Cómo acelerar el metabolismo para perder peso

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 7 enero, 2019
El agua fría nos puede ayudar a aumentar la tasa metabólica, ya que el cuerpo tiene que utilizar energía para calentarse hasta que alcance la temperatura corporal anterior y normal.

Nuestra condición genética viene determinada desde antes de nuestro nacimiento y entre otros datos, ya está predeterminado el metabolismo que tendremos en general.

Aumentar su velocidad con la idea de perder peso resulta muy complicado y nunca debe abusarse de los métodos agresivos, ya que no solo no serán eficaces para mejorar nuestro metabolismo sino que perjudicarán a nuestra salud.

En este artículo descubrirás que hay cambios sencillos que puedes incorporar en tu vida para que tu metabolismo mejore aunque nunca puedas modificar su predisposición genética.

Por supuesto si tienes problemas de sobrepeso, aumento brusco de peso, o cualquier cambio que te llame la atención en tu cuerpo, te aconsejamos acudir a un profesional médico, pues a veces el metabolismo se altera a lo largo de la vida en enfermedades como la diabetes.

En síntesis el metabolismo saludable se puede conseguir de forma natural con la limitación de la genética que te hemos comentado. Cuidarlo te ayudará a mantenerte en forma y tener más energía. En cambio no ayudar a su correcto funcionamiento es la razón para ganar peso o que tengas dificultades para perderlo.

A continuación se muestran algunas formas para “acelerar el metabolismo”, aumentar el consumo de grasa, llámalo como quieras pero no olvides que nunca se debe abusar y que lo mejor es consultar con un profesional médico.

Hábitos alimenticios en el cuidado del metabolismo

Realizar 5 comidas diarias es lo mejor para que el metabolismo funcione adecuadamente.

Los expertos recomiendan realizar 5 comidas diarias:

  • Desayuno.
  • Media mañana.
  • Comida.
  • Merienda.
  • Cena.

Con este número probablemente ingieras las mismas cantidades que haciendo las 3 clásicas comidas. Pero de esta manera permites que tu cuerpo asimile mejor los alimentos, no fuerzas al metabolismo.

Se hace especial hincapié en que la cena nunca sea demasiado copiosa y se realice al menos dos horas antes de acostarse. La explicación es que el metabolismo durante la noche se enlentece, si te pasas comiendo en ese momento, la grasa tendrá más facilidad para acumularse.

Además las comidas abundantes nocturnas dificultan el sueño, un elemento que también ayuda al funcionamiento del metabolismo.

Como consejos más generales te añadimos que el desayuno conste siempre de un zumo y algo que contenga cereales. Estos últimos aportan gran cantidad de nutrientes y fibra que garantiza el correcto tránsito intestinal, algo totalmente imprescindible para que no se enlentezca el metabolismo.

Ver también: ¿Cuál es el desayuno más sano?

Y más general todavía es decirte que elegir alimentos bajos en grasas y calorías y con una proporción alta en fibra ( a parte de los del desayuno), como los cereales integrales,  frutas, verduras de hoja verde, pescados y carnes magras, ayudará a que no cojas peso.

En el caso de las frutas y verduras también ayudarán a reducirlo gracias a su contenido en antioxidantes. Las mejores frutas para aumentar el metabolismo, son los arándanos, que contienen flavonoides y ayudan a aumentar el metabolismo.

Las frutas cítricas, que son ricas en vitaminas C, necesaria para quemar las grasas,  deben tomarse al menos dos veces al día. El melón, que es rico en potasio, ayuda a  acelerar el metabolismo y puede conseguir reducir tu peso.

Ejercicio

El ejercicio es uno de los métodos más eficaces para acelerar el metabolismo

Que el ejercicio acelera el metabolismo es indiscutible. Pero es que además aumenta la masa muscular magra en el cuerpo, mientras el cuerpo quema grasa ayudándote a estar en forma.

Realizar ejercicio varias veces por semana ayudará a tu cuerpo a perder peso. Elige  ejercicios aeróbicos, como andar en bicicleta, pasear, correr o nadar.

Añade a los ejercicios aeróbicos, un poco de entrenamiento de fuerza en tu rutina de ejercicios,te harán sentir mejor y seguirá favoreciendo la reducción de peso.  Realiza también ejercicios de calistenia (que potencian los movimientos de los grupos musculares) y ejercicios con mancuernas.

Otros hábitos

  • Bebe dos litros de agua diariamente. Beber agua fría aumenta tu tasa metabólica hasta en un 30% durante aproximadamente 30 minutos. El cuerpo emplea más energía de la normal, quemando grasa como resultado, para  calentar el agua a la temperatura corporal.
  • Duerme como mínimo ocho horas diarias, ya que la falta de sueño provoca una alteración en los niveles de las hormonas leptina y grelina. Éstas son responsables del control del apetito y del consumo de energía.

Ver también: ¿Cómo podemos dormir bien?

Conclusión

No podemos cambiar nuestra predisposición genética. Sin embargo podemos mejorar nuestros hábitos para ayudar al correcto y rápido funcionamiento del metabolismo.

Imagen cortesía de Edson Hong