Cómo combatir las zonas difíciles de la mujer: glúteos, caderas y muslos

Lorena González·
01 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante al
07 Diciembre, 2018
Para tonificar las zonas difíciles es muy importante que adoptemos una dieta equilibrada y hagamos ejercicio a diario, combinando una rutina aeróbica con una anaeróbica para así obtener mejores resultados.

Los glúteos, las caderas y los muslos son las zonas en las que más se suele acumular la grasa y, en la mayoría de los casos, eliminarla se convierte en una tarea casi imposible. Además, a estas zonas del cuerpo femenino es a las que se les suele prestar más atención en cuestiones de apariencia.

A continuación, te contamos por qué se suele acumular más grasa en esta parte del cuerpo y qué clase de ejercicios y hábitos podrían ayudar a combatir este problema. ¡Toma nota!

Dieta sana y ejercicio para combatir las zonas difíciles de la mujer

Muchas veces, hacer cambios en la dieta no es para nada sencillo pero, sin duda, es la mejor alternativa para combatir las zonas difíciles del cuerpo. Esto no quiere decir que se deba seguir propiamente un régimen sino, más bien, aprender a combinar una buena alimentación y una rutina de ejercicios adecuada.

No solo basta con comer balanceado, también es necesario realizar actividad física de forma regular y que esta trabaje de manera adecuada y eficaz el abdomen, la cadera y los glúteos. Lo adecuado para estos casos serían los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos.

Ver también: Conoce los síntomas de un desequilibrio hormonal

Rutina aeróbica

La rutina aeróbica es aquella que comprende ejercicios de baja y mediana intensidad, caracterizados por la quema de hidratos y la larga duración. Algunos ejemplos de estos ejercicios son:

  • Correr
  • Nadar
  • Montar en bicicleta
  • Hacer senderismo

Este tipo de ejercicios ayudan a quemar grasas y, a su vez, al utilizar mucho oxígeno, mantienen activo el sistema cardiovascular. En relación a esto, un estudio publicado en Journal of Applied Physiology realizado a adultos sedentarios, no diabéticos, con sobrepeso u obesos, señala que los entrenamientos aeróbicos son óptimos para reducir la masa grasa y la corporal.

Una buena forma de combinar los ejercicios sería con sesiones de baja intensidad como caminar, todos los días de la semana, junto con sesiones de mediana intensidad, al menos 3 veces por semana (trotar, nadar o andar en bicicleta).

Rutina anaeróbica

Ejercicios con pesas para principiantes

Por otra parte, la rutina anaeróbica es una actividad muy efectiva y está conformada por ejercicios de alta intensidad y de corta duración, como:

  • Levantamiento de pesas
  • Rutinas de abdominales
  • Carreras de velocidad
  • Sprints en bicicleta

A las rutinas de baja y media intensidad es importante sumarle sesiones de alta intensidad como las mencionadas, al menos 2 veces a la semana.

En este sentido, también se recomienda cambiar las rutinas de ejercicios cada 4 semanas. De esta forma los músculos no tendrán tiempo de acostumbrarse a un ejercicio específico y, por el contrario, siempre se verán exigidos y su tonificación será más efectiva.

Te recomendamos leer: Los mejores ejercicios integrales con pesas

Combatir las zonas difíciles de la mujer con la dieta

La quinoa te ayuda a perder peso

En cuanto al régimen alimentario, lo mejor es que este sea tan disciplinado como el ejercicio físico. Si el objetivo es eliminar esa grasa rebelde, estos son algunos tips de alimentación que te podrían ayudar a conseguirlo:

Incluir proteína

Al parecer, incluir una buena dosis de proteína en la dieta y, a su vez, asegurarse de que las proteínas ingeridas sean ricas en aminoácidos podría contribuir a la pérdida de grasa. Las más recomendables son:

  • Carne de pavo
  • Atún
  • Suero de leche
  • Huevos
  • Pescado
  • Legumbres
  • Frutos secos.

Regular la sal

Regular el consumo de sal resulta importante a la hora de hablar de una alimentación balanceada, ya que esta promueve la acumulación de líquidos en las zonas difíciles de la mujer.

Ajustar el consumo de carbohidratos

Aunque se cree que hay que eliminar el consumo de carbohidratos, esto no es así. Por el contrario, hay que regularlo y asegurarse de escogerlos bien. Algunos hidratos de carbono recomendados son: la batata, la avena, la quinoa y los cereales integrales. Además, todos ellos son fuentes de energía.

Mantenerse hidratado

El consumo de agua es muy importante para mantener el cuerpo hidratado. Además, según una publicación de la American Association of Retired Persons, el agua ayuda a metabolizar la grasa y a eliminarla, y reduce el apetito.

Eliminar los snacks poco saludable

Comer entre comidas es importantes, siempre y cuando se trate de alimentos saludables. Para disminuir la ansiedad se puede recurrir a meriendas con frutas. Los frutos secos también son una buena opción.

Aumentar el consumo de fibra

La fibra es un supresor natural del apetito. Esto hace que el consumo de calorías disminuya, lo que se traduce en pérdida de peso.

El descanso también es importante

Dormir entre 7 y 8 horas diarias puede ser tan importante para perder peso como la dieta y el ejercicio. Esto, además de hacer que tengas más energía para realizar la rutina de ejercicios, también hará que el cuerpo requiera menos calorías para funcionar durante el día.

¡Anímate a probar estos tips para combatir las zonas difíciles de la mujer!

  • H. Amparo. (2013). Alimentacion Saludable. Alimentacion Saludable.
  • Palacios, N., Montalvo, Z., & Ribas, A. (2009). Alimentación, NUtrición e HIdratación en el Deporte. Journal of Sport History. https://doi.org/10.1016/j.jad.2014.04.038
  • Cordero, A., Masiá, M. D., & Galve, E. (2014). Ejercicio físico y salud. Revista Espanola de Cardiologia. https://doi.org/10.1016/j.recesp.2014.04.007
  • Journal of Applied Physiology. Effects of aerobic and/or resistance training on body mass and fat mass in overweight or obese adults. (2012). Recuperado el 24 de mayo de 2020. https://journals.physiology.org/doi/full/10.1152/japplphysiol.01370.2011