Come rúcula y canónigo para prevenir el cáncer de colon

Recientes investigaciones resaltan las propiedades anticancerígenas de compuestos que presentan determinados alimentos, como la rúcula o los canónigos. Descubre todo lo que debes saber.

El cáncer afecta a millones de personas. No importa si viven en un país desarrollado o no. Está ahí, como una sombra que nos acecha a todos. Por esta razón, nos interesamos por encontrar maneras para evitarlo cuando estamos sanos y descubrimos alimentos que nos pueden ayudar, como la rúcula o los canónigos.

No obstante, hay personas sanas que viven con un temor añadido. Son aquellos que tienen antecedentes familiares. Por su parte, el cáncer de colon destaca por ser uno de los más recurrentes en una misma familia, teniendo en cuenta que existen determinados genes que conducen a la predisposición genética a desarrollar ciertos tipos de cáncer.

La ciencia ofrece la posibilidad de hacerse un test genético en este sentido, pero ¿qué ocurre cuando el resultado es positivo? La sensación de pérdida de control debe de ser impresionante. En general, estamos acostumbrados a caminar pensando en el futuro como un lugar donde todo lo que deseamos puede suceder.

Esto varía de forma notable cuando te dan la noticia de que tienes ese gen que te predispone a desarrollar cáncer de colon. Aunque no signifique que lo vayas a padecer, sí implica un alto riesgo. Por ello, los esfuerzos por buscar alternativas que lo esquivan se multiplican.

Uno de los descubrimientos más espectaculares en este campo es la utilidad de comer rúcula y canónigo para prevenir el cáncer de colon. Un asombroso estudio de la Universidad de Almería (España) ha sacado a la luz cómo determinados componentes de estos vegetales presentan propiedades anticancerígenas.

Lee también: Descubre cómo limpiar el colon de forma natural

Por qué comer rúcula y canónigo para prevenir el cáncer de colon

Ya conocíamos las muchas bondades de estos dos vegetales. Su composición hace de ellos una herramienta inestimable para luchar contra la diabetes, entre otras afecciones.

Sin embargo, no conocíamos hasta dónde llegaba su importancia. Este grupo de científicos ha puesto de manifiesto su acción anticancerígena, como se puede observar accediendo al estudio mencionado anteriormente.

Cuando estudiaron sus compuestos fitoquímicos en el laboratorio se encontraron con que contienen compuestos capaces de prevenir el cáncer de colon.

En el caso de la rúcula, sus componentes alteran las células malignas, de forma que se debilitan y mueren. Esta acción se completa con la acción del canónigo, de propiedades similares. Así, comer rúcula y canónigo para prevenir el cáncer de colon se alza como una estrategia sencilla pero eficaz.

Además, dichos vegetales son fáciles de encontrar hoy en día. Están disponibles en las grandes cadenas de supermercados y en muchas fruterías de menor tamaño.

Según afirma el director de la investigación, José Luis Guil Guerrero, no debemos preocuparnos por el daño que puedan hacer al resto de células. Por fortuno, no tiene ningún efecto sobre células sanas, debido, probablemente, a que actúa frente a marcadores específicos de las células cancerosas.

Ver también: Cómo usar el aloe vera para tratar la diabetes

El importantísimo apoyo a la investigación

Hallazgos como este hacen la vida de mucha gente más fácil. Por ello, es importante que este tipo de investigaciones reciban el apoyo que necesitan. Son muchos los científicos que tienen la creatividad y el talento, pero no la financiación y el reconocimiento que debieran.

Sin embargo, gracias a personas como el doctor Guil Guerrero, nuestra vida se ha alargado de manera considerable. Asimismo, su calidad también se ha incrementado. Además, aportan soluciones sencillas a problemas tan complejos como es saberte poseedor del gen que te predispone a desarrollar cáncer de colon.

Cuando esto sucede, comienzas una búsqueda insaciable de asideros para hacerte con el control de tu salud en la medida de tus posibilidades. Así, algo tan sencillo como incorporar rúcula y canónigo en tus recetas se convierte en un gran aporte de tranquilidad.

Teniendo en cuenta todo esto, desde aquí queremos alentar y agradecer la tarea de los investigadores. Son muchos los que nos beneficiamos de su trabajo y son pocos quienes se lo agradecen.