sumados al conocimiento y la información, conforman la fórmula ideal para lograr combatir la obesidad.

Te puede interesar: Descubre quién es el culpable de la obesidad

¿Por qué la obesidad es un problema para la salud de los niños?

La obesidad puede derivar en diferentes complicaciones. Algunas enfermedades comunes de la edad adulta comienzan a aparecer rápidamente y la calidad de vida de los niños se deteriora conforme avanza el tiempo. Entre ellas podemos mencionar:

  • Enfermedades cardiovasculares: causadas por los niveles altos de colesterol y la hipertensión arterial.
  • Diabetes de tipo 2: en niños y adolescentes esta enfermedad es devastadora, pues comienzan las restricciones alimentarias severas, se genera una resistencia al azúcar y comienzan las enfermedades renales.
  • Esteatosis hepática: se trata de una alta concentración de grasa en el hígado.
  • Apnea del sueño: se trata de un problema respiratorio donde se produce una interrupción de la respiración por unos segundos mientras se duerme.
  • Asma: esta enfermedad bloquea las vías respiratorias y dificulta el proceso normal de respiración.

Riesgos sociales

los riesgos sociales de la obesidad en los niños

Los riesgos psicosociales comienzan con la discriminación por parte de las personas que lo rodean, en los espacios donde se desenvuelve habitualmente. De acuerdo con el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, los niños con sobrepeso se vuelven objeto de burlas que pueden producir:

  • Estrés psicológico.
  • Estigmatización social.
  • Baja autoestima.
  • Problemas académicos.
  • Conflictos con sus pares.

El trabajo en la casa es más importante

Después de consultar al especialista, de mostrarle empatía a tu hijo y de explicarle las consecuencias que se generan por la obesidad, viene el trabajo en la casa. Todo comienza dando el ejemplo. Combatir la obesidad en los niños es un trabajo en equipo.

Si él necesita comer sano, hazlo tú también. Si necesita hacer ejercicio físico, acompáñalo, deja el sedentarismo, demuéstrale la importancia de hacer ejercicio. Enséñale hábitos saludables, y compártelos. La familia completa debe dar ejemplo con su estilo de vida.

Equilibrar las calorías

La dieta para perder peso debe ser guiada por un especialista. Recuerda que el objetivo es que encuentre su peso ideal, sin interferir en su proceso de crecimiento y desarrollo.

Además de perder peso, se debe enseñar la importancia de comer de manera saludable. Prepara versiones más llamativas de sus platillos preferidos, con más verduras y hortalizas, y menos azúcar y harinas refinadas. Puedes aplicar lo siguiente:

  • Incluir productos lácteos bajos en grasa, sin azucarar.
  • Agregar proteínas como las carnes magras, pescados, aves y legumbres
  • Ofrecer frutas para los almuerzos y meriendas.
  • Utilizar cereales integrales.
  • Elimina productos con grasas saturadas.
  • Evita los refrescos y bebidas azucaradas.
  • Sirve en porciones en platos pequeños.

Te puede interesar: Método de María Sandón contra la obesidad infantil

La observación es importante

Como padres responsables, es importante estar atentos a todos los procesos que atraviesa el niño.  Observa su crecimiento y procura detectar a tiempo si el niño puede llegar a sufrir obesidad.

Si es el caso, consulta al especialista e introduce los cambios necesarios. Los niños necesitan apoyo, enséñales lo significativo que resulta cada paso para que el objetivo de bajar de peso se logre.

Combatir la obesidad en los niños es posible, siempre que todos los integrantes de la familia estén dispuestos a poner de su parte para alcanzar la meta.