Comer con rapidez puede afectar la salud

Una de las malas costumbres que muchas personas podemos tener es comer de manera rápida, puesto que con esta manera tan descontrolada de ingerir los alimentos lo único que vamos a conseguir es que el proceso de masticación no sea el adecuado. Además, al momento de llevar los alimentos a la boca tendremos que abrirla muchas veces y mas rápidamente, lo cual permite que también nos llenemos de aire, por lo tanto vamos a sentir dolores de estómago y gases, que luego van a provocar una mala digestión.

Comer despacio es recomendable para mantener el peso controlado

En varios estudios realizados se ha podido demostrar que las personas que comen despacio pueden mantener su peso bajo control, puesto que se ingieren menos calorías. Esto se debe a que de esta manera es mucho más sencillo darse cuenta cuando hay sensación de saciedad y así no se ingieren más alimentos de los que el cuerpo necesita, ya que el cerebro tiene más tiempo para recibir la señal de que ya no se tiene más hambre; lo contrario pasa cuando se come con mucha rapidez, el cerebro no tiene el tiempo necesario para darse cuenta de que el estómago está lleno y entonces comemos todo lo que hay en el plato y, en algunos casos, hasta pedimos más.

Se mejora la digestión

Indigestion

Cuando las personas comen muy rápido no se toman el tiempo necesario para realizar de manera correcta el proceso de masticación, por lo tanto la digestión se hace mucho más lenta y esto va a provocar muchos problemas estomacales, entre los cuales está el estreñimiento. Al comer con tanta prisa y no masticar bien, el estómago tendrá que hacer doble su trabajo, pues los jugos gástricos deben hacer más esfuerzo para triturar los alimentos que llegan allí casi enteros.

Se disfrutan mejor los alimentos

Es importante disfrutar de los alimentos que comemos. No tiene ningún sentido que, cuando comemos los alimentos que más nos gustan, por el hecho de estar siempre de afán no disfrutemos de esos sabores exquisitos de algunos platillos, frutas y postres. Si hay mucho trabajo en la oficina o el tiempo para alimentarnos es muy corto, hay que buscar la manera de corregir estos inconvenientes para poder comer con tranquilidad.

Comer rápido provoca indigestión

Gases estomacales

Cuando se comen los alimentos con demasiada rapidez se pueden presentar problemas de indigestión verdaderamente molestos. Los síntomas más comunes pueden ser pesadez y ardor estomacal muy fuerte, aunque estas molestias tienden a desaparecer cuando los alimentos mal masticados por fin se pueden digerir.

Recuerda…

El momento o la hora de las comidas debe ser el más agradable del día, en ese tiempo se deben dejar a un lado todos los problemas tanto personales como laborales; es una hora que se debe dedicar a disfrutar de los alimentos y, sobre todo, a compartir con los seres queridos o con los amigos o compañeros de trabajo. Es el mejor momento para liberarse del estrés, del mal genio y de todos los inconvenientes que nunca faltan, pero que hacen parte de la vida y, por lo tanto, hay que aprender a manejarlos y salir de ellos de la mejor manera posible.

¡No lo olvides!

Recuerda que la mejor manera de asimilar correctamente todos los nutrientes de los alimentos es comiendo despacio y masticando muy bien para mejorar y facilitar la digestión, así podemos aportar muchos beneficios a nuestro organismo. ¡Un abrazo!

Te puede gustar