Cómo afecta la acrilamida en tu dieta y cómo evitarla

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Elisa Morales el 25 enero, 2019
Ivan Aranaga Amengual · 2 junio, 2018
Cuando los alimentos se cocinan a una temperatura muy elevada, aparece una sustancia tóxica conocida como acrilamida. Aquí te explicamos cómo afecta a tu organismo y de qué manera la puedes evitar.

A todos nos encantan las comidas fritas, horneadas, a la parrilla o tostadas. Sin embargo, cuando los alimentos son sometidos a altas temperaturas puede producirse la aparición de la acrilamida.

Esta es una sustancia tóxica que se forma cuando los alimentos que contienen carbohidratos simples y el aminoácido asparagina se cocinan a altas temperaturas de 121 °C.

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria afirmó que la acrilamida en los alimentos es potencialmente cancerígena, genotóxica, neurotóxica y citotóxica. Es decir, que puede dañar el material genético de las células y neuronas. Asimismo, La Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró a la acrilamida como un probable carcinógeno.

¿Dónde se encuentra la acrilamida?

Patatas fritas y pollo empanado frito.

Normalmente, la acrilamida se puede encontrar en alimentos procesados que ya han sido previamente cocidos a través del horno, con aceite o parrilleras. Por ejemplo, las famosas patatas fritas son uno de los alimentos más propensos a contener esta sustancia. Esto se debe a que previamente son cocinadas a altas temperaturas y posteriormente, fritas.

Se cree que mientras más oscuros sean los alimentos que cocinemos con calor elevado, peor será la exposición a este compuesto que es considerado potencialmente peligroso.

No obstante, pequeñas cantidades de acrilamida no son tan malas como pudieras creer. De hecho, son utilizadas en el tratamiento del agua. No obstante, se debe regular estrictamente para evitar contaminación.

Aunque esto parece un problema, no todos los proveedores de comidas trabajan en contra de esta realidad. De modo que luchar contra este flagelo solo depende de quien quiera una vida más saludable.

No es tan difícil cambiar los hábitos alimentarios. En ese sentido, te recomendamos que gradualmente adecues tu dieta de la mejor forma para evitar peligros potenciales. Para ello, puedes consultar con un especialista en nutrición.

Te recomendamos leer: Qué aceite consumir en tu cocina

¿Cómo evitar el consumo de acrilamida?

Controlar el tabaco.

Hay diversas maneras de minimizar el consumo de esta sustancia que se encuentra en alimentos expuestos a altas temperaturas:

  • Las personas que comen alimentos altos en nutrientes, vitaminas y minerales son capaces de soportar la exposición a la acrilamida. Sin embargo, lo indicado es, de igual manera, moderar el consumo de productos que contengan el nombrado compuesto.
  • Evita pasar los alimentos de cocción. Es decir, no cocines en exceso las patatas, los panes, las carnes u otras comidas, ya que al llevarlas a un término de “quemado” estarán sumamente cargados de acrilamida.
  • Modera el consumo de cigarrillos. Hay una dosis de esta sustancia que, unida con los componentes del tabaco y la cafeína, generan peores resultados en el organismo.
  • Procura alimentarte de forma tradicional. Realiza una dieta que no requiera de tantas frituras y contenga más alimentos al vapor o asados, de esa forma se controla el consumo de acrilamida.
  • Reduce el tiempo de cocción. Cocina durante períodos más cortos y temperaturas no tan elevadas. Así disminuirás los niveles de acrilamida,
  • Evita tostar demasiado el pan, pues la Sociedad Americana del Cáncer ha asegurado en recientes investigaciones que la corteza marrón contiene altos niveles de esta sustancia.

Debes leer: 6 vitaminas que no pueden faltar en tu dieta

Te recomendamos consumir té ya que está cargado de polifenoles. De igual manera el vino tinto, porque tiene una alta carga de resveratrol, y el ajo que tiene una fuerte dosis de trisulfuro de dialilo. Todos estos componentes son positivos para la lucha contra la mencionada sustancia.

Consecuencias del consumo de acrilamida

1. Cáncer de ovario y mama

Un estudio publicado en la revista Cancer Epidemiology señaló que las mujeres que comieron una porción de bocadillos fritos por día tenían el doble de riesgo de desarrollar cáncer de ovarios y endometrio, en comparación con las mujeres que no ingerían alimentos con esta sustancia.

Por otro lado, las mujeres con mayor consumo de acrilamida tienen hasta 47% más de probabilidades de desarrollar cáncer de mama.

2. Mal de Alzheimer

Alzheimer

Según expertos neurotóxicos del Colegio de Medicina Albert Einstein en Nueva York, la acrilamida es estructuralmente similar a la acroleína. Se trata de una sustancia que se encuentra en elevados niveles en los cerebros de personas con Alzheimer y otras enfermedades neurodegenerativas.

Problemas del corazón

Una investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition informó que la acrilamida causa alteraciones en patologías relacionadas con las enfermedades cardíacas.

Vale destacar que si mantienes una alimentación sana y balanceada, con altos niveles de nutrientes, no tendrás de qué preocuparte. Generalmente, las personas que contraen cáncer por ingesta de la acrilamida tienen un consumo superior a la recomendada por los especialistas en el tema.

Por eso es tan importante mantener un régimen alimentario balanceado. Si tienes dudas y estás preocupado por tu salud, la consulta profesional siempre será la mejor opción.

  • European Food Safety Authority. (2001). EFSA publishes report on monitoring and exposure assessment of acrylamide. http://www.efsa.europa.eu/en/press/news/datex110420
  • National Cancer Institute. Acrylamide and Cancer Risk. https://www.cancer.gov/about-cancer/causes-prevention/risk/diet/acrylamide-fact-sheet
  • NCBI. (2015). Two-year carcinogenicity study of acrylamide in Wistar Han rats with in utero exposure. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25553597
  • NCBI. (2014). Dietary Acrylamide and Human Cancer: A Systematic Review of Literature. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4164905/
  • NCBI. (2017). Interactions between dietary acrylamide intake and genes for ovarian cancer risk. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28391539
  • Harvard Health Publishing. (2010). In brief: Acrylamide: No longer such a hot potato. https://www.health.harvard.edu/newsletter_article/acrylamide-no-longer-such-a-hot-potato