¿Se puede comer un alimento que se ha caído al suelo?

16 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Los alimentos que se caen al suelo se pueden contaminar con varios tipos de microorganismos. Si bien algunos son inocuos, otros tienen potencial infeccioso. ¿Qué debemos tener claro?

Es una costumbre bastante habitual la de consumir un alimento que se ha caído al suelo después de limpiarlo ligeramente o soplarle. Ahora bien, ¿se trata de algo seguro o estamos poniendo en riesgo la salud?

En algún momento, la mayoría de las personas han tenido esta duda. Por eso, a continuación vamos a analizar el por qué no se debe de ingerir ningún producto que haya entrado en contacto con el suelo.

Hay microorganismos presentes en el suelo

Aunque no seamos capaces de verlos, existen millones de microorganismos vivos que habitan en el suelo. Algunos son patógenos para el ser humano, mientras que otros son inocuos. No obstante, cuando un alimento entra en contacto con el suelo se llena de estos organismos vivos.

Por este motivo, se crea un caldo de cultivo perfecto para que aquellos patógenos colonicen la superficie del mismo. En el caso de ingerir el producto, estaremos introduciendo al cuerpo un montón de elementos dañinos que podrían causar infecciones.

Un ejemplo de este tipo de bacterias es la E.coli, presente en algunos tipos de carnes contaminadas y en el intestino. Ciertas cepas de este género pueden desencadenar patologías gastrointestinales severas, como detalla un artículo publicado en la revista Brazilian Journal of Microbiology.

Hay microorganismos presentes en el suelo
En el suelo hay microorganismos con potencial infeccioso. Por eso, ingerir un alimentos que se han caído al suelo puede conducir a infecciones gastrointestinales.

Lavarlos con agua no es suficiente

Antes de consumirlos, es habitual lavar los alimentos con agua una vez que se caen al suelo. Sin embargo, el agua limpia no es capaz de destruir los posibles microorganismos patógenos que hayan colonizado la superficie del mismo.

Por lo anterior, limpiarlos de este modo no resulta una solución eficaz a la hora de reducir la peligrosidad de las bacterias existentes. Sí que es cierto que el agua puede reducir un poco las poblaciones de hongos y de levaduras. No obstante, el resto de microorganismos no se verían afectados, tal y como afirma un estudio publicado en el año 2018.

No dejes de leer: ¿Qué es la contaminación cruzada?

Lo correcto es desechar el alimento

Si se ha caído el alimento al suelo, a no ser que vaya a ser sometido a un proceso de cocción a alta temperatura, la mejor opción sería desecharlo. Puede darse el caso de una fruta con cáscara. En este tipo de situaciones bastaría con pelar bien el producto, asegurándonos de que no queden restos de la parte mas superficial.

En cualquier caso, se aconseja tirar cualquier alimento que haya caído al suelo, sobre todo si desconocemos el grado de limpieza del mismo. No es lo mismo que un producto se caiga en el suelo de casa, donde podemos garantizar relativamente su higiene, que en la calle.

La importancia de la higiene alimentaria

Muchas veces no se le otorga la importancia que necesita, pero mantener buenos hábitos de higiene alimentaria resulta crucial para prevenir la aparición de enfermedades. Prácticas simples, como no romper la cadena de frío o realizar cocciones completas de los alimentos, impiden la proliferación bacteriana.

De lo contrario, estaremos expuestos a contaminaciones que pueden cursar con problemas gastrointestinales o mediante patologías más serias. Se recomienda también no mezclar crudos con cocinados y utilizar utensilios limpios para manipular alimentos diferentes.

Las buenas prácticas de conservación y envasado son fundamentales a la hora de limitar el crecimiento bacteriano. Cabe recordar que todos los años se producen muertes en los países desarrollados por ingerir alimentos contaminados. El número de fallecimientos por este motivo es muchísimo mayor en países en vías de desarrollo.

Por fortuna, en un gran número de países existe acceso al agua potable, lo que reduce el riesgo de contaminación. Pese a esto, a menudo estamos expuestos a prácticas de dudosa higiene alimentaria que pueden poner conducir a la aparición de intoxicaciones.

La importancia de la higiene alimentaria
Más allá de evitar el consumo de alimentos que se caen al suelo, es primordial garantizar una buena higiene alimentaria. Esto incluye conservar bien cada variedad de alimento.

Descubre: El consumo de marisco y los microorganismos

Es mejor no comer alimentos del suelo

Salvo que se trate de un alimento que cae al suelo de la propia casa, o que vaya a ser sometido a un proceso de cocción completo, lo recomendable es desechar los alimentos que entran en contacto con el suelo. Así no pondremos en peligro la salud mediante la ingestión de microorganismos nocivos para el organismo.

Por otro lado, debemos recordar la importancia de mantener unas correctas prácticas de higiene alimentaria para asegurar la salud. Defectos en este tipo de hábitos pueden conducir a la aparición de intoxicaciones que pueden generar problemas severos en algunos casos.

  • Gomes TAT., Elias WP., Scaletsky ICA., Guth BEC., et al., Diarrheagenic escherichia coli. Braz J Microbiol, 2016. 1: 3-30.
  • Nriagu J., Xi C., Siddique A., Vincent A., Shomar B., Influence of household water filters on bacteria growth and trace metals in tap water of doha, qatar. Sci Rep, 2018.