Cómo aliviar el dolor de lumbares naturalmente

El dolor lumbar es muy común y tiene infinidad de causas, pero puedes aliviarlo con remedios caseros muy sencillos. Lo mejor es que la mayoría te los puedes aplicar tú mismo.

Muchas personas sufren dolor de lumbares. Algunas lo padecen al levantarse por haber dormido en malas posturas, no haber descansado bien o por la falta de movilidad durante la noche. Otras, en cambio, terminan la jornada con una sobrecarga importante en la zona lumbar.

En este artículo te damos algunas claves sencillas y efectivas para reducir y aliviar el dolor de lumbares.

¿Por qué tengo dolores de lumbares?

Por qué tengo dolores de lumbares

La zona lumbar es una parte del cuerpo en la que muchas personas sufren dolores o molestias con frecuencia. El hecho de pasar muchas horas de pie o sentados es un factor determinante, pero también influyen la alimentación, las emociones, la falta de ejercicio o el ejercicio inadecuado, los trastornos digestivos e intestinales, etc.

Los riñones también están vinculados directamente con las lumbares, ya que están situados entre estas y las dorsales. Por este motivo también conviene cuidarlos y tenerlos en cuenta.

Lee también: Depura tus riñones con agua de perejil

Remedios par aliviar el dolor de lumbares

Remedios par aliviar el dolor de lumbares

1. Chorro de agua caliente

Las lumbares suele ser una parte del cuerpo que agradece el calor y que se resiente con el frío, la humedad y el sedentarismo.

Este remedio se basa en la hidroterapia, es decir, en los beneficios terapéuticos del agua a diferentes temperaturas, en este caso, con agua caliente.

¿Cómo se hace?

  • Nos aplicaremos el chorro de agua a temperatura tibia, moviéndolo de un lado a otro, y aumentando la temperatura de manera gradual hasta que esté caliente.
  • Lo haremos durante 3 o 4 minutos, preferiblemente sentados.
  • Lo ideal sería que nos lo hiciera otra persona y nosotros poder estar cómodamente sentados en un taburete de plástico, por ejemplo.
  • Este remedio no se debe aplicar en casos de ciática ni de hernias.

2. Temperaturas alternas

Para este remedio también usaremos el agua, pero a diferentes temperaturas. El uso de agua a temperaturas frías y calientes combinadas de manera alterna nos permite mejorar la circulación y calmar las inflamaciones y los dolores.

Para esta terapia también sería preferible que nos lo hiciera otra persona. Necesitaremos tener a mano agua caliente y agua fresca (no muy fría) y dos paños o toallas medianas.

¿Cómo se hace?

  • Mojaremos la toalla en el agua caliente, la escurriremos y la aplicaremos sobre la zona lumbar de la persona afectada, que estará tumbada boca abajo.
  • La dejaremos de medio minuto a un minuto.
  • A continuación haremos lo mismo con el agua fría.
  • Lo haremos al menos cinco veces con cada temperatura y terminaremos siempre con el agua caliente.
  • A continuación nos secaremos bien las lumbares y nos abrigaremos la zona.

3. Masaje con aceite de sésamo y árnica

Aceite-sésamo

Un buen masaje siempre nos puede ayudar a calmar un dolor en la espalda. Además, las lumbares son de las pocas zonas a las que podemos llegar con nuestras propias manos, aunque siempre será más práctico que nos lo pueda hacer otra persona.

Para realizarlo podemos usar aceite de sésamo, que nos ayudará a aumentar el calor en la zona, mezclado con árnica (en aceite, crema o gel), que tiene un alto poder antiinflamatorio.

¿Cómo lo hacemos?

  • Haremos un primer masaje suave para aportar calor y preparar la zona, sin hacer demasiada presión.
  • A continuación nos centraremos con más presión en los dos laterales de la columna, con movimientos verticales
  • Haremos pellizcos grandes en la cintura para descontracturar los costados, cogiendo lo que podamos con la mano y arrastrándolo un poco para separar los tejidos y darles flexibilidad.

4. Emplasto de col

Este remedio también es una opción que podemos realizar en casa y para el que solamente necesitamos unas hojas verdes de col cruda. La col tiene propiedades antiinflamatorias que nos permiten aplicarla en cualquier parte del cuerpo que queramos calmar (en el vientre durante los cólicos menstruales, en dolores de rodilla, etc.).

¿Cómo lo hacemos?

  • Cogeremos 4 o 6 hojas de col, lo más verdes posibles.
  • Pondremos una cazuela con agua a hervir y sumergiremos las hojas solamente durante unos segundos, no más de diez.
  • A continuación las colocaremos sobre una madera y las machacaremos un poco para que suelten el jugo.
  • Las aplicaremos sobre las lumbares cuando estén todavía calientes y las cubriremos, en primer lugar, con una tela o paño y, después, con una toalla seca.
  • Dejaremos actuar este remedio durante unos 15 minutos.
  • Podemos hacerlo dos o tres veces al día.
Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar