¿Cómo acostar al bebé recién nacido?

La mayoría de las madres primerizas se preguntan cuál es la mejor posición para acostar a un recién nacido. Lo cierto es que mientras el bebé no se dé vuelta por sí mismo, lo mejor es acostarlo boca arriba.

¿Cómo acostar al bebé recién nacido? Es una pregunta frecuente entre las madres primerizas. Las abuelas tendrán una opinión al respecto y los pediatras otra. Lo cierto que aunque parece una pregunta con respuesta obvia, es motivo de muchas consultas.

Un bebé podrá voltearse mientras duerme y decidir cuál es su posición para dormir entre los 3 y los 6 meses. Así que la preocupación de los padres sobre cómo acostar al bebé recién nacido abarca básicamente sus primeros 3 meses de vida.

¿Boca arriba o boca abajo?

La Asociación Española de Pediatría y la Academia Americana de Pediatría recomiendan que los bebés, hasta los 6 meses, duerman boca arriba o lo que técnicamente se llama posición decúbito supino.

Bebé durmiendo.

Al dormir boca arriba, disminuyen notablemente las probabilidades de que se presente el temido síndrome de muerte súbita del lactante. Además, a medida que el bebé se va relajando, la cabeza se va hacia alguno de los dos lados. A partir de esto, si el bebé echa un buche o bocanada, no hay ningún riesgo de ahogo.

Sin embargo, las abuelas insistirán en que boca abajo los recién nacido duermen más, y seguramente están en lo cierto. Pero es una posición que es mejor dejarla para una siesta diurna en la que el bebé pueda ser supervisado o para cuando ya cambie de posición por sí mismo.

Lo más importante es evitar que las sábanas obstaculicen las fosas nasales del bebé.

Lee también: 15 juguetes para estimular el aprendizaje en tus hijos

Recomendaciones a la hora de acostar al bebé recién nacido

Aunque no faltarán las opiniones diversas, lo ideal es seguir la recomendación del pediatra en función de las características  y peculiaridades de cada niño. No obstante, cuando llega el momento de acostar al bebé recién nacido es válido seguir las siguientes recomendaciones:

1. Evita que duerma boca abajo o de lado

Esta precaución aplica hasta que el bebé pueda dar vuelta y girar por sí mismo. Si el bebé sufre de reflujo, debe dormir boca arriba en un colchón que tenga un ángulo de 45°.

2. Utiliza un colchón firme

El colchón para acostar al bebé recién nacido debe ser firme, evita usar acolchados. Su espalda necesita un buen soporte para sostenerse boca arriba. Ajusta bien las sábanas, evita que queden sueltas y que puedan ahogar al bebé. Asimismo, un bebé recién nacido tampoco necesita usar almohada.

3. Cama libre de peluches, juguetes o cojines

Por muy adorable que se vea la cuna o la cama del bebé llena de peluches y hermosos cojines, no son prácticos ni recomendables. Los objetos impiden la buena circulación del aire y puede aportar más calor. Igualmente, contribuyen con la acumulación de polvo, lo que puede resultar muy contraproducente para bebés con problemas respiratorios.

Bebé durmiendo en una cuna despejada.

4. Evita el sobrecalentamiento

Evita el exceso de calor a la hora de vestir y acostar al bebé. Igualmente, no utilices mantas muy gruesas. La temperatura ambiente ideal es entre 20 y 22 °C . Si usas estufa o radiador, que la temperatura se ubique entre esos grados.

5. Evita forzar el uso del chupón o chupete

Si quieres introducir el uso del chupón o chupete y tu bebé no lo acepta o lo suelta apenas se duerme, no tienes que volver a introducirlo a su boca. Hay bebés a los que no les gusta el chupete, así que no lo fuerces si no es de su agrado.

6. Evita que el bebé duerma solo

Un bebé recién nacido no debería dormir solo, al menos en sus primeros 6 meses de vida. Al estar en el cuarto de los padres, es más fácil estar atentos a cualquier emergencia que pudiera afectar al bebé. De esta manera, es posible socorrerlo a tiempo.

7. Evita el tabaquismo

Si hay fumadores en casa, hay que evitar que fumen cerca del bebé, especialmente en la habitación donde duerme. Esto debido a que los gases residuales del cigarrillo no solo afectan su salud e irritan sus mucosas, sino que también es uno de los factores de riesgo de la llamada muerte súbita.

8. Precaución cuando duerma en otros lugares

Es probable que a tu bebé le guste dormir en el asiento del auto, el coche, el columpio u otros asientos similares. Vigílalo mientras esté dormido. Confirma con tu médico cuáles son las precauciones a seguir si se duerme en estos sitios.

En el caso practicar colecho

Bebé durmiendo con sus padres.

El colecho, aunque es una práctica que tiene detractores, cada vez es más usada por padres que comulgan con la crianza con apego. La Asociación Española de Pediatría no encontró evidencia científica contra esta práctica.

Las precauciones son prácticamente las mismas. Cuando el bebé duerme entre los padres, deben evitar que el bebé quede debajo de las sábanas o cobijas. Así que o se arropan hasta la cintura, o cada uno usa su propia cobija.

Una vez dormido…

Ya sea que lo acuestes en su cuna o en la cama de mamá y papá, una vez que se duerma tu recién nacido, disfruta de la calma que te brinda verlo dormido. Esa cara dulce llena de paz es inolvidable.