Comer tomate reduce el riesgo de sufrir un derrame cerebral

22 diciembre, 2013
El licopeno es la sustancia que le aporta al tomate su característico color rolo y sus propiedades antioxidantes, que pueden ayudarnos a disminuir el riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares

En recientes estudios se ha podido comprobar que las altas concentraciones de licopeno en la sangre reducen el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o derrame cerebral.

El licopeno es un carotenoide que se encuentra presente en la sangre, la piel, el hígado, las glándulas suprarrenales, los pulmones, la próstata y el colon. Hay muchos estudios que demuestran que, un alto consumo de alimentos que tengan licopeno pueden proteger o prevenir de enfermedades como el cáncer y enfermedades cardiovasculares,  así como también la degeneración macular.

Los seres humanos podemos obtener el licopeno en nuestra dieta diaria gracias a los tomates y todos los productos que se elaboran a base del mismo. De igual manera no sólo en los tomates podemos encontrar el licopeno, este se puede hallar también en los albaricoques, en el pomelo rosa, en el aceite de palma y la sandía. Los suplementos de licopeno se han vuelto muy populares durante los últimos días debido a las propiedades antioxidantes que se le atribuyen.

Sandia

En nuevos estudios realizados a un número aproximado de 1.031 personas entre cuarenta y seis a sesenta y cinco años de edad, se midieron los niveles en la sangre de varios carotenoides y se analizó la posible asociación con el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular.

Mediante un seguimiento realizado durante un año, se pudieron identificar un número aproximado de sesenta y siete derrames. Los investigadores determinaron que las personas que tenían mayor concentración de licopeno en la sangre tenían un riesgo hasta de un cincuenta y nueve (59%) por ciento menos de sufrir un accidente isquémico, y un cincuenta y cinco menos (55%) de accidente cerebrovascular.

De esta manera los investigadores llegaron a la conclusión de que, las personas que tienden a ingerir mayores cantidades de licopeno pueden reducir el riesgo de llegar a padecer un accidente cardiovascular.

Jugo de tomate

En conclusión, podemos estar seguros de que al adicionar a nuestra alimentación diaria más contenido de productos ricos en licopeno puede ser de gran utilidad en los tratamientos para prevenir las enfermedades cerebrovasculares, además el tomate —producto alimenticio que más lo contiene— lo podemos agregar a casi todas las preparaciones que comemos todos los días.

Te puede gustar