Cómo alimentarse durante el embarazo

Ángela Aragón 10 febrero, 2018
Durante el embarazo debemos tener en cuenta que es tan importante consumir determinados alimentos como eliminar aquellos que puedan resultarnos perjudiciales

¿Realmente tenemos que comer por dos? Si es así, ¿qué significa esto realmente? Cuando quedamos encinta, la alimentación pasa a un primerísimo plano, aunque quizá no en el sentido al que estamos acostumbradas.

No es raro sentarse a una mesa y que alguien nos azuce para que comamos. Sin embargo, lo importante no es la cantidad sino la calidad. De hecho, la ingesta indiscriminada de alimentos puede provocar un problema.

Debemos tener en cuenta que la clave está en el valor nutricional de los elementos que tomamos.

No obstante, lo primero que deberíamos hacer es eliminar o reducir el consumo de los alimentos azucarados y muy grasientos.

Ambos tienen un aporte de calorías elevado, pero con escasez de vitaminas, proteínas y minerales, que son los que de verdad nos nutren.

Por supuesto, para cuidarse durante el período de gestación, lo mejor es adoptar mejores hábitos de vida, en los que la actividad física esté presente.

Caminar es una buena alternativa para el embarazo. Mejora nuestra circulación y nos ayuda a eliminar grasa, sin necesidad de someternos a un alto impacto.

De todas formas, te recomendamos que consultes con el doctor cuál es el más adecuado.

Consejos para alimentarse durante el embarazo

Evita el pescado crudo

pescado

La cocina también se ha globalizado y dicha situación ha implicado que comamos con cierta frecuencia platos como el sushi.

Además, existen países en cuya tradición hay recetas que incluyen este elemento, como sucede con el ceviche. Aunque estos son muy sanos y contienen altas dosis de proteínas, cuando estamos encinta no son muy recomendables.

Los pescados que se utilizan para elaborar estas recetas pueden tener anisakis, un parásito que provoca infecciones y trastornos en quien lo consume.

Pese a que lo normal es que los productos comercializados estén tratados para que esto no suceda, no tenemos la garantía. Por tanto, lo más sensato es evitar alimentarnos con él en esos meses.

Visita este artículo: El pescado más saludable y el que hay que evitar

Elimina la leche no pasteurizada y los quesos blandos

Como sabes, estos productos lácteos son muy delicados, habida cuenta de que también son proclives a presentar bacterias y parásitos.

Hay muchas otras fuentes de calcio a las que puedes recurrir, antes de arriesgarte a padecer alguna afección que pueda afectaros a ti y al bebé.

Haz 5 comidas ligeras al día

Haz 5 comidas ligeras al día

El malestar estomacal y las náuseas son muy habituales. Muchas mujeres se sienten llenas muy deprisa, por lo que dejan de comer enseguida, sin darse cuenta de que no se han alimentado bien.

En este sentido, sugerimos que comas algo cada 3 horas. Así, tomas todo lo que necesitas y te deshaces de dicho malestar.

Aumenta el consumo de cereales integrales

Para alimentarse bien durante el embarazo, hay que pensar en la energía. Las digestiones son más complicadas, ya que hay otro ser que beneficia de ellas.

Por ello, los hidratos de carbono de absorción lenta son muy importantes. Como decíamos, nos proporciona ese vigor extra, aunque de manera gradual.

Esto último permite que disfrutemos de mayor energía durante más tiempo, con la ventaja de que los nutrientes no se transforman en grasa. Por otra parte, al tratarse de la variedad integral, agiliza la metabolización del resto de alimentos.

Visita este artículo: 6 cereales integrales que no deberían faltar en tu dieta

Para alimentarte durante el embarazo, toma 5 piezas de fruta

Para alimentarte durante el embarazo, toma 5 piezas de fruta

La fruta es una de las opciones más ricas. En primer lugar, presenta los mismos beneficios que los anteriores. Además, nos da azúcar y una gran cantidad de vitaminas.

Cuando hablamos de azúcar, nos referimos a la saludable, la que te mantiene activa y se digiere con facilidad.

Sin embargo, el añadido es muy difícil de quemar, por lo que se transforma en una grasa que no nos sirve más que para perjudicar nuestra salud.

Apuesta por el aceite por las grasas vegetales

Las grasas animales suben el colesterol y nos debilitan, mientras que las vegetales provocan el efecto contrario y mantienen nuestros órganos sanos.

En este sentido, lo ideal es que incorpores en tus 3 comidas principales elementos como el aceite de oliva crudo, el aguacate o el yogur desnatado.

Con estas sencillas pautas, alimentarse durante el embarazo ya no será un problema. Ten siempre en cuenta que lo que buscamos es facilitar la digestión, al tiempo que ingerimos las vitaminas y minerales que necesitamos para vivir con normalidad.

No obstante, si tienes alguna duda, puedes preguntarnos siempre que lo necesites, estamos aquí para ti.

Te puede gustar