¿Cómo actuar ante una quemadura?

Si tenemos una quemadura de primer grado debemos poner la zona afectada bajo un chorro de agua fría para evitar que empeore y pueda dañar tejidos internos

Muchos de los accidentes domésticos tienen como consecuencia quemaduras de diferente consideración. Son habituales las producidas por aparatos eléctricos que alcanzan altas temperaturas (planchas, etc.), las que ocurren cocinando (salpicaduras de aceite caliente, horno, etc.) y las producidas por productos químicos abrasivos.

Clasificación de las quemaduras

  • Quemaduras de 1er grado: son las más leves y afectan solo a la epidermis, a la capa más superficial de la piel. La zona afectada está enrojecida y causa gran dolor.
  • Quemaduras de 2º grado: afectan a la epidermis y a la dermis de la piel y se caracterizan por la aparición de ampollas.
  • Quemaduras de 3er grado: afectan a todas las capas de la piel, llegando a capas más profundas. Éstas requieren atención médica urgente.
  • Quemadura química: suelen ser más profundas de lo que parecen, pues el daño va aumentando. Deben ser tratadas por profesionales médicos.

Qué hacer ante una quemadura

Lo primero es tranquilizar a la víctima y valorar el grado de afectación de la quemadura para actuar en consecuencia. Se deben retirar las prendas o objetos que se puedan, es decir, que no se encuentren pegados a la piel. Recuerde eliminar joyas, relojes, cinturones, etc., que mantienen la temperatura y pueden continuar causando lesiones.

Se debe enfriar la zona afectada con agua fría, nunca con hielo. Su hay agua corriente, se debe dejar la zona bajo el chorro del agua varios minutos.

Si hay ampollas, debe ir con cuidado de no reventarlas, pues la lesión puede infectarse. Si están rotas, debe limpiar la quemadura con agua y cubrirla con una gasa limpia para prevenir la infección. Después, diríjase a un servicio médico.

En quemaduras de tercer grado debe actuar con rapidez. Lo primero será apagar las llamas en caso de que las haya. Recuerde que no deben apagarse con agua, si no haciendo que la víctima ruede sobre ella misma o cubriéndola con alguna manta o prenda grande.

Seguidamente deberá inspeccionar a la víctima para asegurarse que no presenta otro tipo de lesiones y deberá mantenerla tranquila, evitando que entre en estado se shock.

Nunca retire prendas que se encuentren pegadas a la piel y humedezca las zonas con un paño húmedo, para después llevar a l a víctima a un centro sanitario.

En el caso de quemaduras químicas, es muy importante que eliminemos el agente causante por completo y retiremos cualquier objeto o prenda que haya estado en contacto con él.

Recuerde, es esencial, como ante cualquier accidente o trauma, mantener la calma y transmitírsela a la víctima.

Fotografía cortesía de Joaquín Esteban Amorós

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar