Cómo afrontar una separación

Transitar una separación o divorcio no es fácil, a pesar de la razón que ha llevado a romper con la pareja. Los cambios son abruptos y las emociones se desequilibran. En este artículo te damos algunas claves para afrontar una separación.

Siempre es difícil superar una ruptura de pareja, sin importar cuánto tiempo se estuvo con esa persona. Es muy importante ‘tomar cartas en el asunto’ y apenas se pase la etapa de duelo comprometerse con uno mismo para salir adelante. En este artículo te contaremos cómo afrontar una separación de la mejor manera posible.

Claves para afrontar una separación

Pasar por un divorcio o una ruptura es uno de los momentos más difíciles de nuestra vida. Aunque para algunas personas supone cierto ‘alivio’ cambiar de estado civil, igualmente es una situación que nadie quiere experimentar.

Pedir ayuda en este momento tan complicado no es señal de debilidad, sino de entereza y de querer seguir adelante a pesar de todo. Como primera medida, puedes llevar a cabo estos hábitos o cambios:

Lee también: 5 reacciones del cuerpo ante una separación

1. Acepta los altibajos emocionales

Pasear para superar la ruptura.

Te costará algo de tiempo acostumbrarte a tu nuevo estado civil; si has estado mucho tiempo con esa persona seguramente sea extraño no compartir el día a día con ella. Quizás por momentos estés triste o enojado; tal vez en otros te sientas confundido y aliviado.

Es completamente normal atravesar estos ‘sube y baja’ incluso, en la misma jornada. Lo mejor que puedes hacer es aceptarlo, comprenderlo y actuar en consecuencia. Si, por ejemplo, estás deprimido no te quedes en casa llorando, mejor sal a dar un paseo.

2. No te aísles

Una de las principales técnicas para afrontar una separación es no quedarte solo. Esto no quiere decir buscar una nueva pareja enseguida, sino que te dejes ‘mimar’ un poco por parte de tus amigos y familiares.

Si te quedas en casa llorando, mirando películas románticas o escuchando canciones tristes, será muy difícil que salgas adelante. Mejor toma contacto con otras personas, sal de tu hogar, quítate el pijama y haz cualquier actividad que no tenga nada que ver con tu ex. Incluso, puedes aprovechar para disfrutar de aquello que antes no podías por estar en pareja.

3. Tómate un tiempo

Motivos por los que no tienes amigos

¿Qué te parece hacer una escapada de fin de semana al campo, a la montaña o a la playa? Puedes ir a un hotel de esos que incluyen SPA y diferentes tratamientos o simplemente quedarte mirando el paisaje mientras disfrutas de una taza de café o un buen vino.

Es fundamental que te tomes un tiempo para ti, pero si no te animas a hacerlo solo, siempre tendrás algún amigo o familiar que te acompañe.

Dale un respiro a tus sentimientos, no intentes sobrellevar algo que te supera, no apresures la cicatrización de las heridas. Recuerda que afrontar una separación no es algo  que se soluciona de la noche a la mañana.

Visita este artículo: La soledad buscada es placentera

4. Habla de tus sentimientos

Nuevamente tendrás que apoyarte en esas personas que te quieren y desean verte bien. Tu mejor amiga, tu hermano, una prima… ¡No sientas vergüenza ni creas que le estás importunando! Y si eso sucede, siempre puedes recurrir a la ayuda profesional.

Acude a terapia, haz coaching o alguna técnica que te permita hablar sin tapujos sobre tus sentimientos y emociones. Hablar de lo que te duele es el primer paso para asimilarlo y superarlo. Incluso, un terapeuta o coach te puede brindar las herramientas que necesitas para superar este mal trago en tu vida.

5. Haz lo que te gusta

compras-navidad

Otra de las maneras de afrontar una separación es disfrutar del tiempo libre a tu manera. Cuando estamos en pareja solemos hacer muchas cosas que el otro quiere o nos pasamos los fines de semana en casa.

Cuando sales del trabajo, apúntate en una clase de zumba, haz un curso de cocina, practica ejercicio en el parque, reúnete con tus amigos o colegas de la oficina, aprovecha los fines de semana para conocer lugares nuevos, visita atractivos turísticos de tu propia ciudad, visita a tus familiares, ve al parque y disfruta de un picnic… hay millones de opciones disponibles.

Es muy importante que te reconectes contigo mismo que, si es necesario, realices un retiro espiritual o religioso y pases unos días en silencio o en recogimiento. Esto te ayudará en muchos aspectos, como por ejemplo volver a amarte a ti mismo, disfrutar de la vida sin necesidad de estar con alguien, comprender tus sentimientos y emociones, pensar en el futuro, etc.

6. Piensa en positivo

Quizás digas ‘es muy fácil decirlo, pero no hacerlo’ haz la prueba, la próxima vez que te ataque la depresión o la angustia, piensa en lo bueno de haberte separado: no pelear por dinero, poder hacer lo que quieres, tener más libertad, pensar en ti mismo, etc.

También puedes optar por pensar en todas las cosas buenas que has vivido con tu ex y no recordar el sufrimiento, las discusiones y los malos momentos. Ser positivo radica siempre en ver el ‘medio vaso lleno’.

7. No te apresures en rehacer tu vida

Hablar con tu pareja.

Este es uno de los errores más comunes y que no siempre resultan como esperamos. Hay una frase que dice ‘un clavo saca otro clavo’ para describir la situación en la cual apenas nos separamos buscamos a alguien que lo reemplace.

Pero las cosas no son tan fáciles y, además, primero debes hacer el duelo correspondiente a la relación anterior. Recién cuando las heridas hayan sanado lo suficiente y hayas vuelto a poner el foco en tu felicidad tendrás la posibilidad de encontrar a alguien que merezca la pena.