¿Cómo actuar si el chico no ha venido a la cita?

Si la otra persona no ha venido a la cita lo último que debemos hacer es culparnos o mendigar una segunda oportunidad. Nuestra dignidad debe primar en estos casos.

El chico no ha venido a la cita y ella se encuentra sola en la mesa mirando el teléfono. Una situación que puede provocar vergüenza, además de una ira insostenible. Una serie de sensaciones se mezclan y llega la hora de levantarse y salir con la frente en alto, pero es difícil.

Lo más importante es saber cómo actuar en esta circunstancia y qué hacer con ese chico mañana. Aunque, es mejor esperar que se equilibren un poco las emociones.

Estás en el lugar acordado y el chico no ha venido a la cita

Mujer quejándose

Luego de varios contactos acuerdan una salida juntos, fijan horario y lugar de encuentro para la cita. Luego de elegir la ropa indicada, hacer un peinado y contar el plan en el grupo de amigos, asiste ansiosa.

Tras pasar un rato en la mesa esperando al muchacho, los nervios suelen aparecer. Lo mejor es tener siempre en la cartera un libro para pasar los minutos en soledad. Todos pueden tener algún retraso, pero siempre hay que poner un tope a la espera.

Pasado el tiempo estipulado sin tener ninguna novedad del señor en cuestión, hay que optar por el plan B. Es decir, pagar la cuenta con la mejor sonrisa y cambiar de rumbo. O, llamar a un amigo para que vaya a hacerle compañía y cambien el fin de la noche.

¿Qué hacer con el chico que no ha venido a la cita y tampoco dio aviso?

1. Sin apuros

La base para no caer en las trampas de los impulsos es no reaccionar de manera precipitada. Nada de comenzar a pensar posibles causas del plantón que la hagan sentir aún peor.

Para analizar de forma correcta cualquier situación debe predominar la calma y la información real. Los pensamientos pueden acumularse y crear una cuento tremendo sobre lo sucedido. Pero la verdad es que tal vez no coincida para nada con la realidad. Entonces hay que esperar hasta saber claramente qué fue lo que sucedió antes de actuar.

2. Un llamado

Al otro día, con el ánimo más tranquilo, realizar un llamado para comprobar que nada malo le ha sucedido. Sin embargo, no tienen que demostrar en el contacto la mínima emoción. Un simple, “¿cómo estás?” es suficiente para que tenga lugar una explicación.

Lo aconsejable es no realizar reproches, no demostrar enojo ni tristeza, solo un saludo cordial. Al corroborar que se encuentra bien, es necesario cortar la comunicación. Que quede claro que son personas respetuosas que no se quedan esperando a nadie, pero sin decirlo.

Descubre: 5 consejos para no depender emocionalmente de la pareja

3. No insistir

La dignidad indica que él será quien deba luchar por una nueva oportunidad, si la desea. En caso de no atender el llamado o no volver a comunicarse nuevo, jamás hay que insistir. La indiferencia suele ser una buena técnica para lograr su atención.

En el caso de que no se acerque, lo mejor es dejar esa historia para el baúl de los recuerdos. ¿De qué sirve insistir con alguien que ni en la primera etapa muestra interés?

4. Sin historias en redes sociales

Es verdad que en la actualidad la mayoría sube todas sus historias o estados de ánimo a las redes sociales, pero esto no. Hay que controlar ese hábito y evitar todo comentario sobre el chico que no ha venido a la cita.

Más bien, es más positivo publicar algo bello que tengan planeado o lo interesante de su próximo fin de semana. Hay que demostrar que tienen una vida ocupada y no tienen tiempo para perder con gente que no lo vale.

Lee: Cuáles son las señales para saber si le gustas a un chico

Posibles causas por las que el chico no vino a la cita

Son muchas las razones por las cuales una persona puede faltar a la cita. Algunas se perdonan, otras no; depende de los límites que cada uno ponga en sus relaciones.

1. Olvido o confusión

Hombre adelantando un reloj

Aunque muchos no lo entiendan, existen personas muy despistadas que pueden olvidarse de una cita. Quizá se encontraron ese día con amigos, el tiempo se pasó y cuando vieron el reloj ya era demasiado tarde. No significa que hayan faltado al respeto, pero lo olvidaron y, si cuentan la verdad, quizá merezcan otra oportunidad.

También es probable que se equivoquen de hora o día y no sepan como solucionar el problema. Mientras digan la verdad, se disculpen y ofrezcan una recompensa, siempre hay tiempo para volver a empezar.

2. Encontró algo mejor

Si no se disculpan por lo sucedido o ponen excusas increíbles sobre su ausencia, de seguro le dieron más importancia a otra cosa. De hecho, ni siquiera se molestaron en cancelar como un gesto de respeto.

En estos casos, no es necesario conversar mucho más. No tienen interés y las utilizan como segunda o tercera opción en sus vidas para no quedar solos. Y nadie se merece ser usado de esta manera: más vale cortar todo por lo sano y no embaucarse en una relación que las hará sufrir.

Para finalizar

Es importante aclarar que si el chico no ha venido a la cita no deben sentirse culpables. Toda la responsabilidad es de quien faltó y, como tal, debe asumir las consecuencias.

Siempre es mejor escuchar su versión para decidir cómo se sigue con el control de los impulsos. Aunque, claro está, cada uno es el encargado de cuidar su propio corazón, así que no se engañen ni se dejen engañar.