Cómo afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica

Daniela Echeverri Castro · 20 marzo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 19 marzo, 2019
La disminución en los niveles de estrógenos en la mujer pueden causar vaginitis atrófica posmenopáusica. Afortunadamente algunos consejos ayudan a afrontarlo. ¡Descúbrelos!

La vaginitis atrófica, también conocida como atrofia vaginal, es una condición que se caracteriza por el adelgazamiento de las paredes de la vagina. Ocurre por una disminución en los niveles de estrógenos, hormonas claves para mantener la vagina lubricada y elástica. ¿Sabes cómo afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica?

El tratamiento para esta condición está centrado en mejorar los síntomas y la causa subyacente. Por eso, el médico puede aconsejar el uso de lubricantes para tratar la sequedad y terapias de remplazo hormonal. El estrógeno puede administrase vía oral o tópica. ¿Qué más puedes hacer?

Consejos para afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica

Además de seguir el tratamiento recetado por el médico, hay una serie de cuidados que contribuyen a afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica y sus síntomas. A continuación queremos compartir algunas recomendaciones para que las tengas en cuenta si te aqueja este problema.

1. Utilizar ropa interior de algodón

Mujer en ropa interior: afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica
Una adecuada higiene íntima ayudará a evitar problemas como las infecciones del tracto genital o urinario.

Las mujeres que padecen esta condición tienen más probabilidades de desarrollar infecciones vaginales crónicas y problemas en el tracto urinario. Por eso, una de las primeras recomendaciones para afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica es asegurarse de usar ropa interior de algodón.

Este tipo de prendas mejora la circulación de aire alrededor de la zona íntima, evitando que adquiera un ambiente propicio para la proliferación de bacterias. Además, a diferencia de los tejidos sintéticos, no suele retener humedad.

2. Vaginitis atrófica posmenopáusica y el sexo

La disminución en los niveles de estrógenos puede afectar la calidad de vida sexual, ya que la mujer tiende a experimentar dolor y molestias al mantener relaciones sexuales. No obstante, mantenerse sexualmente activa puede ser beneficioso para los casos de atrofia vaginal.

Las relaciones sexuales ayudan a mejorar la circulación sanguínea en la vagina, lo cual estimula su humedad natural. Si bien no tiene efectos sobre la producción de hormonas, sí mejora la salud de los órganos sexuales. ¿El sexo te resulta doloroso? Opta por usar lubricantes y productos de ayuda.

Lee también: Síntomas, tratamientos y prevención de la vulvovaginitis

3. Mejorar la alimentación

Mujeres con verduras apra bajar de peso en la menopausia
Suplementar la dieta con alimentos ricos en fitoestrógenos ha mostrado ser eficaz para controlar muchos síntomas de la menopausia.

Mantener un peso saludable y cuidar la alimentación también ayuda a afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica. Una adecuada nutrición favorece la regulación en la producción de hormonas y, por ende, mejora la lubricación natural de la vagina.

En este caso en particular, se recomienda el consumo de alimentos que contengan estrógenos vegetales o fitoestrógenos, como es el caso de la soja y sus derivados o la linaza. Una reciente investigación encontró que los estrógenos vegetales contribuyen a paliar el exceso de sequedad vaginal.

4. Hacer ejercicio físico

Las mujeres que hacen ejercicio físico regular tienen menos problemas al atravesar la etapa de la menopausia. De hecho, este hábito es uno de los mejores complementos naturales para hacerle frente a sus síntomas. Ahora bien, también es idóneo para afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica. ¿Por qué razón?

La práctica de una rutina de ejercicio ayuda a promover la circulación sanguínea y favorece el equilibrio de la actividad hormonal. Por lo anterior, se recomienda hacer ejercicio 30 minutos diarios durante mínimo 5 días a la semana. Algunas actividades pueden ser: caminar, correr, nadar, montar bicicleta, ir al gimnasio, etc.

Descubre este artículo: Consejos para aliviar los cambios durante la menopausia

5. Suplementos para afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica

Cápsulas
Bajo consentimiento médico, estos suplementos aportan una ayuda extra al organismo en esta etapa.

Las hierbas y suplementos no deben remplazar los tratamientos médicos. Sin embargo, muchos pueden servir cómo complemento para mejorar los síntomas de la atrofia vaginal. Por ejemplo, el aceite de espino cerval de mar ha dado buenos resultados como alternativa para la terapia tradicional con estrógenos.

Se trata de un producto rico en ácidos grasos que, según los estudios, mejora la elasticidad vaginal y la lubricación de la zona. Sin embargo, se han identificado efectos secundarios como problemas estomacales y dolor articular. Otras opciones que pueden ayudar son:

  • Aceite de vitamina E
  • Vitamina A
  • Vitaminas del complejo B
  • Ácidos grasos omega 3

¿Cuándo debes consultar al médico?

Si las recomendaciones anteriores no te ayudan a afrontar la vaginitis atrófica posmenopáusica, consulta al médico para conocer otras opciones de tratamiento. También solicita chequeos inmediatos si los síntomas empeoran o si notas alguna irregularidad como sangrados, secreción excesiva o coito doloroso.

Hay que considerar que tras superar la menopausia se eleva el riesgo de muchas enfermedades del aparato reproductor.  Por eso, se deben hacer revisiones periódicas con el fin de determinar si todo marcha bien o, si por el contrario, hay señales de algo más grave.

  • Sturdee, D. W., & Panay, N. (2010). Recommendations for the management of postmenopausal vaginal atrophy. Climacteric. https://doi.org/10.3109/13697137.2010.522875
  • Burich, R., & Degregorio, M. (2011). Current treatment options for vulvovaginal atrophy. Expert Review of Obstetrics and Gynecology. https://doi.org/10.1586/eog.11.3
  • Leiblum, S., Bachmann, G., Kemmann, E., Colburn, D., & Swartzman, L. (1983). Vaginal Atrophy in the Postmenopausal Woman: The Importance of Sexual Activity and Hormones. JAMA: The Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.1983.03330400041022
  • Franco, O. H., Chowdhury, R., Troup, J., Voortman, T., Kunutsor, S., Kavousi, M., … Muka, T. (2016). Use of plant-based therapies and menopausal symptoms: A systematic review and meta-analysis. JAMA – Journal of the American Medical Association. https://doi.org/10.1001/jama.2016.8012
  • Larmo, P. S., Yang, B., Hyssälä, J., Kallio, H. P., & Erkkola, R. (2014). Effects of sea buckthorn oil intake on vaginal atrophy in postmenopausal women: A randomized, double-blind, placebo-controlled study. Maturitas. https://doi.org/10.1016/j.maturitas.2014.07.010