Cómo actuar frente a un desmayo

Un desmayo es un breve pérdida de conciencia debido a la disminución de flujo sanguíneo hacía en cerebro. Este episodio dura un par de minutos y la persona se recupera de forma rápida y completa, aunque en ocasiones un desmayo puede tener otras causas, como lo son: golpes, impresión o una alimentación deficiente, entre otras similares.

Cuando una persona se desmaya no sólo puede experimentar pérdida de conciencia, sino también pérdida del tono muscular y palidez, al igual que puede sentir debilidad y náuseas justo antes del desmayo.

Causas más comunes de un desmayo

  • Cuando experimentamos una sobre-excitación por factores emocionales como ansiedad, temor o alegría, nos pueden llevar a un desmayo.
  • Los lugares cerrados con poca ventilación muchas veces producen sensación de agobio, lo que provoca ataques de ansiedad y sincopes (desmayo).
  • El dolor puede afectar de manera diferente a cada persona, puede hacer que el cerebro se desconecte y esto pueda llevar a un desmayo.
  • Condiciones de calor extremo que provoque una bajada repentina de la presión.
  • Los desmayos pueden ir también asociados a fobias que provocan temores, los cuales pueden llegar también al desmayo.
  • Problemas psicodepresivos.
  • Bajones de glicemia.

Si tiene antecedentes de desmayos, es mejor seguir las instrucciones dadas por el médico sobre la forma de cómo prevenirlo, por ejemplo si conoce las diferentes situaciones que le provocan un desmayo, lo más recomendable es evitarlas.

Medidas al sufrir un desmayo

  • Ayudar para que la persona desmayada caiga al suelo sin hacerse daño.
  • Colócala boca arriba y con los pies a una altura mayor que la cabeza, de esta forma la sangre circulará más rápidamente y le llegará más oxígeno al cerebro.
  • Comprueba que sus signos vitales estén de manera normal.
  • Afloja la ropa, cinturones y todo lo que pueda restringir el flujo sanguíneo. Provoca despejar el entorno y refrescar el ambiente.
  • Es necesario mantener a la persona acostada durante —al menos— 10 o 15 minutos o siéntela hacia adelante con la cabeza entre las rodillas.
  • Frotar alcohol en las muñecas (manos), la nuca y, además, refresque la frente; de preferencia no ponga alcohol en la nariz del desmayado, pues esto en vez de favorecerle puede generar que se revienten vasos dentro de la nariz.
  • No es recomendable darle a beber o comer algo, es mejor esperar a que se reponga un poco.
  • Cuando la persona desmayada vuelva en sí, tápelo bien, porque en ocasiones al desmayo le sigue una sensación de escalofrío, acompañado de temblores.

desmayo-desmayarse-narcolepsia-dormir-caida

Si usted es de las personas que se marea con frecuencia, se recomienda que al levantarse espere sentado uno o dos minutos antes de ponerse de pie; si es por ayuno, tome un vaso de jugo de naranja con azúcar; si es por ejercicio, tome varios vasos de agua al día.

¿Cuándo acudir al médico?

  • Cuando la persona desmayada tarda más de un par de minutos en recuperar la conciencia.
  • Cuando la persona se desmaya demasiado.
  • Cuando se tiene diabetes o se está embarazada.
  • Cuando la persona sangra, está lesionada o al desmayarse se cayó desde una altura considerable.
  • Cuando se presentan convulsiones o si se siente dolor.
  • Cuando le molesta el pecho o pierde la capacidad del habla, de la vista o el movimiento.

Si bien la mayoría de los desmayos son situaciones pasajeras, existen otros que sí pueden tener una complicación, por eso es necesario acudir al médico cuando esto pase, para que dé un diagnóstico y el tratamiento adecuado. En algunas ocasiones se podrá solicitar un electroencefalograma, un electrocardiograma o un análisis de sangre para identificar el motivo del desmayo.

Se debe tener muy claro que no se puede perder la calma, pues en el caso de desmayo, ayuda más aquel que guarda calma, que el que más duro hable. ¡No trate de levantar a la persona desmayada! Ya que esto genera un maltrato en sus extremidades y, a la hora de despertar, sentirá mucho dolor y maltrato.

Las horas posteriores al desmayo son importantísimas, pues se debe tener la persona en observación, ya que no se conoce su causa con certeza y podría desmayarse nuevamente aún estando acostada.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar