Cómo aliviar el dolor de cabeza al llegar a casa - Mejor con Salud

Cómo aliviar el dolor de cabeza al llegar a casa

Cuántas veces habremos llegado a casa con dolor de cabeza. Esas punzadas tensionales en las sienes, que nos provocan mareos y malestar… Una realidad muy común que la mayoría de la gente alivia con un medicamento. Pero existen muchos otros remedios más sencillos y saludables antes que el ingerir una pastilla. ¿Quieres conocerlos?

Modos sencillos de aliviar el dolor de cabeza al llegar a casa

En primer lugar hemos de diferenciar la clásica migraña del dolor de cabeza tensional o el asociado al cansancio o al estrés. Habitualmente la migraña se centra en un solo lado de la cabeza, nos molesta la luz y en ocasiones, se agrava si tomamos determinados alimentos.

Por su parte, el dolor de cabeza tensional abarca ambos lados de las sienes. Un dolor punzante como el bombeo del corazón. Suele ocurrir muy a menudo después de una situación de estrés, o de una larga jornada en la que estamos cansados, o donde hemos tensado demasiado los músculos del cuello o los nervios craneales: malas posturas, demasiadas horas frente al ordenador.

Es habitual sufrir de dolor de cabeza varios días al mes, es por ello que deseamos enseñarte técnicas sencillas con las cuales, encontrar alivio antes de recurrir al un medicamento. ¿Te parece? Pues tomemos nota:

1. 20 minutos de relajación progresiva

Sofa

Esta técnica es muy sencilla. Solo requiere que tengas 15 o 20 minutos libres, y para ello, lo primero que deberás hacer es ponerte ropa cómoda, quitarte los zapatos y tumbarte en el sofá con las piernas elevadas, de modo que favorezcas la correcta circulación y oxigenación de tu cuerpo.

Muy bien, lo que haremos ahora es coger aire profundamente llenando tu pecho, viendo como se hincha. Reténlo 5 segundos y déjalo ir poco a poco. Si pones las manos sobre tu vientre notarás más alivio. Repite esto mismo unas 6 veces. Después, nos haremos un breve masaje justo en el tabique nasal, en ese huequecito entre los dos ojos. Ahí donde normalmente se sujetan nuestras gafas. ¿Lo tienes localizado? Excelente. Con el dedo pulgar e índice, hazte un masaje de unos 10 segundos. De ese modo reactivamos la circulación la circulación craneal, y nos oxigenamos. Intenta que donde estés acostada no haya excesiva luz ni  tampoco oscuridad. Y a ser posible que te entre un poco de aire fresco.

2. El remedio del vinagre de manzana

Vinagre

Muy sencillo y efectivo, un remedio ya heredado de nuestros antepasados que sigue siendo igual de práctico. No se trata más que de humedecer un paño con un poco de vinagre de manzana y aplicarlo en la frente -en especial en las sienes-. Si este paño lo pones 5 minutos en el refrigerador, actuará como un calmante inmediato. No lo dejes escapar.

3. Infusión de menta y jengibre

te jengibre nerdling

Como sabes, tanto la menta como el jengibre actúan como poderosos calmante. El jengibre actúa además como un buen anti-inflamatorio, de ahí que pueda aliviar esa tensión de los músculos y nervios craneales, relajando y desentumeciendo el cuerpo en general. Procura poner dos hojitas de menta y el equivalente a una cucharada de raíz de jengibre rallada. Permite que llegue a ebullición y después, edulcora con un poco de miel. Bebe poco a poco.

4. Aceite esencial de lavanda

lavanda 2

La lavanda es relajante, al igual que el romero. Puedes encontrar estos aceites esenciales en tiendas naturales e incluso en perfumerías. Son magníficas y muy efectivas. Lo que haremos es muy sencillo, aplicaremos 5 gotitas en un paño y masajearemos nuestras muñecas y nuestras sienes. Durante unos segundos, de ese modo reactivamos la circulación. Después, inhalamos el olor, intentándo relajarnos en el sofá unos minutos. Resulta muy práctico.

5. Té helado de manzanilla para los ojos

manzanilla-ojos-cansados-

La zona de los ojos es clave para el dolor de cabeza. Y un remedio sencillo para aliviarlo es preparando un buen té de manzanilla pero frío, que aplicaremos a través de una compresa en nuestros ojos. Para ello no tienes más que preparar una infusión bien cargada de manzanilla en un vaso de agua. Permite que llegue a ebullición. Después, lleva esta taza al refrigerador una media hora para que se enfríe y … ¡Lista! solo tienes  que humedecer una compresa o dos discos de algodón con este té de manzanilla y aplicarlo en los ojos. ¡verás qué descanso!

6. Agua de alcachofas

Alcachofas

¿Lo sabías? Las alcachofas suelen ser muy adecuadas para tratar el dolor de cabeza. Si eres de las que al menos lo sufre una vez por semana, no dudes en incrementar el consumo de este vegetal. Muchos médicos nos indican que, además de aliviar las cefaleas, sirve para curar el hígado. Y en muchas ocasiones determinados dolores de cabeza tienen su origen en un hígado intoxicado que necesita depurarse. Así pues, no dudes en prepararte ricas cenas con alcachofa, así como beber su agua. No tienes más que llevar a cocción una alcachofa y, cuando la tengas lista, separa el agua de la verdura. Esa agua es riquísima para tratar el dolor de cabeza. Por su parte, la alcachofa, puedes consumirla con un poco de vinagre, y aceite de oliva. ¡Riquísimo!