La salud del corazón en la menopausia

Los factores de riesgo que pueden desencadenar afecciones cardíacas aumentan con la aparición de la menopausia. Es importante tener hábitos saludables para la salud del corazón.

La menopausia en sí no causa enfermedades cardiovasculares, sin embargo, ciertos factores de riesgo aumentan alrededor de la época del cese de la menstruación. Una dieta alta en grasas, el tabaquismo y otros hábitos no saludables comenzados con anterioridad, también pueden tener consecuencias para la salud del corazón.

El riesgo de enfermedad cardíaca aumenta para todos a medida que envejecemos, pero para las mujeres los síntomas pueden ser más evidentes después de la aparición de la menopausia.

En promedio, el inicio de la menopausia ocurre alrededor de los 45 años, esta etapa se conoce como pre-menopausia. En general, se ha observado un aumento de ataques cardíacos entre las mujeres transcurridos 10 años después de la menopausia.

Se puede decir que la enfermedad cardíaca es el principal asesino de las mujeres. Una de cada tres mujeres adultas tiene alguna forma de enfermedad cardiovascular.

La conexión entre la menopausia y la salud del corazón

La conexión entre la menopausia y la salud del corazón

La menopausia ocurre cuando una mujer deja de recibir su menstruación. Es un proceso natural que la mayoría de las mujeres pasan, por lo general alrededor de los 50 años, pero puede suceder antes.

Durante la menopausia, los ovarios dejan de producir estrógenos, una hormona que controla el ciclo menstrual. El estrógeno también puede ayudar a mantener los vasos sanguíneos fuertes y suaves.

La menopausia no causa la enfermedad cardíaca, pero su aparición aumenta las condiciones y factores de riesgo que pueden devenir en afecciones del corazón.

Alrededor de la menopausia, puedes comenzar a presentar:

  • Aumento de la presión arterial.
  • Un nivel más alto de colesterol LDL, o “malo”.
  • Niveles más bajos de HDL, o colesterol “bueno”, que ayuda a regular algunos de los niveles “malos” de su sangre.
  • Incremento de los triglicéridos (un tipo de grasa en la sangre).

Si bien puede haber una conexión entre el estrógeno y un menor riesgo de padecer una enfermedad cardíaca y un accidente cerebrovascular (antes de la menopausia) , no se recomienda tomar estrógenos para la prevención de la enfermedad cardíaca después de la menopausia.

Lee también: El corazón, la bomba del cuerpo

Síntomas de la enfermedad cardíaca en mujeres

Dieta en la menopausia

Tanto hombres como mujeres tienen un mayor riesgo de enfermedad cardíaca a medida que envejecen. Puedes llegar a pensar que algunos síntomas son manifestaciones normales producto del envejecimiento, pero no necesariamente es así. En este sentido, es importante hablar con tu doctor si tienes:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor de pecho
  • Palpitaciones del corazón
  • Fatiga, o sentirse muy cansado
  • Hinchazón en los pies o tobillos

Los síntomas de un ataque al corazón en mujeres y hombres pueden ser diferentes. La mayoría de las mujeres tendrán dolor en el pecho, dolor en el brazo o falta de aire. Otros síntomas tienden a ser leves y pueden incluir:

  • Presión o dolor en el pecho que va y viene
  • Transpiración
  • Náuseas
  • Mareos o aturdimiento
  • Dolor en la mandíbula, cuello, brazo o espalda
  • Fatiga excesiva

Ver también: Las enfermedades cardíacas no solo afectan al corazón

Mantenerse saludable

Mantenerse saludable

Al desarrollar hábitos saludables desde temprana edad, puedes ayudar a reducir los riesgos de padecer una enfermedad cardíaca a medida que envejeces. A continuación te ofrecemos una serie recomendaciones para preservar la salud de tu corazón:

Elije una dieta saludable que sea más alta en fibra y reduce el consumo de sal, azúcar y alimentos procesados.

Las frutas y verduras frescas, los granos enteros, las proteínas magras y los productos lácteos bajos en grasa pueden desempeñar un papel importante en el cuidado del principal órgano del cuerpo.

Realiza una actividad física regular. La Asociación Americana del Corazón recomienda al menos 30 minutos de actividad de intensidad moderada, como caminar, andar en bicicleta, bailar o jardinería por lo menos cinco días a la semana.

Evita o deja de fumar y usar productos del tabaco. No importa cuánto tiempo hayas fumado, nunca es demasiado tarde para dejar el cigarrillo.

Encuentra maneras saludables de lidiar con el estrés. Toma un pasatiempo, prueba la meditación o el yoga, y asegúrate de ejercitarte de forma moderada.

Busca un tratamiento para la depresión. Algunos estudios han demostrado que las mujeres de mediana edad con depresión son dos veces más propensas a tener un accidente cerebrovascular.

Visita regularmente a tu médico. Los chequeos te ayudarán a mantener vigilados los factores de riesgo, hablar de los síntomas y recibir tratamiento temprano.

La menopausia no es una enfermedad. Es una fase natural del ciclo de vida de una mujer. Es importante que las féminas cuando se acerquen a la menopausia tengan un balance de su salud.

Te puede gustar