Cómo aliviar el dolor durante el parto

Daniela Castro 5 septiembre, 2018
Hacer ejercicio físico durante la gestación y practicar técnicas de relajación puede ayudar a disminuir los dolores de parto. Además, controlan la ansiedad y el estrés de este momento.

No hay una fórmula mágica para aliviar el dolor durante el parto; sin embargo, existen algunas técnicas que promueven la relajación para aumentar la tolerancia al mismo. Aunque su severidad varía en cada mujer, en general todas desean estar más preparadas para afrontarlo.

El dolor se produce por las contracciones de los músculos y la presión sobre el cuello uterino. Algunas lo comparan con los cólicos menstruales severos, mientras que otras sienten una presión intensa que se extiende hasta en los costados, muslos y espalda.

En cualquier caso, es un síntoma constante que puede ir en aumento, sobre todo cuando se acompaña con el estrés y la ansiedad del momento. Por lo tanto, resulta conveniente aprender a manejarlo de forma natural para que no sea tan traumático. Descubre cómo lograrlo.

Consejos para aliviar el dolor durante el parto

El dolor durante el parto es una respuesta del cuerpo a las contracciones repetidas que sufre el útero para facilitar el desplazamiento del bebé. Su grado de severidad varía en cada mujer, pero puede conducir a un estado de agotamiento que a veces prolonga el nacimiento.

Debido a esto, desde hace algún tiempo se promueven algunos hábitos y métodos terapéuticos que disminuyen la tensión. Estos tienen como objetivo preparar a la madre antes de dar a luz para que lo asuma con calma y más tolerancia al dolor. ¡Descúbrelos!

Hacer ejercicio físico regular

Ejercicio durante el parto.

Uno de los mejores hábitos para aliviar el dolor durante el parto es el ejercicio físico. Aunque no es conveniente adoptar rutinas intensas durante la gestación, sí es bueno hacer algunas actividades de bajo impacto que fortalecen el suelo pélvico y mantienen la resistencia física.

Su práctica regular prepara el cuerpo para el estrés de trabajo de parto y disminuye el riesgo de complicaciones y desgarros. Además, favorece la recuperación postparto y es clave para mantener un peso adecuado.

Consejo:

  • Consulta al médico qué tipos de ejercicios puedes hacer en cada etapa de la gestación. Procura hacerlos bajo supervisión de un profesional para evitar malas posturas o movimientos riesgosos.

Ducha caliente

El parto en el agua es un método que se ha extendido como alternativa para disminuir los dolores de parto. Sin embargo, la inmersión en el agua no es recomendable hasta la fase de dilatación. Por eso, para disminuir las molestias se puede tomar una ducha caliente.

Consejo:

  • Disfruta una ducha caliente corta, acompañada con tu pareja o alguien de confianza por si hubiera alguna emergencia.

Lee: Parto en el agua: una forma diferente de dar a luz

Respiración profunda

En algunos centros hospitalarios enseñan técnicas de relajación desde unas semanas de anticipación al parto. Su finalidad es ayudar a preparar a la futura madre para que aprenda a manejar el dolor cuando llegue la hora de dar a luz. También reduce la tensión muscular y aumenta la sensación de tranquilidad.

Consejo:

  • Realiza ejercicios de respiración profunda y pausada, tratando de concentrarte al máximo en ello.

Masaje

La aplicación de un masaje suave en algunos puntos estratégicos del cuerpo puede ayudar a aliviar el dolor durante el parto. Lo idóneo es aplicarlos sobre los pies, piernas y espalda, para minimizar las molestias causadas por la tensión.

Consejo:

  • Pídele a tu pareja o un familiar que te aplique un masaje suave. Evita masajear zonas sensibles para no tener complicaciones. Si lo deseas, usa herramientas complementarias para hacer masajes.

No te pierdas: Las propiedades de los masajes en los pies

Compresas calientes

Si el dolor de parto se extiende hacia la zona lumbar y las caderas, el uso de compresas calientes puede ayudar a reducirlo. La aplicación directa de calor tiene un ligero efecto analgésico que disminuye este síntoma.

Consejo:

  • Calienta en el microondas una almohadita de semillas y aplícala con cuidado.
  • De modo opcional, sumerge un paño en agua caliente y haz el mismo procedimiento.

Caminar y hacer movimientos

Los movimientos libres pueden ser útiles para aliviar el dolor durante el parto. Dado que permanecer en la cama puede ser muy estresante, lo mejor es caminar y hacer estiramientos sencillos, de bajo riesgo. Esto disminuye la ansiedad y calma la sensación de tensión.

Consejo:

  • Camina en el pasillo del centro hospitalario o párate de la camilla y haz movimientos suaves.
  • Evita permanecer por mucho tiempo acostada o en una misma postura.

Finalmente, recuerda que es beneficioso tener una persona de confianza al lado. Pídele a tu pareja que esté presente, o bien, busca apoyo en un familiar. La compañía disminuye en muchos casos la necesidad de intervenciones como cesáreas y el uso de anestesia epidural.

Te puede gustar