Cómo afecta la posición en la que duermes a tu cuerpo

Carolina Betancourth · 8 octubre, 2015
Más allá de resultar beneficioso para nuestra columna o favorecer el descanso, al dormir de lado conseguimos mejorar la circulación y facilitamos la depuración de sustancias tóxicas

El sueño desempeña un papel primordial en la salud y funcionamiento de todo el cuerpo, pues a través de este se da el proceso de recuperación de los músculos y la mente para iniciar un nuevo día cargado de actividades.

Un detalle que la mayoría de personas ignoran y que determina gran parte de la calidad de ese tiempo de descanso es la postura que se adopta para dormir.

Aunque para muchos la comodidad es lo primero, lo cierto es que hay ciertas posiciones que impactan de manera negativa en la salud, reduciendo los beneficios de este hábito.

Para asegurarse de tener una buena calidad de sueño es bueno saber cómo influye cada una de las posiciones al ir a descansar.  ¿Duermes en la posición adecuada?

Posición fetal

Posición fetal

Es una de las más comunes y está aconsejada para aquellas personas que padecen de frecuentes dolores lumbares.

La curvatura que se forma en la espalda con esta posición ayuda a liberar la tensión de las vértebras lumbares, aunque la alineación no es 100% adecuada.

Si bien resulta cómodo dormir de lado, se ha de evitar estirar una pierna y encoger la otra, ya que esto podría tener un efecto negativo en la pelvis.

Te recomendamos leer: 7 ejercicios recomendados para liberarse del dolor de espalda

De lado con los brazos hacia afuera

Es una posición con una buena ventaja, pero también con una desventaja que se debe tener muy en cuenta.

Por un lado, contribuye a mejorar los procesos digestivos que se activan durante el periodo del sueño pero, por el otro, presiona los nervios del brazo y los hombros y termina generando dolor.

Boca abajo

Boca abajo

En varias oportunidades se ha demostrado que la peor posición para descansar es boca abajo, sobre el abdomen. En esta postura la columna vertebral está desalineada y se genera una gran presión en la zona lumbar, lo que conlleva a padecer frecuentes episodios de dolor de espalda.

Además, el cuello permanece girado durante horas para poder respirar, lo que modifica la curvatura cervical aumentando el riesgo de cervicalgias, tendinitis, dolores de origen ligamentario u otros problemas músculoesqueléticos.

Boca arriba

Boca arriba

Para muchos es la posición ideal por permitir una correcta alineación de la columna vertebral. No obstante, se hace énfasis en que no se debe hacer con una almohada muy alta ya que puede causar molestias en el cuello.

Lo correcto sería dormir sin almohada para adoptar la posición correcta; no obstante, en caso de sentir incomodidad, se aconseja elegir una que permita que la barbilla quede un poco alejada del pecho.

Al proporcionar un buen soporte sobre la espina dorsal contribuye a prevenir las molestias lumbares; sin embargo, también cabe mencionar que para algunos implica el riesgo de incrementar sus ronquidos o apnea del sueño.

Dormir del lado derecho

La presión que se genera al dormir hacia el lado derecho podría favorecer la presencia de acidez estomacal. En este caso, para quienes acostumbran a descansar en esta postura, se aconseja hacia el lado izquierdo ya que mejora la circulación y facilita el proceso de eliminación de toxinas.

Ver también: Beneficios de dormir del lado izquierdo de tu cuerpo

La postura al dormir y su impacto en la función cerebral

La postura al dormir y su impacto en la función cerebral

Un reciente estudio realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Stony Brook en Nueva York (Estados Unidos) determinó que dormir de lado, en comparación con dormir boca arriba o boca abajo, podría ayudar a eliminar de forma más eficaz los residuos del cerebro que se desechan durante las horas de descanso.

Este importante hallazgo podría indicar otra forma de reducir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer o el párkinson.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos captaron el sistema glinfático del cerebro de un grupo de roedores mediante la utilización de imágenes de resonancia magnética de contraste dinámico.

Dicho sistema consiste en un complejo proceso que actúa como motor de limpieza de todos aquellos desechos que pueden resultar perjudiciales para la salud del cerebro.

Tras revisar las posiciones más comunes a la hora de dormir y hacer una comparación con la efectividad del funcionamiento de dicho sistema de limpieza, pudieron determinar que la posición lateral es la que más favorece estos procesos durante el reposo nocturno.

Con respecto a los resultados, Helene Benveniste, líder del estudio, expresó:

Resulta interesante que la posición lateral para dormir sea la más popular en los humanos y en la mayoría de los animales, incluso en los salvajes. Parece que hemos adoptado esta postura para limpiar más eficientemente nuestro cerebro de los desechos metabólicos que se acumulan mientras estamos despiertos.