Cómo afectan las gaseosas nuestros dientes en realidad

10 junio, 2017
Puesto que los componentes de la gaseosa pueden erosionar y dañar los dientes, además de reducir su consumo, es importante no cepillarse inmediatamente después de beberla, ya que puede resultar perjudicial

Aunque pueda parecer que no hay una relación aparente, lo cierto es que la gaseosa y las bebidas con gas en general pueden afectar a la salud de nuestros dientes.

Si eres de esas personas que toman constantemente este tipo de refrescos, presta atención, porque esto te interesa.

En primer lugar, debes tener en cuenta que cualquier bebida gaseosa contiene una cantidad de dióxido de carbono.

A priori, esto no tendría por qué ser malo. Sin embargo, si se encuentra concentrado en una gran cantidad, puede provocar daños en el esmalte dental.

Todo ello acabaría traduciéndose en una extrema sensibilidad a las bebidas calientes y frías.

Además, esta puede llegar a provocar problemas más graves, como es el caso de las caries e incluso la propia erosión de los dientes.

En este sentido hay que tener especial cuidado con los niños, ya que los dientes de leche son especialmente susceptibles a cualquier tipo de agentes irritantes como en este caso sería el gas.

Los refrescos están compuestos por un principio agridulce a base de azúcar o edulcorante y ácido (puede ser cítrico, málico, fosfórico o tartárico), además de otros ingredientes.

No obstante, son los dos primeros, el azúcar y el ácido, los que afectan los dientes y destruyen el esmalte.

Consúmela en lugar de beber café o refrescos

Si lo que se busca es preservar nuestra salud bucal tampoco debemos abusar de otras bebidas como el té y el café.

En este caso, aunque en sí no dañan los dientes, pueden acabar generando problemas como el oscurecimiento de los mismos (en el caso del café solo o el té negro).

Debes tener en cuenta que dañan solo el aspecto pero no el propio esmalte. Es suciedad, una especie de tinte.

Bebidas que sí son recomendables

Por otra parte, nos encontramos con las bebidas que sí son recomendables para preservar el cuidado de los dientes.

Son el agua y la leche que, por lo general, contienen todos los minerales y microelementos necesarios para la formación del esmalte dental y el buen mantenimiento de la dentadura.

Recomendaciones para preservar los dientes del efecto de la gaseosa

Agua de mar

Si te gustan los productos con gas, anota estas recomendaciones que, al menos, te ayudarán a mantener la buena salud de tus dientes.

Busca alternativas. Piensa que este tipo de refrescos suelen contener también gran cantidad de azúcar, así que lo mejor será que optes por bebidas con menos azúcar y componente ácido.

Para ello serían perfectas opciones como el agua, la leche, el zumo 100% natural, etc. Acostúmbrate a beber este tipo de líquidos.

No obstante en el caso del consumo de las bebidas con gas, hay determinados consejos que, al menos, te ayudarán a reducir sus efectos nocivos:

  • Enjuaga tu boca después de beber una bebida con gas así conseguirás remover los restos que se quedan en tus dientes.
  • Usa pastas dentales y enjuagues bucales que contengan flúor.

Gracias a este componente lo que estarás haciendo será disminuir la intensidad del desarrollo de caries y fortalecer el esmalte dental, algo fundamental para preservar la salud de tu boca.

  • Utilizar una pajita para beber bebidas gaseosas puede ser una perfecta opción para evitar que el líquido entre en contacto directo con el esmalte de tus dientes.
  • Las bebidas con gas no son demasiado buenas y hacer un uso abusivo de ellas, mucho menos. Así que intenta solo consumirlas acompañando la comida y nunca con el estómago vacío.
  • Después de beber bebida con gas no vayas corriendo a cepillarte los dientes o los perjudicarás aún más. El cepillo dental en esta situación le ayuda al ácido a destruir el esmalte dental y penetrar en él mucho más, así que tenlo en cuenta.

Otros hábitos perjudiciales para tus dientes

blanquear los dientes naturalmente

Consumir bebidas gaseosas no es el único hábito que puede ser perjudicial para tus dientes.

Por ejemplo, hay quien destapa las botellas de refresco con su propia boca y en concreto con los dientes, algo que fractura y desgasta las piezas dentales.

No los uses para nada similar, ya que también se pueden dañar si los usas para abrir frascos de medicinas y envases de cartón o de papel, aunque el material parezca más blando y, por tanto, menos dañino.

Tampoco es recomendable cortar hilos con los dientes. Un gesto como este puede provocar fisuras que no vemos y, con el mínimo impacto, el diente se puede romper.

Ahora que ya lo saber evita llevar a cabo este tipo de acciones con los dientes.

Te puede gustar