¿Comer pescado genera menos dolor por artritis reumatoide?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 21 enero, 2019
Francisco María García · 25 febrero, 2018
El pescado es rico en omega 3, un ácido graso que tiene propiedades antiinflamatorias.

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que tiene como resultado la inflamación de las articulaciones. No obstante, hay enfermedades que pueden ser tratadas mediante algunos alimentos naturales y ese parece ser el caso de la artritis reumatoide. Aunque este padecimiento no tiene cura definitiva, el pescado parece tener componentes para aliviarla.

Precisamente, los animales marinos tienen un componente con propiedades desinflamatorias  que ayuda a reducir el dolor: el omega 3. Los pacientes que sufren esta condición clínica podrían experimentar ciertas mejorías tras incluir el pescado en su dieta cotidiana.

¿En qué consiste la artritis reumatoide?

dolor-en-el-codo

Esta enfermedad consiste en la inflamación recurrente de un gran número de articulaciones, siendo bastante comunes las de manos y pies. Todo se produce por una activación descontrolada del sistema inmunitario. En algunos casos, esta sintomatología puede llegar a afectar a órganos vitales como el corazón. De hecho, esta enfermedad estaría relacionada con el sistema cardiovascular. Con el paso del tiempo, la misma puede generar desgaste de los huesos, deformaciones articulares y rigidez.

Omega 3 como antiinflamatorio en la artritis reumatoide

La inflamación es un proceso regular del sistema inmunitario activado por glóbulos blancos especializados. El hecho es que el omega 3 logra activar un receptor que permite bloquear esa respuesta inflamatoria. Esto es provechoso para los pacientes con reumatismos porque en ellos esa respuesta inflamatoria es constante y dolorosa. Lo cierto es que el omega 3 no puede ser sintetizado naturalmente por el cuerpo humano y debe obtenerse de fuentes externas. El pescado es el alimento que lo tiene cantidades más concentradas.

Visita este artículo: Todo acerca de los ácidos grasos omega 3

Efecto del omega 3 en la artritis reumatoide

Efecto del omega 3

Ingerir 0,21 gramos diarios de ácidos grasos disminuye la posibilidad de sufrir cualquier tipo de artritis reumatoide. El efecto antiinflamatorio de las grasas poliinsaturadas se debe en especial al ácido eicosapentaenoico (EPA). El mismo puede aliviar el dolor y, adicionalmente, ayudaría en la flexibilidad de las articulaciones en general.

No obstante, es necesario nutrirse constantemente de este tipo de ácidos grasos para poder experimentar mejoría. De 2 a 6 meses es el tiempo mínimo para comenzar a sentir las propiedades curativas en los casos de reumatismo.

Cuidado con el omega 6

Por lo general, nuestra dieta prevé una obtención de un mayor número de componentes con omega 6. Esto es negativo para los pacientes reumáticos porque estos ácidos grasos son inflamatorios. Bajo esta lógica, lo correcto es mantener una dieta equilibrada en donde las cargas de omega 3 y omega 6 se equiparen. Dejar de comer alimentos que contengan este último grupo de grasas naturales no es una opción, debido a que el mismo es importante para reducir los riesgos de desarrollar cardiopatías.

No todas las especies son iguales

ensalada de piña y gambas

Es importante elegir los pescados que tienen omega 3 por encima del omega 6. En este sentido, la caballa y el atún son quizás las especies más recomendadas. Otra opción son los boquerones, gambas y el bacalao. Moluscos como el calamar y el pulpo pueden ser excelentes fuentes de este tipo de grasa.

Por su parte, el salmón y la sardina también tienen grandes aportes, pero sus niveles de omega 6 son mucho más elevados. Por ello, son menos recomendables para una dieta antiinflamatoria y deben comerse con mayor moderación.

Las grasas poliinsaturadas también protegen el corazón

Comer pescado unas 3 veces por semana también puede prevenir arritmias, cardiopatías y evitar el riesgo de muerte súbita por falla cardíaca. Esto se debe a que este ácido graso poliinsaturado frena el exceso de calcio que se dirige hacia el corazón. Estas sustancias son las que pueden provocar cambios en el ritmo cardíaco regular.

Dieta antinflamatoria para la artritis reumatoide

El pescado más saludable y el que hay que evitar

El pescado que conserva mejor sus ácidos grasos es el que es fresco o el congelado. Los que son conservados en latas podrían perder buena parte de sus propiedades y esto afecta su calidad como antiinflamatorio. Freírlo tampoco ayuda porque de esta forma agregamos grasas saturadas que generan el efecto contrario. La mejor opción del pescado son las recetas cocidas. Con respecto a esto, el sushi podría ser una muy buena opción, pues aúna los beneficios del pescado bajo una preparación saludable y temporizada.

Lee también: El pescado más saludable y el que hay que evitar

Artritis reumatoide: otros alimentos que te pueden aliviar

Las grasas poliinsaturadas no solo se encuentran en el pescado. Los aceites vegetales como el de oliva, almendra y soja también son una gran fuente de esta sustancia útil para el organismo humano. Las lentejas, algas, garbanzos, nueces y semillas de chía también permiten la obtención del omega 3 en cantidades considerables.

Con respecto a las frutas, el aguacate y las fresas  son las únicas con este tipo de nutrientes. La mayor prueba de la efectividad del omega 3 es que existen suplementos alimenticios y hasta medicinas que le tienen entre sus componentes. Añadirla a la dieta diaria es beneficioso para nuestra salud.

Artritis reumatoide: conclusiones

En el artículo hemos visto la relación entre consumir ácidos grasos omega 3 y la posible mejora de los síntomas de la artritis reumatoide. Cabe señalar que es importante acudir al médico para un adecuado diagnóstico y tratamiento. Por lo tanto, lo que se ha expuesto en el presente artículo no sustituye al tratamiento, lo complementa. Te recomendamos cuidar tu salud, estilo de vida y hacerte exámenes médicos al menos una vez al año.

  • Alhambra-Expósito, María Rosa, et al. “Recomendaciones dietéticas en la artritis reumatoide.” Revista Española de Nutrición Humana y Dietética 17.4 (2013): 165-171.
  • Alvarez, Lario Bonifacio, and Bonifacio Álvarez Lario. El libro de la artritis reumatoide. Ediciones Díaz de Santos, 2003.
  • González Cernadas, Leticia, Beatriz Rodríguez-Romero, and Lidia Carballo-Costa. “Importancia de los aspectos nutricionales en el proceso inflamatorio de pacientes con artritis reumatoide: una revisión.” Nutrición Hospitalaria 29.2 (2014): 237-245.