Cómo afecta la contaminación al cerebro de los niños

El calentamiento global aumenta cada día gracias a los elevados niveles de polución y al abuso de los recursos naturales.

La contaminación perjudica la salud tanto de los adultos como de los niños. De hecho, esta puede llegar a afectar incluso a nivel cerebral.

Las sustancias químicas que se encuentran en la atmósfera pueden afectar el desarrollo morfológico cerebral. Esto resulta más evidente en aquellos lugares donde los niveles de polución son más elevados (Madrid, Hong Kong, México D.F, etc).

Y es que según un estudio publicado por la revista Environment International las consecuencias son tan graves que habría que tomar conciencia de la importancia que tiene.

Según dicho estudio, la exposición a los hidrocarburos policíclicos aromáticos, que son agentes contaminantes del aire, que se forman como resultado del uso de combustibles fósiles y biomasa, tendrían consecuencias en el desarrollo de los niños.

A este factor habría que sumar la exposición al humo del cigarrillo y al carburante de automóviles, etcétera. Todo ello podría incidir sobre el volumen de los ganglios basales. También estaría relacionado con la aparición de síntomas de trastorno por déficit de atención e hiperactividad en niños.

Se llegó a estas conclusiones tras medir los niveles de contaminación existentes en un total de 39 escuelas españolas. También se hicieron resonancias magnéticas a más de 200 niños de entre 8 y 12 años, así como el test para la detección del trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

Los resultados hablan por sí mismos. Se llegó a la conclusión que la exposición a los contaminantes está asociada con la reducción del volumen de los ganglios basales.

No obstante, lo cierto es que no se han podido establecer las consecuencias que este cambio podría tener en el comportamiento de los niños. Eso sí, al ser una zona vinculada a los procesos cognitivos y de comportamiento lo más probable es que sí incida en el desarrollo de los niños.

Efectos de la contaminación en el cerebro de los niños

Diferentes formas de contaminación ambiental

Según la Organización Mundial de la Salud, un total de 3 millones de personas menores de 5 años mueren cada año por afecciones derivadas de la contaminación.

Casi 1 millón de niños más mueren a causa de infecciones respiratorias. Esto se debe a la contaminación del aire que, a su vez, es consecuencia del uso indiscriminado de recursos naturales y combustibles. Entre las sustancias contaminantes que afectan el cerebro de los niños se encuentran las siguientes:

  • Plomo.
  • Mercurio.
  • Pesticidas.
  • Nitrógeno total.
  • Óxidos de azufre.
  • Monóxido de carbono.

Todas estas sustancias pueden llegar a tener efectos irreversibles en la salud. Entre estas consecuencias estarían: la demencia, la infertilidad, los abortos espontáneos o las malformaciones.

Te recomendamos leer: La relación entre contaminación y ansiedad

Consecuencias en embarazadas

Estar expuestos a ambientes contaminados

Además, en el caso de las mujeres embarazadas, una exposición a determinados plaguicidas, disolventes y contaminantes orgánicos, si es persistente, pueden afectar la salud del feto.

Cuando se dan estos casos, la salud del bebé podría verse afectada por la presencia de altos niveles de agentes contaminantes en la leche materna.

La exposición a un ambiente contaminado también aumenta el riesgo de padecer cardiopatías, accidentes cerebrovasculares o cáncer.

El aumento de las temperaturas, así como de los niveles de dióxido de carbono, están relacionados con el incremento de más del 11% de casos de asma en personas menores de 5 años.

Todos los países han de trabajar en una misma dirección y tener un objetivo común: lograr un desarrollo sostenible. Solo así se logrará garantizar la salud de la sociedad. Especialmente en las zonas más vulnerables.

En definitiva, se trata de un asunto urgente. Cada día la evidencia científica que aportan las investigaciones acerca de los perjuicios que causa la contaminación resulta más y más tangible.

Por esta razón, resulta más que vital el adoptar medidas para reducir el impacto medioambiental. La salud de la población a nivel mundial depende de ello.