¿Cómo acostumbrar a tu bebé al biberón?

08 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el psicólogo Bernardo Peña
Acostumbrar a tu bebé al biberón requiere de gran esfuerzo, planificación y una buena red de apoyo. Aunque es un proceso delicado, la persistencia es esencial para alcanzar el objetivo.

La leche materna es el mejor alimento para un bebé durante los primeros meses de su vida. Sin embargo, por diversas razones, se hace necesario acostumbrar a tu bebé al biberón.

En algunas ocasiones, no parece haber ningún problema. No obstante, en otros casos, parece que el pequeño rechaza el biberón. Esto puede ser debido a la textura de la tetina, a que el líquido está demasiado caliente o a un sinfín de cosas más que te iremos comentando.

Ahora bien, ¿qué deberías hacer ante un caso como este? La indefensión y la parálisis no es una opción, porque el bebé tiene que alimentarse

Lo que deberías saber antes de acostumbrar a tu bebé al biberón

Dar el biberón.

Antes de todo, debemos tomar en cuenta que la experiencia del bebé para alimentarse es única. Amamantar no solo sirve para que el pequeño se nutra, sino que establece un vínculo muy profundo entre madre e hijo, como señala este estudio publicado en Colección Académica de Ciencias Sociales. Por eso, no es raro que al pequeño le cueste habituarse a un nuevo modo de alimentación.

Además, aunque el bebé haya nacido hace poco tiempo, puede reconocer las diferencias del olor, la textura y el calor entre la tetina artificial y la información que percibe del pezón humano. Conociendo esto, es más probable que enfrentes el proceso con mayor paciencia y ánimo.

Te sugerimos leer: 8 beneficios de la lactancia para la madre y el bebé

¿Cómo acostumbrar a tu bebé al biberón?

Ahora bien, para que puedas acostumbrar a tu bebé al biberón, has de planificarlo con cuidado y antelación, sobre todo si sabes que tu ritmo de vida o necesidades requieren que tu bebé alterne entre el pecho y biberón.

Para ello, lo primero y más recomendable es esperar a que se regularice el amamantamiento. Este evento se produce a las tres o cuatro semanas de haber nacido.

Una vez establecida la lactancia natural, tiene que contemplarse un periodo de prueba de dos semanas antes de instaurar la alternancia de alimentación con el biberón. El objetivo es el de solucionar cualquier complicación que se derive del cambio en los hábitos.

Tras haber definido el esquema para acostumbrar al bebé al biberón, hay que considerar otros aspectos que pueden facilitar la transición en la nutrición del pequeño. A continuación, te compartimos una lista breve.

El mejor momento

En primer lugar, ya hemos comentado que es necesario establecer la alternancia, pero no tienes por qué convertir este proceso en un sufrimiento para tu bebé. Así que, en lugar de tratar de darle el biberón cuando tiene hambre, prueba cuando esté contento y relajado.

  • Se recomienda hacerlo en tomas intermedias; no en la primera toma ni en la última. Los bebés están más apegados a la lactancia materna durante estos momentos.
  • Sin embargo, si esta técnica no funciona, prueba a darle el biberón un poco más tarde que de costumbre, para que tenga apetito y esté dispuesto a tomar del biberón.

La elección del biberón y la tetina es vital

Para interferir lo menos posible en el cambio de lactancia, se recomienda poner especial atención en la selección del biberón. Para ello, puedes probar con la tetina larga, redonda y blanda. Asimismo, evita los productos que dicen ser “anatómicos”, puesto que no se parecen al pezón realmente.

La finalidad de la selección es brindar mediante el biberón una experiencia muy parecida a la lactancia natural para que el pequeño logre engancharse a la tetina por sí solo. Por otra parte, se debe poner especial atención al tamaño y flujo de las tetinas. Es preciso encontrar la medida que más se parezca al flujo natural; de lo contrario, el bebé podría estresarse al notar que sale poca o mucha leche.

La postura más recomendable

Acostumbrar a tu bebé al biberón.

Hoy en día existen opiniones muy distintas con respecto a la postura del bebé cuando se alimenta. Por ejemplo, hay quienes recomiendan no imitar la posición de la lactancia natural cuando se le da de comer al bebé. Más bien, señalan que debe mantenerse erguido, como si estuviera sentado.

Esta postura puede conseguirse al sentarlo en una silla para bebés o en la silla especial del automóvil. Una vez que el pequeño se haya acostumbrado al biberón será posible regresar a la posición de amamantamiento.

También hay quien aboga por mantener al pequeño en la posición natural cuando se le da alimento para que se sienta relajado. Al final, la elección de la técnica la puedes definir dependiendo de los resultados con tu bebé.

Descubre: Cómo disminuir el riesgo de la muerte súbita del lactante

Ten cuidado con la asociación entre leche y mamá

¿Sabías que los bebés pueden percibir el olor de sus madres a menos de seis metros de distancia? Es increíble la capacidad de los niños para reconocer a su madre.

Por esa razón, es importante permitir que otra persona le dé el primer biberón al bebé y evitar que se confunda al no tomar del pecho de su madre. De esta manera, el pequeño podrá diferenciar la experiencia y, así, habituarse en poco tiempo.

Definitivamente, acostumbrar al bebé al biberón no es una tarea sencilla. Se requiere de esfuerzo, paciencia y constancia; pero estamos seguros de que con estos consejos podrás realizar dicha transición en menor tiempo.