¿Cómo afecta el dinero a la salud mental?

27 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Mientras que tener estabilidad económica proporciona bienestar y tranquilidad, los problemas financieros pueden incidir en la aparición de trastornos de salud mental. Descubre más al respecto.
 

Decir que el dinero da felicidad quizá suene como una frase superficial.  Pero la verdad es que, de una manera u otra, el dinero afecta a la salud mental. Tener dinero puede proporcionar bienestar y tranquilidad al saber que se tiene la capacidad para responder ante cualquier emergencia que se presente.

Cuando no se tiene dinero, los efectos son diferentes; si no se pueden cubrir las necesidades básicas, entonces puede surgir la frustración y preocupación por esto. Existen otras situaciones relacionadas con el dinero que también influyen en la salud mental.

Los gastos inesperados, tratamientos médicos que cubrir, imposibilidad de tener ahorros para la jubilación, entre otros, son apenas algunos ejemplos. ¿Por qué debemos prestar atención a este tema? ¿Qué podemos hacer para manejarlo? Aquí lo detallamos.

¿Cómo afecta el dinero a la salud mental?

Hombre haciendo cuentas
La falda de dinero para cubrir las necesidades básicas puede conducir a problemas de salud mental.

En un informe de la Asociación Americana de Psicólogos se encontró cómo afecta el dinero a la salud mental, analizando el estrés crónico que producen los desafíos financieros.

El estudio detalló que los más afectados son las generaciones más jóvenes, las familias con hijos y las personas con bajos ingresos, siendo la juventud y las mujeres la población más afectada.

 

Además, el informe enfatizó que la ansiedad que produce el tema monetario puede llevar a la persona a otras conductas de alto riesgo. Estas conductas podrían ser el abuso de alcohol, drogas, comportamientos sedentarios o excesos con la comida.

De modo que, sí existe una relación entre los retos financieros y los problemas de salud mental. Así, tener dificultades económicas puede producir estrés, ansiedad, alcoholismo o depresión. Si se trata de jóvenes que se ven obligados a abandonar sus estudios, entonces la situación puede empeorar.

Los problemas financieros no solo afectan a escala individual, pues las investigaciones también han señalado que las crisis económicas de un país pueden impactar en la salud mental de la población.

Lee también: Consejos para ahorrar en familia

¿Cómo manejar esta situación?

Para aminorar el impacto del dinero en la salud mental se pueden seguir las siguientes recomendaciones:

  • No restar importancia al tema: ni retrasar el momento para abordar el problema. Luego, puede ser peor. Las medidas se deben tomar lo más pronto posible.
  • Buscar apoyo: de un experto en temas mercantiles o monetarios. Un asesor financiero puede indicar con precisión los pasos a tomar en cada situación particular.
 
  • Dejar de ignorar las facturas: sobre todo las de servicios básicos como el agua, el gas o la electricidad. Una recomendación útil es contactar con las empresas que proveen el servicio y solicitar información sobre las opciones para clientes que no pueden pagar por completo al momento.
  • Suspender compras grandes: o aquellas que impliquen gastos importantes. O, escuchar las recomendaciones del asesor financiero con el fin de determinar la mejor forma de asumir estos gastos, en el momento apropiado.
  • Planificar las finanzas: puede ayudar a tener claridad respecto a los gastos prioritarios.
  • Evitar el uso del dinero para mejorar el estado de ánimo: si hay un problema que subyace a nivel emocional, lo mejor es buscar apoyo psicológico y tratar el problema de fondo para evitar hacer compras impulsivas e innecesarias.

Descubre: Cómo manejar los conflictos familiares relacionados con las finanzas

Si la situación es realmente difícil, conviene buscar el apoyo médico para aliviar los síntomas y aprender a manejar el estrés.

Consideraciones finales

Ahorrar dinero
Aprender a planificar los gastos y ser más ordenados en los temas financieros puede ayudar a evitar los problemas mentales asociados a un mal momento económico.

Hoy en día también existen opciones más accesibles, tales como aplicaciones o recursos gratuitos en línea, para hacer nuestros presupuestos en casa, priorizar los gastos y establecer metas de ahorro.

 

Algunas personas siguen la regla del 50-30-20, es decir, destinan 50 % de los fondos para los gastos fijos, el 30 % para gastos variados y un 20 % queda reservado para los ahorros.

Siguiendo algunos consejos para ahorrar cada mes es posible tener una cantidad considerable de dinero al final del año. El papel de la familia en el ahorro también es importante, ya que con una buena educación financiera se puede proteger el futuro de todos.

De igual forma, es necesario analizar los hábitos que una persona pueda tener, ya que estos pudiesen incidir negativamente en la buena economía. Cabe analizar la forma en la que nos relacionamos y las creencias que tenemos sobre el dinero, y el uso que debemos darle.

 
  • Boza Chirino, J., & Zabaleta, J. I. (2012). La riqueza de los pobres: Los Microahorros. Atlantic Review of Economics: Revista Atlántica de Economía.
  • Coria, M. D., Arzola, M. Á. L., Cares, G. C., & Rojas, C. D. V. (2008). Prácticas de ahorro y uso del dinero en pre adolescentes (Tweens) Chilenos. Universum.
  • Guerrero, R., Villamizar, J. M., & Maestre, M. (2018). Las finanzas personales desde la educación básica en instituciones de pamplona. Desarrollo Gerencial.
  • Melé, J. A. (2009). Dinero y conciencia :¿a quién sirve mi dinero? Plataforma Actual.
  • Olmos Carreño, J. C., Tabares Higuita, D. S., & Rodríguez Garcés, C. (2007). Cultura financiera : Patrones de ahorro e inversión en grupos. El Cuaderno Ciencias Estratégicas.